NOTICIAS

Funcionario del Vaticano fue director en la compañía de corredores de propiedades de Londres

La torre del Instituto para las Obras de Religión, a menudo conocida como el banco del Vaticano, se muestra en el Vaticano el 6 de mayo de 2016. (Foto de CNS/Paul Haring)

.- Cuando la Secretaría de Estado del Vaticano finalizó la compra de un edificio de apartamentos de lujo en Londres, un funcionario laico de la secretaría que supervisaba las inversiones fue nombrado director de una empresa propiedad del financiero que negoció el trato de la propiedad.

Fuentes del Vaticano le dijeron a CNA que el nombramiento ahora está bajo investigación, ya que los fiscales del Vaticano continúan investigando transacciones financieras sospechosas e inversiones en la Secretaría de Estado del Vaticano.

El funcionario, Fabrizio Tirabassi, es uno de los cinco empleados del Vaticano suspendidos en octubre de 2019, luego de una redada realizada por gendarmes del Vaticano, quienes confiscaron computadoras y documentos relacionados con transacciones financieras en el departamento.

Tirabassi no ha vuelto a trabajar desde entonces y no está claro si sigue empleado. Un anuncio del 30 de abril de la oficina de prensa de la Santa Sede confirmó que se habían tomado “medidas individuales” contra algunos empleados en relación con las investigaciones en curso, pero no especificó qué podría significar eso.

En el centro de las inversiones y transacciones financieras bajo escrutinio en la secretaría se encuentra la compra de un edificio en 60 Sloane Avenue en Londres, que se compró por etapas, entre 2014 y 2018, al empresario italiano Raffaele Mincione, quien en ese momento administraba cientos de millones de euros de fondos de secretaría.

Para concretar la venta, en 2018 la Secretaría de Estado contó con la ayuda de otro empresario, Gianluigi Torzi, quien actuó como intermediario comisionado para la compra de las acciones restantes. Torzi ganó 10 millones de euros por su papel en la operación.

Según documentos corporativos, en noviembre de 2018, Tirabassi, quien era responsable de administrar las inversiones financieras de la secretaría, fue nombrado director de Gutt SA, una empresa propiedad de Torzi y registrada en Luxemburgo.

Los documentos de Gutt SA ante el Registre de Commerce et des Sociétés de Luxemburgo muestran que Tirabassi fue nombrado director el 23 de noviembre de 2018 y destituido mediante un documento enviado el 27 de diciembre. En el momento de su nombramiento como director, la dirección de Tirabassi figuraba como Secretaría de Estado en Ciudad del Vaticano.

CNA preguntó al secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, si estaba al tanto del nombramiento y si consideraba apropiado que un funcionario de la secretaría aceptara tal puesto. CNA también preguntó si los funcionarios de la secretaría generalmente pueden aceptar tales puestos.

El cardenal Parolin no respondió al momento de la publicación.

Gianluigi Torzi también tiene conexiones con el arquitecto británico-italiano Luciano Capaldo, quien en 2019 fue nombrado director de London 60 SA Ltd., una sociedad de cartera registrada en el Reino Unido propiedad de la Secretaría de Estado, que controla la propiedad en 60 Sloane Avenue en Londres.

Capaldo se ha desempeñado anteriormente como director de varias empresas en las que Torzi también se ha desempeñado como director, o en las que Torzi y sus empresas han tenido intereses financieros: Sunset Credit Yield Ltd., Virtualbricks Ltd., Odikon Services Plc. Al menos uno de estos, Odikon Services, ha sido objeto de una demanda por fraude en el Reino Unido y actualmente está suspendido por la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido.

Después de que la secretaría nombró y destituyó a varios otros directores en 2019, Capaldo es ahora el único director de London 60 SA, lo que lo deja con el control efectivo de la inversión del Vaticano.

Según fuentes cercanas a la Prefectura de Economía, Tirabassi ha estado involucrado en la gestión de varias transacciones financieras en la secretaría que ahora están siendo examinadas por investigadores financieros del Vaticano.

