Experto en bioética: La victoria contra la eutanasia en Portugal no

Lisboa, 22 de marzo. 21/05:00 pm (ACI).- El 15 de marzo, después del análisis de la Corte Constitucional que desaprobó artículos de la Ley de Eutanasia, el presidente Marcelo Rebelo de Sousa vetó la propuesta y la envió de vuelta al parlamento portugués para alegría de los obispos católicos. y defensores de la vida. Sin embargo, un experto en bioética de la Universidad Católica de Portugal (UCP) teme que este júbilo pueda durar poco, pues hubo una inconsistencia en el dictamen de la Corte que puede ofrecer pistas a fin de que los defensores de la eutanasia hagan imbatible la iniciativa en su próximo boceto. .

Ana Sofia Carvalho, del Centro de Bioética de la Facultad Católica, miembro del Consejo Nacional de Ética para las Ciencias de la Vida, concedió una reciente entrevista conjunta a Rádio Renascença y a la Agencia ECCLESIA, del episcopado portugués, donde destaca que la decisión del TC no consideró que, “como concepto”, la iniciativa es inconstitucional, fallando así en la estrategia de blindar la vida en frente de la propuesta de ley, la aprobación del suicidio asistido.

Consultada sobre si el veto presidencial y la decisión del Tribunal Constitucional (TC) fueron una victoria para la vida en su país, Ana Sofia Carvalho ha dicho: “Una victoria ciertamente no es así, y eso está clarísimo en las 90 páginas del archivo”.

En efecto, lo que llama la atención es que los jueces del TC fueron alén de lo pedido por el presidente Rebelo de Sousa y no se limitaron a declarar inconstitucional la iniciativa, sino, en el artículo de la sentencia, terminaron insertando la afirmación de que la eutanasia, por en sí, no violaría la Constitución, no violaría el derecho a la vida.

El peligro es que ahora detallar un grupo de situaciones que ahora los miembros del congreso de los diputados van a poder emplear para realizar más concreto este término (la eutanasia). Eso deja la defensa de la vida frente a esta práctica en una “rampa deslizante”, y Portugal ya estaría “en la mitad de la rampa”, en palabras de Ana Carvalho.

“Lo que está sucediendo con la rampa deslizante, lo que hemos visto en países como los Países Bajos y Bélgica, fundamentalmente, estamos empezando a utilizar la eutanasia a otras personas que tienen patologías que no son mortales, fué una prueba de que hay, efectivamente, esta rampa deslizante”, apunta.

“La redacción de esta ley específica pone a Portugal en medio de la rampa, o sea, ahora hemos empezado a deslizarnos. Cuando hablamos de ‘lesión determinante’ -y mira, es permanente, no es mortal- ‘increíblemente grave’, según el consenso científico, esto abre la puerta a situaciones absolutamente inadmisibles”, explicó.

Ana Sofia Carvalho entiende que es necesario respetar el producto 24 de la Constitución portuguesa, sobre el derecho a la vida, que establece que “la vida humana es inviolable”.

“Inviolable es inviolable. No hay grados de inviolabilidad”, mantiene el experto que asimismo criticó el “instante elegido por la Reunión de la República” para votar la propuesta.

Los representantes discutieron la propuesta de Ley de Eutanasia en el primer mes del año y febrero, que representó el período con mucho más muertes por Covid-19 en Portugal, luego de un breve relevo de las medidas de contención de la pandemia con motivo de las festividades navideñas.

El especialista garantizó que la propuesta va a ser votada de nuevo y presentada al presidente próximamente.

“Que se marcha a cambiar la ley, creo que no existe duda. Por cierto, esta fue una bandera de algunos miembros del congreso de los diputados, que no rehuyeron enseñar y aprobar una legislación de esa naturaleza en el momento en que el país vivía la catástrofe del Covid, en uno de sus peores días”, resaltó Ana Sofia Carvalho.

El experto del Instituto de Bioética de la Facultad Católica de Portugal, concluye que “en tiempos de Covid y en el período post-Covid, vamos a vivir situaciones de escasez de recursos para la salud, de forma absolutamente singular” y prevé un “ sunami de inmensas adversidades para los que cuidan y para los que son cuidados”, en el periodo pospandemia en Portugal.

Contrastar: