NOTICIAS

Las auditorías ensombrecen los esfuerzos de protección

Hogar > Noticias > Las auditorías ensombrecen los esfuerzos de protección

Las auditorías ensombrecen los esfuerzos de protección

teresa devlin1Los sobrevivientes de abuso clerical que intentan recuperar su confianza en la Iglesia se desilusionarán una vez más después de las últimas auditorías de las prácticas de salvaguardia de las congregaciones religiosas y el manejo de las acusaciones, dijo el arzobispo Diarmuid Martin.

En una declaración fuertemente redactada emitida en respuesta a la Junta Nacional para la Protección de los Niños en el último tramo de la Iglesia Católica, el Arzobispo criticó el fracaso de las congregaciones religiosas para implementar las normas de protección de los niños y su mal manejo de las denuncias de abuso.

Dijo que estos fracasos apuntaban a la necesidad de mayores sistemas de rendición de cuentas en la Iglesia Católica y ensombrecían la credibilidad de todos los esfuerzos de salvaguardia de la Iglesia Católica.

Se revisaron dieciséis congregaciones religiosas en total, de las cuales nueve se sometieron a una revisión completa según los siete estándares operados por la NBSCCCI.

Las nueve congregaciones son: Agustinos; pasionistas; Padres de los Sagrados Corazones de Jesús y María (SSCC); Carmelitas Descalzas (OCD); Frailes Franciscanos (OFM); Hermanos Franciscanos; Siervos (OSM); Padres Maristas y Hermanas Dominicas.

Las revisiones cubrieron 285 denuncias relacionadas con el período 1940-1998 contra 98 sacerdotes, hermanos o monjas que resultaron en 8 condenas penales. El mayor número de incidentes se registró entre 1950 y la década de 1990.

En su declaración, el arzobispo Martin dijo que algunos de los resultados publicados en las revisiones lo dejaron “seriamente preocupado”.

“Es terrible leer informes en las Reseñas sobre los retrasos de algunas de las principales congregaciones religiosas en la implementación total de las normas y directrices establecidas desde hace mucho tiempo por la Iglesia irlandesa”.

Al señalar que la Junta Nacional había indicado que en algunos casos este proceso solo comenzó realmente en 2013, el Arzobispo Martin respondió: “Durante casi veinte años, la Iglesia Católica ha adoptado lo que se llama una “política de una sola iglesia” para la atención de los niños. salvaguarda, que implica normas comunes y compromiso común de las diócesis y las congregaciones religiosas”.

Dijo que el hecho de que una sola organización de la Iglesia no implemente las normas comunes ensombrece la credibilidad de todos los esfuerzos de Salvaguardia de la Iglesia Católica.

Agregó que los sobrevivientes que intentan recuperar su confianza en la Iglesia se desilusionarán una vez más y que los muchos hombres y mujeres laicos que trabajan voluntariamente en las estructuras de salvaguardia de la Iglesia en las parroquias “deben sentirse desanimados”.

El Arzobispo dijo que el hecho de que cualquier organización de la Iglesia no implemente de manera plena y firme las normas claras acordadas “es una afrenta directa” al deseo del Papa Francisco, como se señaló hace solo una semana, cuando escribió que: “Las familias necesitan saber que la Iglesia está haciendo todo lo posible para proteger a sus hijos. También deben saber que tienen todo el derecho de acudir a la Iglesia con plena confianza, porque es un hogar seguro y protegido”.

Si bien las revisiones de la NBSCCCI señalaron que los líderes actuales de las congregaciones en cuestión han logrado mejoras, el Dr. Martin dijo que las fallas y los retrasos detectados apuntan a la necesidad de mayores sistemas de rendición de cuentas por parte de las autoridades de la Iglesia en el área de protección infantil.

Recordó una declaración que hizo en diciembre de 2008, en la que dijo que estaba “extremadamente preocupado por el hecho de que dentro de una supuesta ‘política de una sola iglesia’ puede haber una gran diversidad en la interpretación y aplicación de los procedimientos acordados”. .

El Arzobispo dijo que esto era de particular preocupación para la Arquidiócesis de Dublín, donde cientos de sacerdotes de fuera de la diócesis, de otras diócesis y congregaciones religiosas, desempeñan un papel activo en muchos aspectos de la vida de la Iglesia.

