Exrector jesuita critica la bendición del “no” del Vaticano a

Localidad de México, 19 de marzo. 21 / 09:19 am (ACI).- El P. David Fernández Ávalos, exrector de la Universidad Iberoamericana (La Ibero) en la Ciudad de México, criticó el veto del Vaticano a las bendiciones para las parejas gays.

Por medio de su cuenta de Twitter el 15 de marzo, el p. Fernández Dávalos, quien dejó la rectoría de La Ibero en el mes de septiembre de 2020 luego de seis años en el cargo, dijo que “es un día triste. Me entristece lo que se dijo por la Congregación para la Doctrina de la Fe”.

Junto a su mensaje, el sacerdote jesuita añadió una imagen de Jesús acariciando una oveja pintada con los tonos del arcoíris que usa la causa LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transgénero).

Cuando se le preguntó sobre su mensaje, que contradice al Papa Francisco y al cardenal Luis Francisco Ladaria Ferrer, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF), ambos jesuitas, el p. Fernández Dávalos mencionó que “es una posición personal. Se necesita una reforma eclesiástica y está avanzando mucho más lentamente de lo que a mí en lo personal me agradaría”.

“La iglesia es compleja, como lo es la sociedad, con contradicciones e deficiencias”, expresó.

En medio de la disputa, el P. Fernández Dávalos borró su cuenta de Twitter.

Las publicaciones borradas por el sacerdote jesuita mexicano aún se pueden ver AQUÍ.

El 15 de marzo, la Congregación para la Doctrina de la Fe declaró “ilegal toda forma de bendición que tienda a admitir” las uniones gays.

“No es lícito conceder bendición a las relaciones, ni siquiera a las uniones equilibrados, que impliquen una práctica sexual fuera del matrimonio (o sea, fuera de la unión indisoluble de un hombre y una mujer, abierta por sí sola a la transmisión de la vida ), como es el caso de las uniones del mismo sexo”, dijo el Dicasterio Vaticano.

La Congregación para la Doctrina de la Fe precisó que la Iglesia “no bendice ni puede bendecir el pecado: bendice a los seres humanos pecadores, para que se reconozcan parte de su plan de amor y se dejen transformar por Él. De hecho, Él ‘nos acepta como somos, pero jamás nos deja tal como somos’”.

En diálogo con ACI Prensa, la agencia en español del grupo ACI, el p. Hugo Valdemar, canónigo penitenciario de la Arquidiócesis Primada de México, lamentó que el p. Fernández Dávalos “está contaminado, como la mayoría de los jesuitas, de una mentalidad mundana que es esencialmente anticristiana”.

“No entienden que la fe no puede estar de tendencia. No es Dios y su palabra los que deben amoldarse a la inmoralidad, sino que la fe radica ante todo en la obediencia a Dios”, subrayó.

“Jesús lo dice claramente en el Evangelio de Juan: ‘Si alguno me ama, mi palabra guardará’. Y el sexto mandamiento es muy claro acerca de evitar la inmoralidad sexual.

“No hay forma de contradecir la doctrina bíblica del Viejo Testamento o del Nuevo, donde San Pablo condena claramente las prácticas gays”, añadió.

El exrector de La Ibero no fue el único sacerdote jesuita que usó las comunidades para criticar al Vaticano.

Entre otros muchos curas jesuitas que publicaron pistas en Twitter sobre peticiones de perdón y construcción de puentes, el p. Jonathan Marín, profesor de la Pontificia Universidad Javeriana de Colombia, calificó de “lamentable” la decisión del Vaticano sobre las bendiciones para las parejas gays.

Además de esto, afirmó que “la declaración de la CDF NO es un dogma de fe, si bien tenga algún valor magisterial”.

para el padre Valdemar, los curas que rechazan las disposiciones del Vaticano “no desean obedecer ni servir a Dios, sino más bien una Iglesia a la moda, mundana, irracional, sentimentalista”.

“Pero la Congregación para la Doctrina de la Fe fue contundente y cerró terminantemente esta perversión verdaderamente satánica de esperar santificar el pecado, una bendición para una relación pecaminosa es una blasfemia, una burla a la santidad de Dios y un desafío a su ley natural”, señaló. .

La verdadera pastoral de la Iglesia hacia los gays

Pie. Hugo Valdemar destacó que “el mayor bien de la gente, sean heterosexuales u homosexuales, es su eterna salvación”.

Es lo que hace la Iglesia, dijo, “cuando afirma en el Catecismo que las relaciones homosexuales son intrínsecamente inmorales, con lo que están llamados a vivir la cruz de la castidad”.

“Charlar la verdad con tus fuerzas es la mayor caridad, porque esa es la única manera de lograr la salvación. Por contra, mentir a los gays haciéndoles opinar que Dios bendice sus vidas de pecado cuando conviven es puro odio, pues el engaño los va a llevar a la condenación eterna adjuntado con sus engañadores”, señaló.

“Decir la verdad, decir las cosas por su nombre no es discriminación, sino más bien un acto de verdadera caridad”, ha dicho.

Pie. Valdemar destacó que una auténtica atención pastoral a la gente con atracción por exactamente el mismo sexo es aquella “en la que los homosexuales son acogidos con sutileza y caridad, integrados en la vida de la Iglesia, llamados a vivir en castidad, animados a frecuentar los sacramentos y Esforzaos por entrar en el Reino por la puerta estrecha, pues ancha es la puerta de la condenación”.

“Es falso que la Iglesia rechace y discrimine a las personas con tendencias homosexuales. Lo que rechaza son los actos homosexuales, pues son pecados, ofenden a Dios y, como todos los errores, destrozan a la persona que los comete”, explicó.

El sacerdote mexicano afirmó que “me admito a muchas personas con estas tendencias y nunca he discriminado ni deteriorado a nadie. Me queda claro el gran sufrimiento que padecen y la muy, muy dura lucha por ser fieles a Dios y permanecer en su gracia”.

“La auténtica tarea pastoral a favor de estas personas es decirles la verdad, animarlas a vivir su fe con verídica valentía y desinterés ya santificarse en su situación especial. Es dejarles claro que nada es imposible para Dios”, resaltó.

Anunciado inicialmente en ACI Press. Traducido y adaptado por Nathália Queiroz.

Verifique asimismo: