Los obispos católicos franceses anuncian un “amplio programa de renovación” después de un informe de abuso

El presidente de la conferencia episcopal francesa, el arzobispo Éric de Moulins-Beaufort, se arrodilla en señal de penitencia en Lourdes, el 6 de noviembre de 2021. (Imagen: Valentine Chapuis/AFP vía Getty Images)

Sala de prensa de Roma, 8 de noviembre de 2021 / 08:00 am (CNA).

Los obispos católicos en Francia anunciaron el lunes que acordaron “un vasto programa de renovación” de las prácticas de gobierno en respuesta a un informe histórico sobre abuso sexual clerical.

El arzobispo Éric de Moulins-Beaufort, presidente de la conferencia episcopal francesa, dijo el 8 de noviembre que los obispos habían decidido “iniciar un camino de reconocimiento y reparación abriendo para las víctimas la posibilidad de mediación y compensación”.

“Todas las resoluciones que hemos votado constituyen un vasto programa de renovación de nuestras prácticas de gobierno a nivel de las diócesis y de la Iglesia en Francia”, dijo el arzobispo de Reims en un discurso transmitido en vivo por la televisión francesa. .

Moulins-Beaufort hizo el anuncio el último día de la asamblea plenaria de obispos en Lourdes, suroeste de Francia, que tuvo lugar del 2 al 8 de noviembre.

Durante la reunión de una semana, los obispos escucharon a múltiples víctimas de abuso y discutieron las implicaciones de un informe independiente que estima que cientos de miles de niños fueron abusados ​​en la Iglesia Católica en Francia durante los últimos 70 años.

Los obispos se arrodillaron en un acto de penitencia en Lourdes el sábado en el que se develó la imagen de un niño llorando y un sobreviviente de abuso compartió un testimonio.

Moulins-Beaufort dijo en su discurso que los obispos habían reconocido la “responsabilidad institucional” de la Iglesia y habían decidido implementar reformas basadas en lo que habían aprendido del informe de 2.500 páginas de la Comisión Independiente sobre Abuso Sexual en la Iglesia (CIASE).

“Lo hicimos sobre todo porque sentimos la mirada de Dios sobre nosotros, porque sentimos surgir en nosotros el asco y el miedo al darnos cuenta de lo que tantas personas habían vivido y vivían en cuanto al sufrimiento, aunque tenían derecho a recibir el luz, el consuelo, la esperanza de Dios”, dijo el arzobispo.

Entre las resoluciones votadas por los obispos franceses se encuentra un acuerdo para vender bienes inmuebles y muebles de algunas diócesis católicas según sea necesario para complementar un fondo para compensar a las víctimas de abusos.

Los obispos también establecieron grupos de trabajo dedicados a apoyar los esfuerzos de la Iglesia para abordar y prevenir el abuso.

“Tenemos que buscar la verdad de la Iglesia, de la Iglesia de Jesús, en una escucha renovada de los pobres y de los pequeños, de los que son víctimas o quedan atrás en nuestra vida colectiva. Para nosotros hoy, tenemos que escuchar atentamente a las víctimas en nuestra Iglesia”, dijo Moulins-Beaufort.

El informe CIASE, publicado el 5 de octubre, estimó que 216.000 niños fueron abusados ​​por sacerdotes, diáconos, monjes o monjas en Francia entre 1950 y 2020.

Sugirió que había “entre 2.900 y 3.200” abusadores de 115.000 clérigos y otros trabajadores religiosos, lo que señaló que “implicaría un número muy alto de víctimas por agresor”.

El estudio también dijo que “más de un tercio de las agresiones sexuales dentro de la Iglesia Católica fueron cometidas, no por clérigos, monjes u otros trabajadores religiosos, sino por laicos”.

Moulins-Beaufort dijo que los obispos franceses someterán las recomendaciones del CIASE que conciernen a la Iglesia universal al Papa Francisco para su consideración, después de algunas pequeñas revisiones.

“Decidimos juntos pedirle al Papa, ya que somos designados por él, que venga en nuestra ayuda, enviando a alguien de su confianza para discutir con nosotros la forma en que hemos tratado y tratamos a las víctimas y sus agresores”, dijo el obispo.

El Papa Francisco envió una carta a los obispos franceses la semana pasada a la luz de la asamblea plenaria, instándolos a consolar a las víctimas y cuidar al “pueblo santo de Dios herido y escandalizado”.

“Mientras capeáis la tormenta de la vergüenza y la tragedia por el abuso de menores en la Iglesia, os animo a llevar vuestra carga con fe y esperanza, y yo la llevo con vosotros”, escribió el Papa Francisco en la carta publicada el 3 de noviembre.

“Estoy seguro de que juntos, y bajo la guía del Espíritu Santo, encontraréis caminos para honrar y consolar a las víctimas; exhortar a todos los creyentes a la penitencia ya la conversión del corazón; tomar todas las medidas necesarias para hacer de la Iglesia una casa segura para todos; cuidar del Pueblo de Dios herido y escandalizado; y finalmente, asumir la misión con alegría, mirando resueltamente al futuro”.