Subrayó que tenía la intención de reunirse con los superiores de todas las congregaciones religiosas que trabajan en las parroquias de la Arquidiócesis de Dublín para verificar una vez más el compromiso de todas estas congregaciones de aplicar escrupulosamente las normas diocesanas de protección infantil en todos los aspectos de la vida parroquial.

Una “política de una sola iglesia” significa que todos los constituyentes no solo se refieren a normas comunes, sino que todos interpretan y aplican las normas de la misma manera.

El proceso de inspección de la NBSCCCI reveló una mala gestión de registros en muchos casos, lo que dificultaba la evaluación de la práctica.

Se perdieron oportunidades para salvaguardar a los niños y en la década de 1990 se permitió que los abusadores conocidos permanecieran en el ministerio.

Los planes de gestión relacionados con sacerdotes, hermanos y monjas acusados ​​han mejorado significativamente con el tiempo, aunque todavía hay espacio para mejorar, en términos de claridad de roles, revisión de restricciones e intercambio de información.

El apoyo a los denunciantes fue bueno en muchos casos con evidencia de apoyo pastoral, alcance y contacto directo entre el provincial y el sobreviviente.

Pero hubo retrasos variables en la presentación de denuncias a las autoridades civiles hasta 2009 (introducción de la Protección de los niños, normas y orientación) para la mayoría de las Órdenes y Congregaciones; sin embargo, para algunas, la práctica no mejoró hasta 2013.

Los informes sobre las otras 7 órdenes demostraron un fuerte sentido de compromiso para trabajar positivamente con la Junta Nacional, a pesar de sus ministerios limitados.

Según el Jefe Ejecutivo de la Junta Nacional, solo dos de las nueve órdenes religiosas auditadas, los Padres del Sagrado Corazón y las Hermanas Dominicas, demostraron un buen cumplimiento de las normas de salvaguarda, una buena evaluación de riesgos y una buena gestión de los acusados ​​de abuso.

Ella dijo que los revisores de la NBSCCCI estaban muy decepcionados con lo que encontraron en las otras congregaciones.

“Aún queda mucho trabajo por hacer en los otros siete en relación con toda una gama de medidas de prevención, incluida la investigación de antecedentes, la formación, la sensibilización, la auditoría y la inspección”, dijo.

La Sra. Devlin subrayó que la salvaguardia debe tener dos vertientes, cubriendo la gestión de las denuncias y la prevención del abuso.

“Se han hecho una serie de recomendaciones dentro de cada informe y la Junta espera que se actúe sobre ellas”, dijo Teresa Devlin. “Pediremos una actualización sobre su progreso en la implementación de esas recomendaciones en 9 meses”.

Hallazgos clave de las revisiones

Esto se puede dividir en dos partes: a) los resultados de las revisiones completas que se evaluaron con respecto a los 7 estándares yb) las revisiones más cortas de mujeres religiosas donde hay un ministerio limitado o nulo con niños y no hay denuncias de abuso sexual en Irlanda.

Reseñas completas: surgieron los siguientes temas:

  • Ha habido 285 denuncias contra 98 sacerdotes, hermanos o hermanas.
  • Ha habido 8 condenas penales.
  • Las denuncias se refieren al período 1940-1998 con el mayor número de incidentes registrados entre 1950 y 1990.
  • Retrasos variables en la presentación de denuncias a las autoridades civiles hasta 2009 (introducción de Protegiendo a los Niños: Normas y Documento de Orientación para la Iglesia Católica en Irlanda) para la mayoría de las órdenes y congregaciones, sin embargo, para algunas prácticas no mejoró hasta 2013.

Revisiones a pequeña escala: surgieron los siguientes problemas:

  • Perfil muy envejecido y ministerio limitado a través de su congregación con niños.
  • Las hermanas que ministran fuera de la congregación siguen la política y los procedimientos de la diócesis/servicio.
  • Fuerte sentido de compromiso para trabajar positivamente con la NBSCCCI, a pesar de sus ministerios limitados.

Hubo 109 denuncias contra 28 frailes franciscanos con 3 condenados en los tribunales; 42 denuncias contra 20 pasionistas sin condenas; 56 denuncias contra 14 Hermanos Franciscanos con 3 condenas; 33 denuncias contra 11 agustinos sin condena; 18 denuncias contra 7 padres maristas sin condena; 11 denuncias contra 6 carmelitas descalzos sin condena; 8 denuncias contra 6 Siervos con 2 condenas; 5 denuncias contra 3 Padres del Sagrado Corazón sin condenas; 3 denuncias contra 3 hermanas dominicas sin condenas.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS