Gobierno de Ceará retrocede y cambia el decreto que

FORTALEZA, 19 de febrero. 21 / 11:40 (ACI).- El gobierno de Ceará se retractó de un decreto en el que había establecido que “los alimentos y bebidas de carácter religioso” debían suministrarse “preenvasados”, lo que afectaba directamente la distribución de Santa Eucaristía en Misas.

El cambio de posición del gobierno de Ceará se produjo poco tras las consecuencias negativas de esta medida, que había sido publicada en el Decreto nº 33.936, de 17 de febrero.

Este decreto del gobernador Camilo Santana trae nuevos lineamientos para prevenir el contagio por el coronavirus, incluso con relación a las iglesias. Uno de sus pasajes decía:

“En el caso de compartir alimentos y bebidas de carácter espiritual, estos van a deber ser proveídos preenvasados ​​y en porciones particulares. El celebrante y sus asistentes deberán tener las manos adecuadamente higienizadas, usando guantes desechables, máscaras y teniendo el máximo precaución de ofrecer alimentos y bebidas sin tomar contacto con los asociados”.

Exactamente el mismo decreto también establece otras medidas como limitar el número de personas dentro de los templos, el número de músicos que tienen la posibilidad de estar presentes por celebración, tal como la forma de realizar las colectas.

Esta medida de gobierno no fue bien recibida por los católicos, para todos los que, como apuntaba el blog ‘Ancoradouro’, “la Hostia Consagrada y el Vino Consagrado son realmente el Cuerpo y la Sangre de Cristo”. Además, las Diócesis y Arquidiócesis se encuentran entre las “instituciones que mucho más han cooperado en la prevención del Covid-19”.

Por otra parte, según fuentes de ACI Digital, exactamente los mismos obispos de Ceará, al tomar conocimiento de esta restricción impuesta por el gobierno, contactaron al Comité de Combate a la Covid-19 en el estado a fin de que fuera revisada.

Así, en el Diario Oficial del 18 de febrero se publicó una nueva versión del decreto que elimina el requisito de que los alimentos religiosos sean preenvasados.

La nueva redacción del texto establece: “En el caso de comunicar alimentos y bebidas de carácter religioso, estos deberán ser proveídos en porciones individuales. El celebrante y sus ayudantes van a deber tener las manos debidamente higienizadas, utilizando guantes desechables, mascarillas y teniendo el máximo cuidado de ofrecer alimentos y bebidas sin entrar en contacto con los asociados”.

caso similar

Un caso similar ocurrió en Santa Catarina, cuando el gobernador Carlos Moisés publicó, el 20 de abril de 2020, la Ordenanza Estadual N° de comunión, los elementos solo pueden ser compartidos si están preenvasados ​​para empleo personal”.

La medida sorprendió a los católicos y, al día después, la Arquidiócesis de Santa Catarina aclaró en su sitio web que “para la Comunión Eucarística, tanto el ministro (sacerdote, diácono o laico) como los leales tienen que higienizarse las manos con alcohol en gel al 70% antes. y tras la distribución”.

También debido a la influencia negativa de la medida, el 24 de abril del mismo año, se publicó una ordenanza en el Diario Oficial de Santa Catarina cambiando esta determinación y simplemente estableciendo que: “En las misas o servicios donde se celebre una cena con compartir el pan y el vino, el celebrante debe ponerse una máscara y desinfectarse las manos con alcohol al 70% para poder dar la comunión o elementos a los fieles. Los fieles, con mascarillas, las van a recibir en sus manos y van a poder quitarse las mascarillas para consumirlas en el momento en que retornen al banco oa las sillas”.

Verifique también: