NOTICIAS

La resurrección: de la oscuridad a la transformación

Fresco de la Iglesia de Chora, Estambul (Wikipedia/Gunnar Bach Pedersen)

Lecturas:• Hechos 10:34A, 37-43• Sal 118:1-2, 16-17, 22-23• Col 3:1-4 o 1 Cor 5:6b-8• Jn 20:1-9 o Mt 28: 1-10 o Lc 24,13-35

“¿Cómo puedo exponer ante vosotros el misterio de la resurrección del Señor, la gracia salvadora de su cruz y de su muerte a los tres días?” preguntó San Juan Crisóstomo en una homilía pronunciada el Sábado Santo. “Porque todos y cada uno de los acontecimientos que le sucedieron a nuestro Salvador son una señal exterior del misterio de nuestra redención”. Este misterio no es un evento que no pueda ser conocido; más bien, es un evento cuyo significado y poder no pueden ser completamente sondeados. El misterio de la tumba vacía no es un enigma por resolver, sino una verdad salvadora por proclamar. “El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real”, afirma el Catecismo“con manifestaciones históricamente verificadas, como lo atestigua el Nuevo Testamento” (CCC 639).

Esto siempre ha sido confuso y controvertido. Esto es comprensible, ya que muchas personas sienten que la historia de la Pascua parece demasiado buena para ser cierta. Además, de ser cierto, exige un cambio de perspectiva radical y transformador. Esta es una de las razones por las que algunos tratan de convertir la Resurrección en un evento “espiritual” cuyo significado difiere según las necesidades del individuo. Algunos insisten, por ejemplo, en que los relatos de los Evangelios describen a una comunidad sacudida que encuentra consuelo en una narrativa compartida que no pretende ser histórica y objetivamente verdadera, sino interna y subjetiva.

Sin embargo, la gran mayoría de las personas no están dispuestas a cambiar por completo su vida, e incluso a morir, por una historia consoladora arraigada en el autoengaño ilusorio. También está la naturaleza histórica fundamentada de los relatos de los Evangelios, que describen a los discípulos actuando como esperaríamos que lo hicieran después de la muerte de Jesús y, más tarde, el descubrimiento de su tumba vacía. A lo largo de los tres años del ministerio de Jesús, los discípulos a menudo malinterpretaron las palabras y obras de su Maestro; regularmente tenía que explicar e interpretar para ellos. Esto fue especialmente cierto en el caso de sus palabras acerca de la proximidad de su Pasión, muerte y Resurrección. Recuerde cuán profundamente escandalizado estaba Pedro por la explicación de Jesús de lo que iba a suceder en Jerusalén (Mt. 16:21-23).

Esta confusión es hábilmente indicada por Juan, quien escribe que cuando María de Magdala fue a la tumba “todavía estaba oscuro”. Ella, como los demás, estaba a oscuras sobre lo que había sucedido y lo que significaba; inmediatamente asumió que alguien, ¿quizás las autoridades judías? ¿Los romanos?—habían robado el cuerpo de Jesús. Cuando Pedro y Juan llegaron a la tumba vacía, el apóstol principal pasó corriendo junto al apóstol más joven (y más rápido) y vio los lienzos del entierro. “Entonces entró también el otro discípulo”, escribe Juan de sí mismo, “el que había llegado primero al sepulcro, y vio y creyó”.

Esa creencia fue un ejemplo de luz que penetra en la oscuridad. “Cuando, por lo tanto”, escribió San Cirilo de Jerusalén, “miraron los resultados de los eventos a la luz de las profecías que resultaron verdaderas, su fe estaba arraigada desde ese momento en adelante sobre una base firme”. Y así comenzó en serio la transformación, que culminó en Pentecostés con el poder del Espíritu Santo llenando el Aposento Alto con lenguas de fuego y encendiendo a la Iglesia recién nacida en llamas de gracia. ¿De qué otra manera explicar el audaz sermón de Pedro ese día y también más tarde, cuando le habló al centurión Cornelio, el primer gentil converso?

Note que el apóstol principal, al predicar a un soldado romano de ojos claros, no apeló a la experiencia subjetiva ni usó estratagemas emocionales, sino a la experiencia real y al conocimiento de primera mano. “Somos testigos”, dijo Pedro, “de todo lo que hizo, tanto en el país de los judíos como en Jerusalén”. Y después de que Jesús resucitó de la tumba, se apareció “no a todo el pueblo, sino a nosotros, los testigos escogidos por Dios de antemano, que comimos y bebimos con él después que resucitó de entre los muertos”.

Vemos, entonces, la la realidad de la Resurrección y de la fiabilidad de los testigos Y también, como escribe san Pablo, la responsabilidad a cada uno de nosotros se nos ha dado: “Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad lo de arriba”.

(Esta columna “Abriendo la Palabra” apareció originalmente en la edición del 20 de abril de 2014 de Nuestro visitante dominical periódico.)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS