Fue el cristianismo el que salvó la dignidad de la mujer, recuerda.

RÍO DE JANEIRO, 08 mar. 21/03:49 pm (ACI).- Con ocasión del Día En todo el mundo de la Mujer, festejado este 8 de marzo, el arzobispo Fernando Arêas Rifan publicó un artículo en honor a la mujer, en el que recuerda que quienes “salvaron su dignidad” fueron los Cristiandad.

“Como de año en año, les rendimos homenaje por su enorme dignidad y valor frente Dios y los hombres. A todas y cada una de las mujeres, nuestro respeto y nuestra inmensa gratitud”, expresó el Obispo de la Administración Apostólica São João Maria Vianney (RJ).

En este sentido, ha recordado que “fue el cristianismo el que salvó la dignidad de la mujer”. Los obispos explicaron que “la historia, en los testimonios de Juvenal y Ovidio, nos comunica que la moral sexual y la fidelidad conyugal, antes del cristianismo, estaban en extrema humillación”.

“Tenemos la posibilidad de confirmarlo cuando miramos la situación de las mujeres en los pueblos que no tienen el cristianismo”, subrayó.

Dom Rifan entonces señaló que “a inicios del siglo II, Tácito afirmó que una mujer casta era un fenómeno raro”, al tiempo que “Galen, un médico heleno del siglo II, quedó impresionado con la rectitud del accionar sexual de los cristianos. ”.

“Los propios historiadores están obligados a confesar que fueron los cristianos quienes restauraron la dignidad del matrimonio”, fortaleció.

El arzobispo Rifan asimismo reflexionó sobre la igualdad y, para ello, citó el mensaje sobre la mujer, de san Juan Pablo II, de 1995, en el que el entonces Pontífice confirmaba que “igual dignidad no significa ser idéntico al hombre”, porque “esto sólo empobrece a la mujer y a la sociedad en su grupo, deformando o perdiendo la singular riqueza y los valores propios de la feminidad”.

“A los ojos de la Iglesia, el hombre y la mujer fueron llamados por el Constructor a vivir en profunda comunión uno con otro, conociéndose, dándose y actuando juntos, intentando encontrar el bien común con las especificaciones complementarias de lo femenino. y masculino”, declaró san Juan Pablo II en su mensaje.

Además, el Prelado apuntó que era en la Iglesia donde las mujeres hallaban, “según su propia condición, su lugar digno: se les dejaba conformar comunidades religiosas dotadas de gobierno propio, regentar sus academias, conventos, colegios, centros de salud y orfanatos, algo impensable en el mundo antiguo”.

No obstante, lamentó que muchas veces no se reconoce la dignidad de las mujeres y son blanco de agresiones.

En este sentido, recordó que en su vídeo de pretenciones de oración del mes pasado, el Papa Francisco pidió “al planeta rezar por las mujeres que padecen distintas maneras de abuso”.

“El fuerte llamamiento del Pontífice es contra los diferentes tipos de crueldad que han generado un ‘esencial número’ de mujeres ‘golpeadas, ofendidas y violadas’. Frente este género de ‘cobardías y degradaciones para toda la humanidad’, Francisco pide que sean protegidos por la sociedad y que se escuche el sufrimiento de las víctimas, a través del ‘grito de auxilio’”, concluyó monseñor Rifan, recordando el llamado a oración del Santo Padre.

Verifique también: