La biblia roja con el punto rojo


Colonia (kath.net) Cuando la Fundación YOUCAT y yo empezamos a desarrollar juntos una Biblia para jóvenes, un editor experimentado me dijo: ¡Piénsalo seriamente! Una Biblia no es fácil como podría parecer. Mantener todo el cuerpo del texto a la vista, hacerlo todo legible, no omitir nada y luego las correcciones, puede volverte loco. Puede salir mal a lo grande.

Muy bien, entonces pensé con sincero respeto y no un poco de timidez, sería mejor no confiar demasiado si surge el proyecto. Y pensé en mi propia mini-biblia, repleta de texto denso, en letra pequeña y escrito con precisión, y me di cuenta de que si se convierte en una realidad, que se me permite desarrollar una Biblia, entonces tiene que se haga bien, realmente bien. No haré menos.

Para mí, el encuentro con la idea emergente de un catecismo juvenil hace casi siete años fue el comienzo de un capítulo completamente nuevo en mi vida y en mi carrera profesional. Mi trabajo hasta entonces se ocupaba de trabajos por contrato locales o regionales, mientras que el proyecto YOUCAT me introdujo en una dimensión global nueva e inesperada y con ella también una expectativa completamente nueva de comunicación seria y clara con temas particularmente complejos. Sin embargo, el mayor de ellos fue que cumplió en el más alto grado mi anhelo de visualizar precisamente el tema que yo mismo represento.

Luego, hace unos tres años, llegó la iniciativa de la redacción de la Fundación YOUCAT. La idea era desarrollar una biblia con comentarios para adolescentes y jóvenes que no solo hiciera el texto comprensible desde el punto de vista exegético, sino que también permitiera a las personalidades de la Iglesia, del mundo cultural o empresarial y, lo que es más importante, al testimonio de fe de los jóvenes tienen su palabra. Y de paso ilustrar todo el libro con muñecos, que era mi trabajo, además del diseño. Por lo tanto, no solo es un libro informativo e instructivo, sino también un libro inspirador. Y me dije a mí mismo: Ok, ahora mantén el rumbo.

El trabajo sobre el contenido fue un intenso desafío para los autores y el editor. Meditamos con los jóvenes sobre los pasajes que están particularmente cerca de sus corazones. Con los exégetas aclaramos los pasajes peliagudos y extendimos una invitación a la reflexión con muchas citas e incentivos. Y se decidió diseñar nuestra edición como selecciones de la Biblia, lo que significaba abreviarla. Una y otra vez, esa fue la parte más difícil, que como se aclarará rápidamente para los especialistas bíblicos experimentados al leer la Y-Bible. Pero nuestro objetivo era trazar un hilo continuo fácilmente comprensible a través de la historia de la humanidad con Dios: desde el primer rayo de luz en Génesis hasta la visión de la segunda venida de Cristo. Nuestro propósito era hacer que la Biblia fuera accesible para un público lector que rara vez o nunca lee la Biblia y diseñarla para que uno pueda leerla de una sola vez, sin que se vuelva aburrida.

Para mí este libro fue el mayor desafío de mi vida profesional. ¡Me permitieron producir una biblia! El libro de los libros, ¡y por lo tanto la corona de todo diseño impreso! Mi colaboración con la editorial fue muy estrecha, porque contenido y forma tenían que experimentar una simbiosis para que el libro siguiera siendo comprensible. En primer lugar, el texto de la Biblia tenía que encajar, para dejar suficiente espacio para la sección central ilustrada. Luego estaba el tema de los comentarios, que fueron cuidadosamente seleccionados, adaptados y cruzados, hasta que todo coincidía en cada una de las 432 páginas. Aprendí mucho sobre los textos en relación con ese esfuerzo, pero se volvió aún más emocionante cuando comencé a ilustrar las páginas.

En cada doble página hay un dibujo de una situación correspondiente al contenido en cuestión.

En el caso de los textos narrados, eso fue relativamente simple, pero para las partes líricas fue bastante complicado. Los Salmos y Proverbios en particular tuve que leer tres o más veces y luego tuve que meditar y pensar qué tipo de anhelo o imagen había detrás. A menudo estaba tan metido en eso que cuando mi entonces prometida me llamaba, solo podía decir: “Cariño, no puedo hablar bien ahora, Nabucodonosor acaba de arrasar Jerusalén nuevamente, ¡y las cosas están patas arriba aquí!”.

Fueron tiempos agotadores, pero inusualmente enriquecedores, alentadores y felices. Mientras sostenía el libro recién terminado e impreso en mis manos una semana después de nuestra boda, era realmente algo completamente raro. Sentí un vacío singular y me invadió la sensación de que ya no era mi libro ni mi bebé, sino un libro de otros. Como si un padre le dijera a su hijo mayor con un suspiro oculto de despedida: Ya tienes todo lo que necesitas; ahora sal al mundo y haz algo con él.

Luego, a principios de año, solicité el premio Red Dot. Mis expectativas no eran demasiado altas cuando inscribí la Biblia en el concurso porque había muchas entradas, algunas de ellas bastante buenas. Además de eso, el panel de jueces es totalmente interdisciplinario. Está formado por expertos en arte, industria, diseño, cultura y por personas de todo el mundo con todo tipo de formaciones. Siendo ese el caso, solo tenía pocas esperanzas y, en consecuencia, me sorprendió cuando recibí la noticia de que mi bebé estaba en la carrera.

Lo que más me complació fue el hecho de que una biblia hubiera logrado convencer a tal panel, especialmente cuando se considera que el contenido religioso no es necesariamente atractivo o políticamente correcto. ¿No debería la Iglesia tomarse en serio esta señal y utilizar con más energía los medios de comunicación, que tan claramente han demostrado su pertinencia, para proclamar su mensaje?

El proyecto YOUCAT con sus medios es una de las herramientas más valiosas que la Iglesia tiene a su disposición para la enseñanza y la formación. Más recientemente, la Y-Bible muestra que el contenido y los temas católicos se pueden comunicar a lo largo y ancho. En nuestra era visual, un papel clave pertenece a los formatos multimedia. Después de siglos en los que la Iglesia se basó especialmente en medios artísticos para difundir la fe, a través de los cuales se produjeron grandes obras de arte, hoy en día se encuentra a años luz de los estándares más avanzados de las instituciones seculares en artes visuales. No se trata sólo del qué de la Buena Noticia, sino también del cómo de su presentación. El brillo de la Buena Nueva debe ser no sólo comprensible, sino también visible. Por eso también tenemos que ser muy exigentes en materia de diseño. El Premio Red Dot puede ofrecer aliento para creer que nuestro mensaje puede verse al menos tan bien como un tema secular.

La Biblia es la mayor historia de amor de todos los tiempos: ¡Dios se hace hombre! Nunca se ha contado una historia más fascinante. Por eso el Papa Francisco dijo en su prólogo a esta Biblia: “¡Este libro es como el fuego!” Puedo dar fe de eso. Yo mismo lo he experimentado.

• Obtenga más información sobre Red Dot Design en www.red-dot.org.• Más información sobre el ganador del premio en www.alexanderlengerke.de

(Traducción © por GP Lloyd, MA | 15 de noviembre de 2016 | Ligeramente revisada por Michael J. Miller, 1 de diciembre de 2016)