NOTICIAS

Futuro turbio para los derechos humanos y la libertad religiosa en Corea del Norte

El líder norcoreano, Kim Jong Un, y el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se reúnen en el Hotel Capella en la isla de Sentosa en Singapur el 12 de junio. (Foto de CNS/Kevin Lim, The Straits Times vía Reuters)

En la víspera de la cumbre Trump-Kim en Singapur, el Papa Francisco dirigió a una multitud de 20.000 personas en la Plaza de San Pedro en oración por un resultado exitoso de las conversaciones. Sin duda, muchas otras personas en todo el mundo también oraron por ese resultado.

Pero si todas esas oraciones serán respondidas es algo que quizás no sepamos durante meses, posiblemente años. Eso no es menos cierto para las oraciones que incluían la intención de mejorar la horrenda situación de los derechos humanos y la libertad religiosa en Corea del Norte.

Poco antes de la reunión del presidente Trump y el presidente Kim Jong Un, el Instituto de Libertad Religiosa con sede en Washington envió a la Casa Blanca una carta firmada por especialistas en política exterior, activistas de derechos humanos y líderes religiosos instando a Trump a plantear esos problemas con Kim.

“Durante décadas, Corea del Norte ha sido en efecto una cámara de tortura nacional. No hay lugar en la tierra más peligroso para los disidentes de conciencia, especialmente aquellos que creen en Dios”, decía la carta. Entre los firmantes se encontraban el arzobispo William Lori de Baltimore, ex presidente del comité de obispos de EE. UU. sobre libertad religiosa, los profesores Robert George de Princeton y Steve Schneck de la Universidad Católica de América, y Miguel Díaz, ex embajador estadounidense ante la Santa Sede.

En una conferencia de prensa posterior a la cumbre, el presidente dijo que había hecho lo solicitado y planteó la cuestión de los derechos a Kim. Pero no se mencionaron estos asuntos en la breve declaración conjunta general que lleva los nombres de los dos líderes que se publicó después de la reunión. La declaración hablaba en cambio de promesas de “garantías de seguridad” hechas por Trump a Kim y “desnuclearización completa” hechas por Kim a Trump.

Como siempre, por supuesto, el diablo está en los detalles. La declaración dice que los detalles aquí se resolverán en “negociaciones de seguimiento” por parte del secretario de Estado Mike Pompeo y una contraparte de Corea del Norte.

Esperemos, y oremos, que la agenda de esas conversaciones incluya un lugar importante para los derechos humanos y la libertad religiosa.

Que la situación en Corea del Norte es terrible, casi más allá de lo imaginable, parece trágicamente claro. Un informe de 2014 de una comisión de investigación de las Naciones Unidas ofreció una imagen en miniatura de abusos que incluían “exterminio, asesinato, esclavitud, tortura, encarcelamiento, violación, abortos forzados y otros tipos de violencia sexual, persecución por motivos políticos, religiosos, raciales y de género, la traslado forzoso de poblaciones, la desaparición forzada de personas y el acto inhumano de causar a sabiendas hambre prolongada”.

Se dice que entre 80.000 y 120.000 personas están recluidas en cuatro prisiones políticas importantes de Corea del Norte, entre ellas católicos y otros miembros de la iglesia cuyo supuesto delito fue haber practicado la religión. Ese número no incluye a los que se encuentran en prisiones ordinarias.

En el mejor de los casos, la liberación y la reintegración pacífica de las almas infelices de los campos de prisioneros en la sociedad norcoreana me parece improbable. Quizás por eso la carta del Instituto de Libertad Religiosa incluía entre sus recomendaciones no sólo la liberación de los presos sino la fijación de cuotas para la emigración voluntaria de ellos y sus familias, a cargo del alto comisionado de la ONU para los refugiados.

La esperanza a largo plazo para Corea del Norte es que se convierta en un lugar donde se reconozcan y respeten derechos como el derecho a practicar libremente la propia religión. Estamos muy lejos de que eso suceda.

La cumbre de Singapur fue, quizás, un primer paso. Quedan muchos pasos más por dar. En vísperas de la cumbre, el Papa Francisco habló de “un camino positivo que asegure un futuro de paz para la península de Corea y el mundo entero”. Sigue orando.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS