“Kick Christmas Out of China”: los cristianos enfrentan más desafíos en la República Popular China

Chinos portando pancartas que exigen, “Saquen la Navidad de China”. (Imagen: Colección de Misiones Cristianas de China de la Universidad de Whitworth)

China continúa ocupando los titulares en todo el mundo, pero los funcionarios del partido dentro de la Gran Muralla han prestado poca o ninguna atención a la opinión internacional. Los informes de los medios varían desde ansiosas predicciones sobre el ascenso económico de China hasta descripciones críticas de arrestos policiales de cualquier persona que revele las falsedades y ofensas del gobierno.

Un artículo de la BBC predice que “la economía china superará a la de EE. UU. ‘para 2028’ debido a Covid”, y la sesión informativa del fin de semana del New York Times informa que una periodista ciudadana “que informó sobre el coronavirus desde Wuhan durante el encierro será juzgada la próxima semana” porque “enfrenta acusaciones de difundir mentiras” sobre el manejo del brote de coronavirus por parte de China.

Otros tres periodistas ciudadanos de Wuhan han desaparecido recientemente. Recuerda las representaciones de George Orwell de las desapariciones repentinas de personas que ofenden al Gran Hermano en el estado despótico de Oceana.

En los principales medios de comunicación aparecen pocas noticias sobre las políticas religiosas de China, pero están sucediendo muchas cosas. Además de la notoria (pero negada por el estado) detención y reeducación de musulmanes en el área noroeste de China de Xinjiang, y la persistente destrucción de propiedades religiosas en todo el país, los funcionarios continúan apoyando políticas y campañas destinadas a controlar y eliminar la práctica cristiana.

En las últimas semanas, se han visto procesiones de chinos que llevan pancartas que exigen, “Saquen la Navidad de China” (Shengdanjie gunchu Zhongguo 圣诞节滚出中国), con un líder portando la bandera nacional.

Y, las oficinas gubernamentales ahora requieren que las iglesias soliciten permiso para celebrar fiestas religiosas como la Navidad. En la ciudad de Wuxi, en Jiangsu, se exigió a la iglesia católica local que superara una desconcertante serie de obstáculos burocráticos para recibir el permiso para organizar una reunión navideña. El certificado (imagen a continuación), que finalmente otorgó a la iglesia permiso para celebrar la Navidad, revela los procedimientos administrativos bizantinos que el pastor tuvo que enfrentar antes de que a su congregación se le permitiera celebrar el nacimiento de Cristo: se requirieron once sellos estatales rojos antes de que se aprobara la reunión.

Mientras tanto, la ciudad china de Yiwu, conocida como “Ciudad de la Navidad”, continúa produciendo gran parte de las decoraciones navideñas del mundo que adornan los hogares de todo el mundo. Pero mientras las fábricas de oropel y adornos de Yiwu generan alegría navideña para la exportación, los cristianos de China son recibidos con procesiones antinavideñas y trámites burocráticos engorrosos que cierran muchas puertas de las iglesias, incluso mientras los árboles junto a la entrada permanecen iluminados con la esperanza de un futuro mejor para los cristianos.

En China, muchos fieles anuncian las agonizantes palabras de Lin Zhao, una destacada mujer cristiana que fue ejecutada durante la Revolución Cultural tras criticar las políticas del presidente Mao. “Mientras froto en silencio las gotas de sangre en la pared, solo puedo encontrar las palabras correctas cuando pienso en ese Dios misericordioso y justo que está tan lejos y, sin embargo, tan cerca”.

(Imagen: Colección de Misiones Cristianas de China de la Universidad de Whitworth)