Fray Diego comienza su ministerio

Por Moacir Bego

Lagos (SC) – El nuevo sacerdote Frei Diego Melo no ha podido recibir mejor obsequio que el cariño y la acogida de la Comunidad de São Miguel, en Lages (SC), donde nació, medró y volvió para cumplir su sueño de ser apóstol de Cristo . A lo largo de una semana, la Red social se movilizó para preparar la ordenación sacerdotal (ver video) y dio una gran demostración de cariño y fe en la Primera Misa, conmemorada este domingo (12/02), ocasión de participar de este momento y la Capilla se realizó demasiado pequeño para tanta gente.

Sereno y apacible, fray Diego presidió su primera celebración eucarística, a su lado sus cohermanos y diáconos fray Vanderlei Grassi y fray Wilson Batista Simão, que serán organizados a objetivos de este semestre; el párroco de Nossa Senhora Aparecida, Fray Gentil Branco; su predicador, fray Bertolino Thol; y el Ministro provincial, fr. Fidêncio Vanboemmel. El obispo ordenante, Dom Irineu Andreassa, OFM, se sentó en la primera fila de la iglesia junto a los padres y hermanos de Frei Diego. Estuvieron presentes mucho más de 30 frailes, aparte de religiosos y religiosas, seminaristas del Seminario São Francisco de Assis de Ituporanga y un grupo de amigos y feligreses de Nilópolis y Petrópolis (RJ), que vinieron para su ordenación.

Fray Diego buscó a los frailes del Convento São José cuando empezó su discernimiento vocacional en 2001. El primer fraile que lo recibió fue fray Bertolino Tholl y, en consecuencia, fue escogido por fray Diego para pronunciar la homilía en su Primera Misa. El actual vicario parroquial de Ituporanga, fray Bertolino, inició su predicación recordando que la misión asumida por fray Diego, que es la misión de todos los discípulos de Cristo, es la de evangelizar. Según él, la evangelización es considerablemente más que proclamar con expresiones la presencia del Reino de Dios entre nosotros, sino más bien hacerlo presente mediante nuestras acciones.

Para fray Bertolino, el Evangelio de Marcos de la curación del leproso nos asiste a comprender qué término contamos de Dios en la manera en que acogemos al otro, especialmente cuando ese otro es un “leproso” de nuestros días, una persona marginada. “Hermano Diego, no puedes dejar de evangelizar con el anuncio de la Palabra, pero nunca olvides evangelizar estando presente con la multitud, saliendo al acercamiento de todos los ‘leprosos’ de nuestros días, como lo hizo San Francisco de Asís, oyendo sus lamentos. y aflicciones y promoviendo acciones que hagan florecer la vida donde es maltratada. Para que te conviertas en un evangelizador que da vida plena a todos, no poseas miedo de retirarte y subir al monte al acercamiento del Padre mediante la meditación incesante de la Palabra de Dios, mediante la Eucaristía y teniendo el valor de plegar las rodillas cada día y frecuentemente cada día”, enseñó.

La respuesta de la red social conmovió a Frei Diego, quien no se fatigaba de elogiar y agradecer. “Aún repartiendo la comunión, pude ver las manos encallecidas de la gente, manos que trabajan en los aserraderos, en el campo o en el trabajo familiar. Por eso, toda vez que vengo aquí, renuevo la certeza de que el Reino de Dios es para todos, pero especialmente para los pobres”, ha dicho fray Diego, pidiendo: “Jamás me dejen olvidar mis raíces, de una familia fácil y un red social fácil y pobre, pero que no pierde la fe”.

El nuevo sacerdote siempre y en todo momento habló con emoción a su familia, en especial a su madre, doña Roseli, quien jugó un papel importante en su vocación. “En el momento en que era niño, escuché a alguien decir que cualquier persona que tiene a Jesús tiene una luz dentro de sí. Llegué a casa, abrí la boca para ver si veía a Jesús adentro. yo no vi El día de hoy, veo esa luz en mí. No es mi brillo, no es mi luz, pero es exactamente el mismo Jesús que está dentro de mí y que me ayudaste a descubrir”, añadió. Fuera de la celebración, lo que se vio en Lages fue el milagro de compartir. Tanto la Red social de São Miguel, como la Fraternidad de São José y la Parroquia de Nossa Senhora Aparecida no escatimaron sacrificios para recibir a los monjes y visitantes de la mejor manera viable.