La biografía explora la conversión, la inteligencia y el abrazo de la cruz de Stein.

Una joven Edith Stein como estudiante (c. 1913-14) y luego como Teresa Benedicta de la Cruz (c. 1938). (Imágenes: Wikipedia)

Edith Stein (1891-1942) fue una judía convertida al catolicismo, erudita tomista-fenomenóloga y víctima del nazismo. Su vida ha inspirado a innumerables cristianos. Hilda Graef, ella misma una judía convertida al catolicismo, muestra cómo Stein ejemplificó algunas de las más grandes virtudes cristianas. Estos incluyen la humildad, la constancia, el fuerte deseo por la justicia y la verdad, y el amor por otros. Su abrazo a la Iglesia no fue un intento de encajar o escapar de algo, sino una aceptación de la Cruz. La autora demuestra que no era una cristiana romántica ni sentimental.

El libro atraerá a una amplia audiencia, desde los más eruditos hasta los más devotos. Sobre todo, los lectores se llevarán una fuerte impresión de la espiritualidad carmelita de Stein.

La descripción honesta de Graef del santo y mártir incluye ciertas deficiencias, como el lado más distante de Stein que la llevó a ser inaccesible para algunos estudiantes, al menos inicialmente. Graef también evalúa sus interpretaciones a veces controvertidas del tomismo. Sin embargo, la fe tranquila pero intensa, la autenticidad y la inteligencia brillante de Stein le dieron un carisma inusual.

Graef muestra cómo las raíces judías de Stein reforzaron su fe católica. Su conversión hirió a su madre religiosamente observante, aunque las dos permanecieron unidas, incluso si su relación a menudo dependía de la escritura de cartas. La representación de Graef de esta relación es un punto culminante. La cita de Graef de muchas cartas personales, otro punto fuerte del libro, arroja más luz sobre esta y otras relaciones, y revela la personalidad de Stein, que podría ser a la vez enérgica y, sin embargo, paradójicamente, delicada.

A pesar de la afición a los libros de Stein, según Graef, su círculo de amigos, familiares y colegas académicos jugó un papel crucial en su crecimiento intelectual, espiritual y psicológico. Sus muchas cartas muestran sabiduría, particularmente cuando aconseja a mujeres jóvenes sobre sus vocaciones y estudios. Ella repetidamente aconsejó a otros a depender de Dios.

Stein abogó por los derechos de la mujer. Desafortunadamente, Graef rehuye el escrutinio del feminismo anterior a la conversión de Stein, y solo toca sus discursos sobre las preocupaciones de las mujeres como filósofa católica. Esta es una falta grave, ya que las ideas del santo sobre el matrimonio, la maternidad, la planificación familiar y el servicio a la Iglesia podrían hablarle a la sociedad contemporánea. Su sabiduría, aprendizaje y carisma hacen que sus palabras sean tan relevantes hoy como siempre. Los lectores también pueden sentir curiosidad acerca de cómo su fe afectó su feminismo. Aunque introvertido, Stein estaba muy interesado en los problemas sociales del momento.

Graef proporciona una descripción detallada y muy necesaria de lo que estaba ocurriendo en la sociedad alemana en su conjunto y cómo esto impactó a Stein, ya que sus naturalezas judía, alemana y católica se fusionaron para hacer una persona tan única. Según Graef, Stein sabía exactamente quién era ella: una hija fiel de la Iglesia. Desafortunadamente, la paz interior de Stein que vino con el traslado a Carmel fue sacudida por “la incomprensión de su madre”:

En una carta del 4 de mayo, le dice a su hermana Erna lo triste que la entristece que su madre tenga ideas tan equivocadas no solo de la fe católica y la vida conventual en general, sino también de sus propios motivos para convertirse en monja; y lo peor era que ella no podía hacer nada para cambiar esta actitud.

La meticulosa investigación de Graef revela cómo la vida de Stein en el Carmel cambió profundamente su personalidad. Se volvió más femenina, maternal, cálida e incluso juguetona. Un relato de primera mano de un amigo señala la transformación espiritual:

Su expresión radiante y su apariencia juvenil en esta semana de su profesión son inolvidables. Creo que parecía veinte años más joven y su felicidad me conmovió profundamente. Ella debe haber recibido gracias muy grandes del Señor, como los santos.

Graef argumenta que Stein también tenía tensiones con las otras hermanas como parte del ajuste normal a una nueva vida, una cultura religiosa desconocida y hermanas religiosas de diferentes antecedentes educativos y sociales: “Ella no había entendido que otras personas podrían ser guiadas por diferentes caminos, que el tiempo que una persona era capaz de pasar de rodillas en oración no era la medida de su santidad”.

Este último punto se refiere al perfeccionismo de Stein, que ayudó a su desarrollo intelectual mientras la hacía inicialmente inaccesible como maestra y luego, en el convento, a veces algo fría e inflexible. Graef argumenta que esta rigidez no bloqueó su crecimiento en la comunidad porque su humildad le permitió, al final, ser más abierta. Esta representación del lado humano de Stein nos muestra que un santo no es un ser humano perfecto.

Uno de los aspectos más destacados de El erudito y la cruz es el análisis de Graef del desarrollo intelectual de Stein. Ella cita, por ejemplo, la carta de Stein a una monja en Speyer en 1928, que expresa el lado espiritual de este desarrollo: “Fue a través de Santo Tomás que me di cuenta por primera vez de que es posible considerar el trabajo académico como un servicio a Dios.” En esta misma carta, relaciona esta obra de erudición con la vida espiritual y con la evangelización: “Pienso incluso que cuanto más profundamente se acerca un alma a Dios, más debe salir también de sí misma en este sentido, es decir al mundo para llevar la vida divina a él”.

Graef proporciona una sólida introducción a las principales obras de Stein, que incluyen Ser finito y eterno, su libro sobre fenomenología y pensamiento tomista. La autora concluye: “Su obra, a pesar de ciertas deficiencias, se mantendrá como la aventura audaz de una mente profundamente religiosa que intenta repensar la antigua cuestión del ser finito y eterno en el marco de la filosofía moderna, una búsqueda de la verdad en el espíritu del mismo Santo Tomás.” Graef señala repetidamente que la perspectiva fenomenológica de Stein impidió su comprensión o desarrollo completo de la metafísica tomista. Esto refleja el hecho de que Stein siempre fue un fenomenólogo.

El tema central del libro es la voluntad resuelta de Stein de llevar su Cruz. Esto la convierte en una de las grandes santas del siglo XX, e incluso en un modelo de lo que los cristianos contemporáneos pueden enfrentar en los próximos años y décadas. Al parecer, a pesar de su personalidad tranquila y reflexiva, su carisma conmovió a muchos. Un sacerdote admirado escribió en su carta de referencia para Carmel, “ella caminará entre ustedes en silencio como un rayo de Dios”.

Este libro bien investigado, una reimpresión del original de 1953, brinda un fuerte relato de quién es Stein como persona, su círculo social, sus pensamientos sobre la vida espiritual y sus logros intelectuales. Termina describiendo los últimos días de la Hna. Benedicta, que el autor cree que dan testimonio de la santidad de Stein.

El erudito y la cruz: la vida y obra de Edith SteinPor Hilda C. GraefAngelico Press, 2021 Tapa dura/rústica. 252 páginas