Joe Biden es católico a pesar de apoyar el aborto y la agenda

WASHINGTON D.C., 22 de enero. 21/11:07 am (ACI).- Joe Biden, quien aceptó como presidente estadounidense el 20 de enero de 2021, se habría convertido en el segundo gobernante católico en la historia del país después de John F. Kennedy, pero muchos cuestionó si realmente pertenece a la Iglesia debido a su apoyo abierto al aborto y la agenda LGBTQ+ (lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, queer y mucho más).

Biden abogó abiertamente por el aborto durante la campaña que lo llevó a la presidencia de los USA. En su “Agenda para las mujeres”, ofreció, entre otras cosas, desechar la Política de la Localidad de México, reinstalada y ampliada por su antecesor Donald Trump y que impide que organizaciones abortistas de todo el mundo sean financiadas con dinero del gobierno federal.

En su plan de gobierno asimismo anunció su deseo de “agrandar el acceso a la anticoncepción y resguardar el derecho constitucional al aborto”.

Además, anunció que “promoverá los derechos y el avance de la comunidad LGBTQ+ a nivel mundial”, anunciando que apoyará “la independencia de casarse”.

Su plan de gobierno apuntó que en 2012 “Biden se convirtió en el funcionario estadounidense de sobra prominente rango en apoyar el matrimonio igualitario en el momento en que declaró que el amor es amor”.

Pese a ello, Biden prestó juramento el 20 de enero sobre una Biblia católica y asistió a misa esa mañana en la Catedral de San Mateo Apóstol, residencia del arzobispo de Washington.

Entonces, ¿Joe Biden es católico?

En afirmaciones a ACI Prensa, la agencia en español del conjunto ACI, fray Nelson Medina, sacerdote dominico colombiano con un doctorado en Teología Fundamental en el Milltown Institute de Irlanda, destacó que “dado que un individuo sea bautizada en la Iglesia Católica o afirma abiertamente que su catolicidad no ha de ser considerada como signo suficiente de su verdadera pertenencia a la Iglesia Católica”.

“La Sagrada Escritura nos advierte de los que honran con los labios, pero cuyo corazón está lejos de Dios, y el Apóstol Santiago nos dice específicamente que si nuestra fe no es consecuente con nuestras proyectos, es una fe muerta, que no transporta a la verdad salvación ni a los que quieren tenerla ni a los que prosiguen ese sendero”, señaló.

Para el sacerdote dominico “estas advertencias tienen que hacerse frecuentemente en nuestro tiempo, porque hubo falsos movimientos, como los llamados católicos por el Derecho a Decidir, que abierta y cínicamente contradicen la situación católica y, sin embargo, desean emplear la palabra que identifica, generando el daño que ya hemos descrito”.

“Debemos tener un método más consistente y estable de lo que es nuestra fe, no para despreciar a las personas, sino para hacer que las personas respeten y valoren aquello en lo que creemos y que le costó a Nuestro Señor Jesucristo, aun el valor de su vida. sangre”, ha dicho.

Fray Nelson Medina advirtió que “en el momento en que una palabra se comienza a usar para todo, termina por no representar nada. Pensemos en lo que pasó con la palabra amigo. Es una palabra profunda, que representa bastante de lo más apreciado en nuestro caminar por esta tierra, pero las comunidades nos comentan que poseemos miles de amigos”.

“Esta situación de la erosión de las expresiones provoca un daño difícil de percibir a primer aspecto”, indicó, recordando que “va a haber gente que piense o afirme que esta variedad de aplicaciones de la palabra católico es como una especie de liberación para el católico que ya no está condicionado únicamente por un Catecismo o un Credo.

“La realidad es todo lo contrario: en la medida en que algo puede llamarse ‘pensamiento católico’, lo genuinamente católico se empobrece y se disminuye a una confusión de significados contradictorios, que en último término hacen mucho daño a la fe, especialmente a la fe de Cristianos, fácil”, advirtió.

Por su parte, el p. Mario Arroyo, sacerdote mexicano y doctor en filosofía de la Facultad Pontificia de la Santa Cruz en Roma, señaló que “Joe Biden es católico”, pero “al tiempo es un individuo que fomenta el aborto”.

“No se puede confundir promover el aborto con no ser católico. Tristemente, puede haber católicos que fomenten el aborto, tal como puede haber católicos que fornican o son corruptos”, señaló.

“Alguien puede ser hasta traficante de drogas y si es católico es católico. No es la mejor forma de ser católico, no es congruente con tu fe, pero no dejas de ser católico por ser narcotraficante”, señaló a modo de ejemplo.

Sobre quienes afirman que los políticos que fomentan el aborto están excomulgados, el p. Arroyo resaltó que “lo que dice el Código de Derecho Canónico es (que hay excomunión) para quien busca abortar”.

“Un político que promueve el aborto no está excomulgado, un político que fomenta el aborto está en una situación pública de pecado grave, por el hecho de que es conocido su apoyo a un tema claramente inmoral, y en consecuencia no debe comulgar”, precisó.

“Yo en lo personal no le daría la Comunión a Joe Biden. Pero una persona que no comulga es, por poner un ejemplo, como un hombre divorciado en una exclusiva unión que no debe comulgar. Si vas a la cola y el cura no se entera, es una cuestión de conciencia. En el caso de un político, es un personaje público, y darle la Comunión provoca un escándalo”.

Además, señaló, “ser excomulgado no significa parar de ser católico. Por poner un ejemplo, un sacerdote excomulgado puede absolver. Si yo, sacerdote, soy excomulgado por haber cometido algún género de delito canónico y encuentro a alguien en riesgo de muerte, puedo absolverlo”.

“Si una persona excomulgada puede absolver, significa que sigue siendo católica. La excomunión no se puede confundir con parar de ser católico, la excomunión quiere decir que no puedo recibir los sacramentos. En la situacion del aborto, el que lo practica es excomulgado, lo hace, pero el político que lo fomenta sencillamente no puede comulgar”, repitió.

El sacerdote español Francisco José Angosto, licenciado en Filosofía y Teología, recordó que “en el número 83 de Sacramentum Caritatis, Benedicto XVI charla de valores innegociables. El primero de ellos, como es bien conocido, es el respeto y la defensa de la vida humana, desde la concepción hasta la desaparición natural”.

“Al tiempo, refuerza que el respeto a estos principios es de especial relevancia para quienes, por su posición popular o política, tienen que tomar resoluciones sobre valores fundamentales. No cabe duda de que ese es el cargo que ocupa hoy en día Joe Biden, pues termina de jurar como presidente de los USA de América”, dijo.

“Como era de aguardar, sus primeras decisiones irán exactamente en contra de este primer principio innegociable, además, se estima que apoye, entre otras agendas ideológicas, las causas del movimiento denominado LGTBIQ”.

Pie. Delgado advirtió que “al llevar a cabo esto, Joe Biden se pone en una situación abiertamente contraria a las enseñanzas de la Iglesia y, por la gravedad del asunto, en una situación de pecado grave”.

“Es problemático saber si se puede llamar católica en sentido estricto. La condición de católico, una vez bautizado, se pierde solo por la apostasía pública de la fe católica, y no hay prueba de que Joe Biden haya dado este paso”, explicó.

La situación de Biden, continuó, “es la de un católico seriamente incompatible con su condición que, como tal, está infligiendo una herida aún peor al Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia”.

“Según el Derecho Canónico, ha de ser excluido de la Comunión Sacramental mientras persista en su pecado. Incluso se puede argumentar que ha de ser considerado excomulgado ‘latae sententiae’ al evaluar que sus actos van a ser condiciones primordiales a fin de que varios abortos se realicen en verdad, aunque este punto no queda nada claro”, añadió.

“En todo caso, es una mala novedad que un gerente público de la relevancia del presidente de los USA sea un mal católico. En el futuro los hombres serán juzgados por la actitud que han tomado frente al genocidio que implica el aborto voluntario, y no será tan simple decir que todos los católicos estaban del lado del bien”, lamentó.

Publicado inicialmente en ACI Press. Traducido y amoldado por Nathália Queiroz.

Verifique también: