Fray Vanderley es ordenado sacerdote por D.

“No sé qué motivó a Fray Vanderley en su buen corazón a darme la presidencia de este instante único en su vida: la ordenación sacerdotal. Se podrían haber elegido tantos santos y sabios obispos y arzobispos de la familia franciscana, y sin embargo llamó a la puerta de este frágil y pecador obispo de Colatina. No te ocultaré que se encontraba muy feliz. Estoy complacido. Amo a Francisco y Clara. Amo la pasión. Como en el cielo no hay celos, es verdad que Don Bosco me aplaude y me acompaña”.

Y fue en este clima fraterno, de devoción y amor por Francisco de Asís que se hizo la Ordenación Presbiteral de Fray Vanderley Grassi (24/3). El bello Santuario de Vila Velha, lleno de fieles y amigos, se realizó aún mucho más bello. Más precioso por el ejemplo de Fray Vanderley, por su elección de vida, por su facilidad y fraternidad. Mucho más bella por la presencia de su familia, sus progenitores, Seu Jovino y Doña Mariazinha, sus hermanos, sobrinos, tíos y primos. El Santuario fue aún más hermoso por la destacable presencia de las comunidades que pertenecen a la parroquia Nossa Senhora do Rosário. Aún mucho más bella la existencia de los hermanos que vinieron de lejos para formar parte de este instante único en la vida de nuestro cohermano. Aún más hermosa la existencia de amigos de Petrópolis, Nilópolis, Florianópolis que confrontaron horas y horas de sendero para estar al lado de su amigo y hermano Fray Vanderley. Al final, el Santuario quedó mucho más precioso que jamás por el calor de la fe, de la amistad y de la seguridad de que había otro hombre de Dios, otro Francisco de Agarráis que, como ha dicho Don Décio, tiene el desafío constante de:

Ver y escuchar al Señor Jesús y conformaros con su Vida y su Palabra;Vive el cariño y la clemencia;Acercarse a los pobres ahora los que padecen y hallar en ellos dulzura para el alma y el cuerpo;Medita todo el tiempo sobre la grandeza del don sacerdotal.

Fue una celebración sencilla, al estilo franciscano. Pero una celebración con una liturgia bien lista y mucha participación de la reunión de leales, todos cantamos bastante y alabamos a Dios por el don de la vocación de Fray Vanderley.

Un momento impactante y emotivo fue cuando fray Valdecir Schwambach, guardián del Convento de Penha, anunció la entronización de la imagen peregrina de Nossa Senhora da Penha, tan particular para nosotras capixabas, y que, indudablemente, alimentó la vocación de fray Vanderley . Todos de pie, con emoción y devoción nos llega a Nuestra Señora de la Penha cantando el himno “Virgem da Penha”.

Varios monjes vinieron de lejos para formar parte en esta Ordenación, de Petrópolis, Nilópolis, capuchinos que también acompañaron la vocación de Fray Vanderley. Nuestra Regional de Espírito Beato también estuvo representada por las 3 fraternidades, el Convento de Penha, el Santuario del Divino Espírito Santurrón y Santo Antônio de Santana Galvão de Colatina. Fr. Sandro Roberto da Costa representó al Ministro provincial. Asimismo estuvo presente fr. Mário Tagliari, definidor de la Regional de Frei Vanderley. Fuerte instante de fraternidad.

La Celebración siguió su ritmo normal y sereno. Instantes fuertes como la letanía de todos los beatos, la unción de manos, la primera bendición a los progenitores, la oración y el saludo de todos y cada uno de los hermanos al nuevo sacerdote, sin duda conmovieron a todos, especialmente a los que formaron parte de una Ordenación para el primera vez Otros momentos asimismo fueron fuertes, como el homenaje a nuestra Parroquia realizado por la Sra. Zilma Rita Souza, seguido de la entrega de muchas, muchas rosas a Fray Vanderley, que luego fueron distribuidas al pueblo, simbolizando los regalos que recibe el párroco y comparte con el pueblo de Dios. Fray Vanderley adjuntado con sus padres también ofrecieron rosas a Nossa Senhora da Penha.

Mucho se dijo ya en estos días, merced a la Comunidad Parroquial por su deber y disponibilidad, a los equipos de acogida, apoyo y cocina, a los equipos de liturgia y canto y a todos y cada uno de los que, en sus opciones, contribuyeron a llevar a cabo de este un evento profundamente espiritual. acontecimiento se realice lo más veloz posible. Gracias de corazón a todos y cada uno de los cohermanos que participaron en la Semana Misionera y que compartieron nuestra fraternidad en estos días.

Pero además de felicitaciones y mi compromiso de oración por Fray Vanderley, quisiese, de forma muy personal, agradecerle. Gracias por su manera sencilla, fraterna y amable, por su convivencia día tras día en la preparación de este gran día. Gracias primordialmente por la posibilidad que nos disteis aquí en Vila Velha de formar parte y compartir vuestra alegría y emociones, por la posibilidad de la Semana Misionera donde nos acercamos a nuestra gente, sea rica, pobre, anciana o joven. Gracias por darnos la posibilidad, en estos días, de ser tocados por el enorme amor de Dios en nuestros corazones, por sentir la acción del Espíritu Santurrón actuando en nuestro diario vivir, en nuestras vidas. Gracias por, quizás aun sin saberlo, hacer un bien tan grande a todos nosotros, un bien en nuestra vida como hombres, como religiosos, como franciscanos. El hermano Clarence me ha dicho ayer que estos días de misión, esta ordenación va a hacer un bien colosal a nuestra parroquia y completo que esto sucederá por el hecho de que hicieron un bien mucho mayor a nosotros hermanos.

¡Gracias hermano! Eras considerablemente más que un hermano estos días. Empleando las expresiones de Dom Décio, te deseo “vuélvete obrero madrugador en la construcción de comunidades eclesiales y no solo de edificios, que Francisco y Clara guíen tus pasos. Que Nuestra Señora de los Ángeles, Nuestra Señora de Penha les proteja el día de hoy y siempre”.

Fray Santiago F. Gomes Neto