“Cuando miras los libros de contabilidad, ves que ingresan grandes sumas, se mueven muy rápidamente a través de diferentes cuentas y fondos, cruzan diferentes jurisdicciones y regresan al Vaticano nuevamente en cantidades reducidas, a veces todo en un día”, dijo un ex Vaticano. dijo el funcionario a CNA.

“Si se presiona sobre de dónde proviene el dinero, adónde fue y por qué, y dónde se está filtrando el dinero, no hay una respuesta clara en absoluto”, dijo una fuente principal a CNA. “Casi lo único consistente que puedes identificar es la resistencia en la secretaría a explicar cualquier cosa”.

La redada de octubre también condujo a la suspensión de Mons. Mauro Carlino, quien se desempeñó como jefe de la Oficina de Información y Documentación en la Primera Sección de la Secretaría, que supervisa la Iglesia y el gobierno curial en nombre del Papa. Antes de eso, Carlino fue secretario personal del cardenal Angelo Becciu, quien fue sustituto de la Secretaría de Estado entre 2011 y junio de 2018, desempeñándose como primer ministro efectivo de la Ciudad del Vaticano.

El 4 de noviembre, CNA informó que en 2015 el cardenal Becciu parece haber intentado ocultar préstamos de 200 millones de dólares en los balances del Vaticano cancelándolos contra el valor de la propiedad comprada en Londres, una maniobra contable prohibida por las políticas financieras aprobadas por el Papa Francisco. en 2014.

Los préstamos fueron otorgados en parte por BSI, un banco suizo con un largo historial de violación de las salvaguardias contra el lavado de dinero y el fraude en sus transacciones con fondos soberanos.

En 2016, BSI fue objeto de un informe condenatorio de FINMA, el regulador financiero suizo, que concluyó que el banco incurrió en “graves infracciones de los requisitos legales de diligencia debida en relación con el blanqueo de capitales y graves infracciones de los principios de gestión adecuada de riesgos”. y organización adecuada.”

Entre las infracciones identificadas por FINMA se encuentran las transacciones regulares de “transferencia” en las que los fondos se transfirieron rápidamente entre cuentas antes de ser devueltos fuera del banco.

El aparente intento de oscurecer los préstamos fue detectado por la Prefectura de Economía, entonces dirigida por el cardenal George Pell. Altos funcionarios de la Prefectura de Economía le dijeron a CNA en 2019 que cuando Pell comenzó a exigir detalles de los préstamos, especialmente los relacionados con BSI, Becciu llamó al cardenal a la Secretaría de Estado para una “reprimenda”.

Según los informes, Becciu le dijo a Pell que el cardenal estaba “interfiriendo en asuntos soberanos” al investigar los tratos de la secretaría con BSI.

En febrero de 2020, un segundo ex alto funcionario de la Secretaría de Estado fue suspendido luego de allanamientos en su casa y oficina por parte de investigadores del Vaticano.

monseñor Alberto Perlasca sirvió a Becciu durante casi una década como jefe de la oficina administrativa de la Primera Sección de la secretaría hasta julio de 2019, cuando fue trasladado al Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, la corte suprema de la Santa Sede. Perlasca trabajaba como fiscal en la corte, hasta que allanaron su oficina y su casa en febrero.

En una declaración de julio de 2019, la Santa Sede confirmó que la redada había sido ordenada por los fiscales de la Ciudad del Vaticano como parte de una investigación en curso sobre mala conducta financiera por parte de funcionarios de la Secretaría de Estado y siguió al “interrogatorio” de miembros del personal suspendidos anteriormente, incluido Carlino. .

Un canonista que trabaja con Signatura confirmó a CNA la semana pasada que la oficina de Perlasca ha sido despejada y su número de casos ha sido reasignado.

Si bien la Santa Sede no ha comentado sobre las personas destituidas de sus cargos durante las investigaciones financieras más allá de la declaración del 30 de abril, fuentes cercanas a la secretaría dijeron a CNA la semana pasada que tanto Carlino como Perlasca fueron despedidos del servicio curial.

ed. nota: CNA eliminó partes de esta historia que dependían de los informes de otros pero que no se pudieron verificar de forma independiente.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS