La notable historia de la búsqueda de la tumba de San Pedro


El 24 de noviembre de 2013, el mundo fue testigo de un espectáculo extraordinario. El Papa Francisco, el sucesor número 265 de San Pedro, sostuvo un osario que contenía los huesos del primer Papa. El actual ocupante de un asiento, que es la línea de sucesión ininterrumpida más larga en la historia del mundo, sostuvo los restos mortales del apóstol que fue la roca sobre la cual Jesús construyó su Iglesia.

Los huesos de San Pedro parecerían ser lo suficientemente importantes como para no haberse perdido o extraviado. Pero desaparecieron. Durante años. Para siglos. Nadie sabía dónde estaban, o si alguna vez habían estado donde se suponía que estaban.

La Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano es una iglesia de la época del Renacimiento, construida para reemplazar una estructura envejecida construida originalmente en el siglo IV. El sitio fue elegido porque era el lugar de enterramiento de San Pedro, y el altar se construyó directamente sobre los huesos del santo. Sin embargo, después de siglos y siglos, así como la demolición y construcción de basílicas, la ubicación de los huesos ya no era segura. ¿Lograron superar toda esa confusión? ¿Estarían todavía en algún lugar debajo?

Luego, en el siglo pasado, durante el papado de Pío XII (1939-1958), se tomó la decisión de tratar de encontrarlos nuevamente, de una vez por todas. Un libro fascinante cuenta la historia de cómo se tomó esta decisión, cómo se financió la búsqueda, el extraño papel de un hombre de negocios estadounidense y cómo finalmente se recuperaron los huesos de San Pedro.

John O’Neill es el autor de La tumba del pescador: la verdadera historia de la búsqueda secreta del Vaticano (Nuestro visitante dominical, 2018). O’Neill aporta un trasfondo único y ecléctico a esta historia: graduado de la Academia Naval de los Estados Unidos, ex asistente legal del presidente del Tribunal Supremo William Rehnquist y socio principal de una gran firma de abogados internacional, ha pasado gran parte de su vida visitando e investigando sitios cristianos primitivos. También es autor de No aptos para el mando: los veteranos de las lanchas rápidas hablan en contra de John Kerry (Regnery, 2004), tras lo cual renunció a escribir. Pero un viaje a Roma plantó una semilla que finalmente condujo a la redacción de este libro.

O’Neill mantuvo correspondencia recientemente con Informe mundial católico por correo electrónico sobre su libro y la fascinante búsqueda de los huesos de San Pedro.

CWR: ¿Qué inspiró el libro? ¿Es esto algo que te ha interesado desde hace mucho tiempo?

John O’Neill: La tumba del pescador se inspiró en el recorrido que hice por la necrópolis con Michael Novak en 2007. También es algo que me interesa desde hace mucho tiempo.

CWR: ¿Cómo se enteró por primera vez de la búsqueda de los huesos de San Pedro y, en particular, de las excavaciones bajo Pío XII?

O’Neill: Me enteré de la búsqueda y excavaciones en el recorrido de 2007 por la necrópolis.

CWR: ¿Por qué es esto tan importante? Una de las cosas “más extrañas” de los católicos para los extraños es nuestra veneración por las reliquias. ¿Por qué son importantes las reliquias de San Pedro?

O’Neill: Las palabras de Mateo 16:18 — [“And I tell you, you are Peter, and on this rock I will build my church, and the gates of hell will not overpower it.”] — no son solo simbólicas, sino literales. Las inscripciones debajo del Vaticano son las reliquias más antiguas y totalmente autenticadas del mundo. Las inscripciones muestran en los primeros tiempos que los cristianos creían exactamente lo mismo que nosotros hoy y las tallaron en piedra bajo amenaza de muerte.

CWR: ¿Por qué es importante que estas Cuáles son los huesos de Pedro? Si no hubieran podido demostrar satisfactoriamente que eran los huesos de Peter, ¿entonces qué?

O’Neill: Dos veces antes, en el siglo XVI, el Vaticano había tratado de encontrar a Pedro y no había tenido éxito. Estos intentos fallidos anteriores parecen validar la afirmación de Lutero de que Pedro nunca fue a Roma. Si esa afirmación hubiera sido cierta y la Basílica de San Pedro se hubiera construido solo sobre una base pagana, podría haber sido muy perjudicial para la sucesión apostólica y la autoridad del Papa. El hecho de que la Iglesia pudiera encontrar una aguja en un pajar arqueológico es en sí mismo asombroso y milagroso. Encontrar los huesos de Pedro tiende a validar fuertemente la autoridad del Papa desde los primeros tiempos.

CWR: ¿Por qué el empresario estadounidense George Strake es un actor tan importante en esta historia?

O’Neill: Sin la financiación de George Strake, nada de la historia podría haber sucedido. El financiamiento ilimitado bajo términos de total secreto condujo a la excavación exitosa. El hecho de que Strake quisiera permanecer en el anonimato hizo posible mantener, como deseaban los papas, toda la excavación en secreto durante muchos años. No hay una placa de excavación arqueológica de George Strake y nunca hubo una.

CWR: ¿Y Margherita Guarducci?

O’Neill: Margarita Guarducci fue un genio y la mayor epigrafista de la historia arqueológica. Sin su desciframiento de las inscripciones en la pared de graffiti, es poco probable que Peter hubiera sido encontrado. Dudo que haya alguien más que pudiera haber descifrado las inscripciones con tanta tenacidad y genio.

CWR: Cuando los obispos de todo el mundo hacen sus visitas periódicas ad limina visitas a Roma, rezan (y suelen decir misa) ante las tumbas de Pablo y Pedro. ¿Es importante que los obispos del mundo sientan esta conexión con los apóstoles y con San Pedro en particular?

O’Neill: Es muy posible que la Iglesia deje sus raíces y, de hecho, la Biblia advierte repetidamente a los cristianos que estén en guardia contra la posibilidad de que esto suceda. Una visita real al sitio donde Pablo fue decapitado o donde se arrojó el cuerpo de Pedro les da una conexión de primera mano con los primeros días de la Iglesia. Proporciona evidencia de los grandes sacrificios del Apóstol Pablo y el Apóstol Pedro para hacer avanzar la fe.

CWR: ¿Sería más difícil hacer tal conexión si no hubiera un lugar de entierro específicamente conocido?

O’Neill: Si bien es deseable, muchas personas no operan específicamente en la fe y únicamente en un plano espiritual. Tener evidencia material real de la muerte de Pedro en la forma en que la tradición nos dice es extremadamente importante. Asimismo, las inscripciones codifican audazmente en piedra las mismas creencias que tenemos hoy. Se destacan como una refutación para aquellos que afirman que el cristianismo era un culto en evolución o buscan introducir doctrinas falsas.