Los autores del informe de abuso francés responden a los críticos que cuestionaron la estimación de 330,000 víctimas

El Papa Francisco y cuatro obispos franceses se reúnen para orar en silencio por las víctimas de abusos cometidos por miembros del clero, antes de la audiencia general del Papa en el Vaticano el 6 de octubre de 2021. Los obispos visitaban Roma luego de un informe sobre abuso sexual en Francia que estima que más de 200.000 niños fueron abusados ​​por sacerdotes desde 1950, y más de 100.000 fueron abusados ​​por empleados laicos de instituciones eclesiásticas. (Foto del CNS/Vatican Media)

París, Francia, 10 de febrero de 2022 / 07:00 am (CNA).

Los autores de un histórico informe sobre abusos respondieron esta semana a los críticos que argumentaron que sobrestimaron el número de víctimas en la Iglesia católica francesa.

La Comisión Independiente sobre Abuso Sexual en la Iglesia (CIASE) emitió una respuesta de 53 páginas el 7 de febrero a una crítica de 15 páginas firmada por ocho miembros de la prestigiosa Académie catholique de France que supuestamente fue enviada al Vaticano.

El informe final de la comisión, publicado el 5 de octubre de 2021, dijo que un estimado de 216,000 niños fueron abusados ​​por sacerdotes, diáconos, monjes o monjas entre 1950 y 2020.

Agregó que cuando también se tuvo en cuenta el abuso por parte de otros trabajadores de la Iglesia, “el número estimado de víctimas infantiles se eleva a 330.000 para todo el período”.

En una crítica publicada en noviembre pasado, los ocho académicos cuestionaron “la metodología de la encuesta cuantitativa que arrojó la cifra de 330.000 víctimas” y acusaron al informe de carecer de “rigor científico”.

Junto con su respuesta detallada a la academia, CIASE publicó un resumen de 12 páginas, así como una nota y un informe pericial sobre las estadísticas que había citado.

Los documentos explican que las cifras de 216.000 niños y 330.000 víctimas totales se tomaron de una muestra de 28.010 encuestados mayores de 18 años.

La encuesta identificó a 171 víctimas de personas relacionadas con la Iglesia Católica, incluidas 118 víctimas de abuso por parte del clero.

A partir de estas cifras, según el informe pericial, los investigadores “dedujeron que el número total de víctimas en la población francesa mayor de 18 años podría estimarse en 330.000 (más o menos 60.000 para el intervalo de confianza del 95 %) cuando los perpetradores de las agresiones son personas relacionadas con la Iglesia Católica (es decir, clérigos y monjas, pero también laicos) y, entre ellos, 216.000 (más o menos 50.000 para el intervalo de confianza del 95%) cuando los perpetradores se limitan a clérigos y monjas”.

Captura de pantalla de la página de Facebook del CIASE.

La refutación de 53 páginas, firmada por el presidente del CIASE, Jean-Marc Sauvé, decía: “Al final del examen cuidadoso del análisis del informe del CIASE, no queda nada de las gravísimas críticas que la Académie catholique dirigió a este informe. .”

“La emoción legítima suscitada por las cifras planteadas se centró artificialmente en dos de ellos, con exclusión de todos los demás que ayudaban a comprender la magnitud de la tragedia que vive un número llamativo de niños en nuestra sociedad, y no justificaba ya sea su negación obstinada o los intentos de descalificación de los que hemos sido testigos”.

El informe pericial ofreció una evaluación matizada de las cifras.

Los autores dijeron que “no podemos asegurar que no haya un sesgo significativo que afecte estas estimaciones”, pero tampoco que “no podemos afirmar que las estimaciones producidas estén lejos de los valores reales”.

Agregaron que, “como cuestión de principio, todas las estadísticas derivadas de una encuesta están sujetas a errores de muchos tipos, y que todo razonamiento sobre la calidad se hace ‘en promedio’: incluso con la implementación de un muestreo probabilístico extremadamente eficiente, hay nunca una garantía total, porque siempre hay un error por muestreo y falta de respuesta, y como máximo se puede decir que la estimación es ‘(muy) probablemente’ cercana a la realidad.” La crítica de los miembros de la academia provocó una reacción violenta. Varios miembros de la organización, fundada en 2008, renunciaron, según La Croix.

El diario católico francés informó que entre los que presentaron sus renuncias estaban el arzobispo Éric de Moulins-Beaufort, presidente de la conferencia episcopal francesa, y la hermana Véronique Margron, presidenta de la Conferencia de Religiosos de Francia (CORREF), quienes asistieron al CIASE. lanzamiento del informe.

El Papa Francisco respondió al informe al día siguiente de su publicación, describiéndolo como “un momento de vergüenza”.

Durante una conferencia de prensa en vuelo el 6 de diciembre de 2021, el Papa dijo que no había leído el texto, pero que pronto se reuniría con los obispos franceses y les pediría “que me expliquen qué está mal”.

También advirtió contra la “mezcla de períodos de tiempo” al juzgar la respuesta de la Iglesia al abuso.

El Papa Francisco se reúne con los obispos franceses en el Vaticano, el 13 de diciembre de 2021. Vatican Media.

“Al hacer estos estudios tenemos que tener cuidado con las interpretaciones que hacemos durante largos períodos de tiempo”, comentó.

“Cuando lo haces durante tanto tiempo, existe el riesgo de confundir la forma en que percibes el problema de un período de tiempo de 70 años antes”.

“Solo quiero decir esto como un principio: una situación histórica debe interpretarse con la hermenéutica de la época, no la nuestra”.

Según los informes, el Papa dijo a los obispos franceses el 13 de diciembre que estaba dispuesto a reunirse con los autores del informe.