Joseph Pearce reflexiona en su “tapiz de versos dramáticos” sobre dos “poetas de guerra”

Joseph Pearce (Foto: www.aquinascollege.edu/); derecha: Afiche de “La muerte llega para los poetas de la guerra” (Imagen: www.stormtheatre.com)

Durante las últimas dos décadas, desde la publicación de Sabiduría e inocencia: una vida de GK Chesterton, Joseph Pearce se ha establecido como un destacado biógrafo de novelistas, poetas, autores e intelectuales cristianos. Ha escrito biografías, estudios y trabajos de crítica sobre Chesterton, JRR Tolkien, CS Lewis, Alexander Solzhenitsyn, Hilaire Belloc, Oscar Wilde, William Shakespeare, entre otros. Desde 2014 es escritor residente y director del Centro para la Fe y la Cultura del Aquinas College en Nashville, Tennessee; también es editor sénior en el Augustine Institute, colaborador sénior de el conservador imaginativo, redactor de la Revisión de San Austineditor de la serie Ignatius Critical Editions y director ejecutivo de Catholic Courses.

La muerte llega para los poetas de guerra, una nueva obra escrita por Pearce, terminó recientemente su estreno en la ciudad de Nueva York en el Blackfriars Repertory Theatre. Se describe como “un tapiz dramático en verso”, ya que la esencia de la obra consiste en poesía y textos escritos por Siegfried Sassoon y Wilfred Owen, junto con piezas de las obras de TS Eliot, Edith Sitwell, Rupert Brooke, Gerard Manley Hopkins y otros. Sassoon y Owen, parte de un grupo ahora conocido como los “poetas de guerra”, eran veteranos de la Primera Guerra Mundial. Se conocieron en 1917 en el Hospital de Guerra Craiglockhart, y ese encuentro de los dos hombres tendría un profundo impacto en su trabajo. La obra de Pearce está inspirada en este encuentro.

Owen finalmente murió en acción el 4 de noviembre de 1918, apenas una semana antes del armisticio que puso fin a la guerra. Sassoon vivió varias décadas más y finalmente se convirtió al catolicismo.

Pearce mantuvo correspondencia recientemente con Catholic World Report sobre su nueva obra, su génesis y su producción en Nueva York.

CWR: ¿De dónde surgió la idea de esta obra de teatro? ¿Cómo fue el proceso, desde la idea, pasando por la gestación, pasando por la escritura, hasta la producción de la obra?

José Pearce: La idea de la obra me vino a la mente como por arte de magia (“magia” es un eufemismo para la gracia de la creatividad o el don de la musa). Estaba sentado en mi escritorio una noche después de acostar a nuestro hijo y la inspiración me superó, o tal vez me superó. En unas pocas horas de intensa inspiración se vertió en la página, es decir, en la pantalla de la computadora. Y, sin embargo, aunque la inspiración me llegó en lo que podría llamarse un eureka momento, la idea de escribir algo sobre Siegfried Sassoon llevaba años y años gestándose en mi mente. Me gustó la idea de escribir una biografía completa de él y, hace muchos años, antes de mi llegada a los Estados Unidos, mantuve correspondencia con George Sassoon, el hijo de Siegfried y su albacea literario, con una biografía en mente. Lamentablemente, George Sassoon ya estaba comprometido a trabajar con otro biógrafo, por lo que no pudo cooperar conmigo como lo necesitaba. En consecuencia, la idea quedó en suspenso indefinido, retrocediendo a un segundo plano como un deseo vagamente anhelado.

Después de que terminé de escribir la obra, no tenía idea de qué hacer con el manuscrito, ya que nunca había escrito nada en este género. Afortunadamente, St. Augustine’s Press se ofreció a publicarlo como un libro, que acaba de publicarse, pero no tenía idea de cómo producirlo para el teatro. Después de una conversación informal en uno de mis viajes de conferencias, me pusieron en contacto con el Padre. Peter John Cameron del Blackfriars Repertory Theatre en la ciudad de Nueva York. (El Padre Cameron será mejor conocido por muchos como el editor de magníficat.) Le envié el guión y me encantó descubrir que le gustó. Luego colaboró ​​con Peter Dobbins de Storm Theatre Company y con los directores del Sheen Center para llevar la obra al escenario. A sugerencia del P. Cameron, que producía la obra, y Peter Dobbins, que la dirigía, modificaron el guión para adaptarlo mejor al escenario. Luego trabajaron con grandes actores profesionales y un maravilloso coreógrafo para darle vida a todo el espectáculo. Cuando lo vi actuar, me quedé impresionado con lo que habían hecho con mis meras palabras.

CWR: Ha escrito numerosas biografías literarias y es un experto en la vida de muchos escritores católicos. ¿Qué hay en Sassoon y Owen que sentiste que se transferiría bien a este medio?

Pearce: Admiraba la poesía de Wilfred Owen desde la escuela secundaria y descubrí a Sassoon un poco más tarde. Mi compromiso apasionado con la vida y obra de Sassoon comenzó mientras investigaba para mi libro, Conversos literariossiendo Sassoon uno de los principales escritores que se convirtieron a la Iglesia Católica en el siglo XX.

CWR: La obra se describe como un “tapiz de versos”. ¿Puedes explicar a qué te refieres con esto?

Pearce: El problema es ese La muerte llega para los poetas de guerra no encaja perfectamente en ningún género existente. No es estrictamente una obra de teatro, aunque es más fácil llamarla así, porque no se divide en los actos o escenas convencionales, ni sigue otras convenciones de forma dramática. Tiene elementos de biografía pero no podría llamarse biografía, ni es simplemente una colección de versos. Lo llamé un “tapiz de versos” porque consta de las obras de varios poetas, además de la poesía de Sassoon y Owen, como Thomas Gray, Gerard Manley Hopkins, Ernest Dowson, GK Chesterton, Rupert Brooke, TS Eliot y Edith Sitwell. , así como algunos de mis propios versos y prosa, todos los cuales están entretejidos en un tapiz dramático. Una vez que se suma el trabajo de los actores, el director y el coreógrafo a la versión interpretada, sería más exacto llamarlo ballet en verso, en el que la música de la poesía se entrelaza con el baile y el canto de los actores para producir algo. verdaderamente trascendente, verdaderamente hermoso.

CWR: ¿Por qué eligió hacer la obra de esta manera, en lugar de escribir una dramatización narrativa, tal vez incorporando algunos de sus versos aquí y allá?

Pearce: Como se explicó anteriormente, en realidad no elegir cualquier cosa. Todo el trabajo fue un regalo, dado libremente, con el que cooperé. Realmente tengo que agradecer a Dios, el dador de la Musa, la fuente de toda inspiración verdadera, por permitirme asistir en la creación de esta cosa maravillosa. Es mucho mejor que cualquier cosa que pudiera haber producido por mi propia voluntad en el sentido de una biografía o una dramatización narrativa.

CWR: ¿Qué fue lo que más te desafió de escribir una obra de teatro usando versos existentes de diferentes poetas?

Pearce: ¡No fue un desafío! Fue facilitado por la intercesión de un poder al que simplemente necesitaba obedecer. Tengo una idea de producir algo similar, pero no veo cómo podría hacerlo, a menos que me visite una vez más la misma Musa mística que me inspiró la última vez. Veremos.

CWR: ¿Crees que Sassoon y Owen son particularmente adecuados para ir juntos en una obra como esta? ¿Fue providencial su encuentro?

Pearce: Para citar a un filósofo muy famoso (Puddleglum en La silla de plata!) “no hay accidentes”. Había una razón para que Sassoon y Owen se reunieran. Si no se hubieran conocido, probablemente no tendríamos la poesía descarnada y valiente que Owen escribió después de su encuentro, siendo Sassoon para Owen un mentor y una musa. tampoco tendríamos La muerte llega para los poetas de guerra que hubiera sido impensable sin su encuentro y los frutos de su amistad.

CWR: ¿Ha considerado escribir otras obras con gigantes literarios, como Chesterton, Belloc, Lewis, Tolkien, Waugh u otros?

Pearce: Lo estoy considerando ahora, tras el éxito de La muerte llega para los poetas de guerra, pero no sé si sucederá o si podría suceder sin el mismo tipo de ayuda sobrenatural que recibí la última vez. Estoy felizmente resignado a darme cuenta de que está más allá de mis manos.