NOTICIAS

Los “matrimonios” entre personas del mismo sexo nunca pueden ser “mejores” que el matrimonio real

(Captura de pantalla distorsionada de www.nytimes.com)

Cortesía de un ensayo titulado “Cómo hacer que su matrimonio sea más alegre” (13 de febrero de 2020) lectores del New York Times se les informó que si las parejas heterosexuales quieren matrimonios más satisfactorios, deben “tomar algunas lecciones de sus contrapartes del mismo sexo”. Según el ensayo, escrito por Stephanie Coontz, profesora emérita de historia en Evergreen College, las parejas del mismo sexo tienen un arreglo más equitativo para las tareas domésticas, pueden manejar los conflictos mejor que las parejas heterosexuales y disfrutan de lo que algunos investigadores han llamado un significativa “ventaja de crianza”.

El ensayo de Coontz es solo otro intento de los progresistas de demostrar la superioridad del “matrimonio” entre personas del mismo sexo. Coontz—el autor de La forma en que nunca fuimos: las familias estadounidenses y la trampa de la nostalgia y ex líder de la Alianza Socialista de Jóvenes, un subgrupo del Partido Socialista de los Trabajadores, ha dedicado gran parte de su carrera a desacreditar lo que ella ve como mitos sobre las felices familias heterosexuales del pasado. Afirmando que nunca hubo una “edad de oro” de los valores familiares en el siglo XX, Coontz ha sido el historiador favorito de quienes desean “expandir” la definición de matrimonio y familia.

Coontz ha afirmado que las primeras tradiciones católicas sobre el matrimonio eran “mucho más flexibles sobre el lugar de las personas divorciadas o solteras y las parejas que cohabitan” que la enseñanza católica actual. Sin embargo, a pesar de sus ideas erróneas sobre la Iglesia, Coontz fue invitada a participar en la Reunión Mundial sobre las Familias del Papa Francisco en Filadelfia en 2015. Coontz sugiere que fue invitada a hablar en las reuniones para “recordarle a la gente que no debemos romantizar la familia del pasado… para recordarle a la gente que la familia nuclear tradicional de dos padres no siempre fue idílica”.

Al defender la superioridad de la paternidad entre personas del mismo sexo, Coontz informa que los padres heterosexuales dedican menos tiempo a las tareas de crianza; pasaban, en promedio, unos 55 minutos al día centrados en las tareas del cuidado de los niños, como leer, jugar, la tarea y las necesidades físicas. En contraste, dice Coontz, los padres homosexuales dedican una hora y 23 minutos a concentrarse en las necesidades de sus hijos. Y aunque las madres lesbianas dedican mucho menos tiempo a las tareas de crianza que las madres heterosexuales, Coontz sugiere que dado que hay dos madres en el hogar del mismo sexo, existe una ventaja para los niños criados en familias del mismo sexo.

Coontz sugiere que otra “ventaja de crianza” para los hombres homosexuales y las mujeres lesbianas es que “rara vez terminan con un hijo no deseado o no deseado, lo cual es un factor de riesgo para una crianza deficiente”, y advierte que si los opositores al aborto continúan ganando terreno , “los padres del mismo sexo pueden verse cada vez más favorecidos”. Al hacerlo, ignora los datos de muestras representativas normalizadas a nivel nacional que muestran una clara desventaja para los niños criados en hogares del mismo sexo, según lo analizado por el Dr. Paul Sullins, investigador de la Universidad Católica, y Mark Regnerus, profesor de la Universidad de Tejas en Austin. En cambio, Coontz basa sus conclusiones en la ventaja de la paternidad del mismo sexo en los autoinformes de las parejas del mismo sexo.

Coontz también cita datos de una muestra no representativa, que según ella indica que las parejas del mismo sexo resuelven los desacuerdos de manera más amistosa que las parejas heterosexuales. Ella cita un estudio realizado por John Gottman y Robert Levenson, que analizó los estilos de manejo de conflictos de 21 parejas lesbianas y 21 parejas homosexuales masculinas y descubrió que las parejas homosexuales y lesbianas manejaron los desacuerdos con sus parejas de “maneras menos beligerantes, dominantes y temerosas”. que los individuos de diferente sexo”. publicando sus investigaciones en el Revista de homosexualidad, Gottman y Levenson concluyeron que “la equidad y el poder compartido entre las parejas es más importante y más común en las relaciones homosexuales y lesbianas que en las heterosexuales. En una pelea, las parejas de gays y lesbianas se lo toman menos como algo personal”.

Ignorando la investigación sobre las tasas significativamente más altas de violencia de pareja íntima dentro de la comunidad LGBTQ, Gottman y Levenson elogian a las parejas del mismo sexo por su capacidad para pelear de manera justa y sin rencor. Pero un importante estudio de 2015 del progresivo Instituto Williams de más de 40 estudios previos sobre violencia de pareja íntima y abuso sexual entre personas LGBTQ reveló que las mujeres lesbianas y bisexuales tienen muchas más probabilidades de haber experimentado violencia de pareja íntima que las mujeres heterosexuales. Los estudios, basados ​​en muestras representativas, encontraron una “prevalencia de por vida del 31,9 % y una prevalencia del último año del 10,2 % entre lesbianas que preguntaban si una pareja íntima, un ‘esposo, esposa, novio, novia o alguien [the participant] vivía con o salía’, había ‘golpeado, abofeteado, empujado, pateado o lastimado físicamente’ al participante de la encuesta”. Hace referencia a un estudio anterior que “encontró que el 14,5% de las lesbianas, en comparación con el 21,9% de las mujeres bisexuales y el 12,2% de las mujeres heterosexuales, informaron haber sufrido abuso sexual por parte de una pareja”.

Finalmente, las parejas involucradas en “matrimonios” entre personas del mismo sexo son mucho más propensas a reportar múltiples parejas fuera de la relación. Un estudio de 2016 publicado en El guardián descubrió que para las parejas homosexuales, “las relaciones no monógamas pueden conducir a una relación más feliz y satisfactoria… su comunicación es mejor que entre las parejas monógamas porque han tenido que negociar detalles específicos”. Pero como admite un hombre, si bien tener reglas específicas que seguir es esencial, apegarse a las reglas no solo es difícil, sino que rara vez sucede, lo que lleva a un conflicto y crea “una sensación de duda sobre si alguien está diciendo la verdad…”.

Un problema con Coontz New York Times El artículo de opinión es que tales opiniones son tomadas en serio por los tomadores de decisiones y las élites culturales. En su opinión mayoritaria de 2015 que legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo en Obergefell contra Hodges El juez de la Corte Suprema, Anthony Kennedy, citó dos veces las opiniones del profesor Coontz sobre la “tremenda variedad de matrimonios a través de los tiempos”. Coontz, junto con otros 25 historiadores, afirmó en un amicus curiae en apoyo del matrimonio entre personas del mismo sexo que es un mito que el matrimonio alguna vez se basó en la procreación. Es probable que el juez Kennedy le creyera.

Al final, Coontz no puede demostrar que los matrimonios entre personas del mismo sexo son “mejores” que los heterosexuales porque las métricas que usa Coontz son, desde una perspectiva católica, fundamentalmente defectuosas. Coontz quiere que la comunicación abierta, la distribución equitativa de las tareas del hogar y el cuidado de los niños, y el sexo satisfactorio sean las medidas de un matrimonio exitoso; desde una perspectiva católica, esas cosas pueden ser características de un matrimonio feliz, pero no son la esencia de lo que se trata el matrimonio. La Iglesia entiende que por su misma naturaleza “la institución del matrimonio y del amor conyugal está ordenada a la procreación y educación de la descendencia, y es en ellos donde encuentra su coronación” (Catecismo de la Iglesia Católica 1652). Además, la “vocación al matrimonio está inscrita en la naturaleza misma del hombre y de la mujer tal como salieron de la mano del Creador. El matrimonio no es una institución puramente humana a pesar de las múltiples variaciones que haya sufrido a lo largo de los siglos en las diferentes culturas, estructuras sociales y actitudes espirituales” (CIC, 1603).

Para los católicos fieles, el matrimonio es una institución natural y el matrimonio es un sacramento, instituido por Jesucristo, ordenado a la procreación de los hijos y para el amor mutuo y exclusivo de los cónyuges. Además, “la familia es la célula originaria de la vida social. Es la sociedad natural en la que el marido y la mujer están llamados a entregarse en el amor y en el don de la vida”. Esta sociedad natural proporciona la autoridad y la estabilidad que “constituyen los cimientos de la libertad, la seguridad y la fraternidad dentro de la sociedad. la familia es la comunidad en la que, desde la niñez, se pueden aprender los valores morales, comenzar a honrar a Dios y hacer buen uso de la libertad» (CIC, 2207). Las últimas décadas han demostrado claramente las conexiones entre la fidelidad marital y la estabilidad social, así como también cómo el sexo separado del matrimonio conduce tanto a la confusión personal como al caos social. Por lo tanto, el sacramento del matrimonio siempre ha sostenido este ideal, y nunca puede cambiar, no importa cuánto parezca cambiar o desee cambiar la cultura.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS