RELIGION CRISTIANA

Fortaleza: una virtud cardinal y un don del Espíritu Santo

La fortaleza es una de las cuatro virtudes cardinales

La fortaleza es una de las cuatro virtudes cardinales. Eso significa que la virtud de la fortaleza puede ser practicada por cualquier persona, cristiana o no. A diferencia de las virtudes teologales, las virtudes cardinales no son, en sí mismas, dones de Dios por gracia, sino fruto del hábito.

La virtud de la fortaleza es comúnmente llamada coraje, pero es diferente de lo que consideramos coraje hoy. La fortaleza es siempre razonada y razonable; la persona que ejerce la fortaleza está dispuesta a ponerse en peligro si es necesario, pero no busca el peligro por el peligro. La fortaleza siempre sirve a un propósito superior.

La fortaleza es la tercera de las virtudes cardinales

Santo Tomás de Aquino clasificó la fortaleza como la tercera de las virtudes cardinales porque sirve a las virtudes superiores de la prudencia y la justicia. La fortaleza es la virtud que nos permite vencer el miedo y permanecer firmes en nuestra voluntad frente a todos los obstáculos, físicos y espirituales. La prudencia y la justicia son las virtudes por las que decidimos lo que hay que hacer; la fortaleza nos da la fuerza para hacerlo.

Lo que no es la fortaleza

La fortaleza no es temeridad o temeridad o “entrar precipitadamente donde los ángeles temen pisar”. De hecho, parte de la virtud de la fortaleza, como el P. John A. Hardon, SJ señala en su Diccionario Católico Moderno, es el “refrenamiento de la imprudencia”. Poner en peligro el cuerpo o la vida cuando no es necesario no es fortaleza sino necedad; actuar precipitadamente no es una virtud, sino un vicio.

La fortaleza es un don del Espíritu Santo

A veces, sin embargo, es necesario el último sacrificio para defender lo que es correcto en este mundo y salvar nuestras almas en el próximo. La fortaleza es la virtud de los mártires, que están dispuestos a dar la vida antes que renunciar a la fe. Ese sacrificio puede ser pasivo —los mártires cristianos no buscan activamente morir por su fe— pero, no obstante, es determinado y resuelto.

La fortaleza es la virtud de los mártires

Es en el martirio donde vemos el mejor ejemplo de fortaleza que se eleva por encima de una mera virtud cardinal (que cualquiera puede practicar) en uno de los siete dones del Espíritu Santo enumerados en Isaías 11:2-3. Pero la fortaleza como don del Espíritu Santo se manifiesta también, como señala la Enciclopedia Católica, «en el coraje moral contra el mal espíritu de los tiempos, contra las modas impropias, contra el respeto humano, contra la común tendencia a buscar al menos lo cómodo, si no la voluptuosa”. En otras palabras, la fortaleza es la virtud que nos ayuda a defender lo que es correcto, incluso cuando otros dicen que la creencia cristiana o la acción moral están “anticuadas”.

La fortaleza, como don del Espíritu Santo, también nos permite hacer frente a la pobreza y la pérdida, y cultivar las virtudes cristianas que nos permiten elevarnos por encima de las exigencias básicas del cristianismo. Los santos, en su amor a Dios y al prójimo y en su empeño por hacer el bien, manifiestan la fortaleza como don sobrenatural del Espíritu Santo, y no meramente como virtud cardinal.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS