NOTICIAS

Esperanza cristiana y Covid-19

Un letrero afuera de la Iglesia St. Matthew en Allouez, Wisconsin, el 13 de marzo de 2020. (Foto de CNS/Sam Lucero, The Compass)

No deseo dramatizar demasiado nuestros desafíos actuales, pero dado que muchas personas leen varios artículos diariamente sobre la propagación de la pandemia de Covid-19, tal vez este sea un buen momento para recordar el pequeño y profundo sermón de CS Lewis titulado “Aprender en tiempos de guerra”. ”, predicado en Oxford en la iglesia de St. Mary the Virgin en el otoño de 1939. Es una pequeña pieza maravillosa, y recomiendo encontrarla en línea y leerla completa. Pero, por supuesto, Lewis se dirigía a personas que se preguntaban ansiosamente qué les esperaba en la próxima guerra, mientras que nosotros nos preguntamos ansiosamente qué nos espera si la pandemia de coronavirus empeora. Incluso los más temerosos entre nosotros probablemente estarían dispuestos a admitir que la audiencia de Lewis tenía más razones para estar ansiosa que nosotros actualmente. Estaban viendo la posibilidad muy real de bombardeos terroristas nocturnos, la destrucción de ciudades enteras, la muerte de miles y la posible derrota y esclavitud a manos de Hitler y sus fuerzas militares mecanizadas.

Y, sin embargo, las lecciones de Lewis siguen siendo relevantes e invaluables hoy en día cuando enfrentamos nuestras propias ansiedades menores, pero aún significativas.

¿No podríamos decir sobre la pandemia, por ejemplo, lo que dijo Lewis sobre la guerra? “La guerra no crea una situación absolutamente nueva: simplemente agrava la situación humana permanente para que ya no podamos ignorarla. La vida humana siempre se ha vivido al borde de un precipicio”. Cosas como las pandemias y las guerras hacen que la muerte sea real para nosotros, mientras que antes la mayoría de nosotros mantenemos ese pensamiento solo de forma abstracta en algún cuarto trasero de nuestras mentes. “La guerra hace que la muerte sea real para nosotros”, escribió Lewis, “y eso habría sido considerado como una de sus bendiciones por la mayoría de los grandes cristianos del pasado. Pensaron que era bueno para nosotros ser siempre conscientes de nuestra mortalidad. Me inclino a pensar que tenían razón. Toda la vida animal en nosotros, todos los esquemas de felicidad que se centraban en este mundo, estuvieron siempre condenados a una frustración final. En tiempos ordinarios sólo un hombre sabio puede darse cuenta. Ahora los más estúpidos de nosotros lo sabemos. Vemos inequívocamente el tipo de universo en el que hemos estado viviendo todo el tiempo, y debemos aceptarlo. Si teníamos esperanzas tontas y no cristianas acerca de la cultura humana, ahora se han hecho añicos. Si pensáramos que estábamos construyendo un cielo en la tierra, si buscáramos algo que transformaría el mundo actual de un lugar de peregrinaje en una ciudad permanente que satisfaga el alma del hombre, estamos desilusionados, y no un momento demasiado pronto”.

“No dejen que sus nervios y emociones los lleven a pensar que su situación actual es más anormal de lo que realmente es”, amonestó Lewis a sus oyentes. ¿No estamos siempre viviendo en la sombra de la muerte, simplemente no nos damos cuenta? ¿No ha tenido que existir la cultura humana bajo la sombra de algo infinitamente más importante que ella misma? ¿Realmente pensamos que estaríamos aislados de todas las penas y problemas del mundo si mantuviéramos suficiente dinero en nuestras cuentas de inversión o si tuviéramos a los líderes políticos adecuados a cargo? Si trabajáramos bajo tales ilusiones, sin duda es mejor para nosotros estar libres de ellas.

Es mejor darse cuenta ahora mismo de que no importa quién esté a cargo y cuánta tecnología tengamos, de lo que más debemos depender es de los demás. Y cuando la crisis haya pasado, debemos recordar que nuestro mayor tesoro y el recurso más confiable al que podemos recurrir son las relaciones que hemos establecido con los demás y la devoción común que tenemos por el bien común de la comunidad. Pronto vamos a estar completando la Reserva Estratégica de Petróleo. Eso es bueno, supongo, aunque carezco de la experiencia para saberlo con certeza. Pero estoy bastante seguro de que deberíamos estar continuamente llenando nuestras reservas de capital social.

“Nos equivocamos cuando comparamos la guerra con la ‘vida normal’”, escribe Lewis. “La vida nunca ha sido normal. Incluso aquellos períodos que consideramos más tranquilos… resultan, al examinarlos más de cerca, estar llenos de gritos, alarmas, dificultades, emergencias”. La pregunta, por supuesto, es cómo los enfrentamos. Se mide el carácter de una persona, o de un pueblo, por cómo se enfrenta a la adversidad. ¿Quién no brilla cuando los tiempos corren y las cosas van bien? Sólo cuando nos amenaza el peligro somos probados. ¿Estamos a la altura? ¿Hicimos suficientes inversiones en nuestras relaciones, en nuestras cuentas bancarias de capital social? Supongo que lo averiguaremos.

Los primeros indicios son que al pueblo estadounidense le está yendo bastante bien, al menos en mantenerse alejado el uno del otro; no tan bien cuando se trata de acumular suministros. Pero todo estará bien y todo tipo de cosas estarán bien si los acaparadores terminan compartiendo amablemente con sus vecinos si surge la necesidad.

Los medios de comunicación, por el contrario, han sido un desastre, como todo el mundo sospechaba que sería. gracias a dios por el internet; propaga mucha información podrida, pero al menos allí se puede encontrar información sólida y confiable si se busca con diligencia e inteligencia. Uno podría haber deseado que las fuentes de los principales medios de comunicación hubieran pedido un descanso de su costumbre habitual de actuar como luchadores gritando a la cámara antes de una pelea de WWE, pero la gente desarrolla hábitos. Cuando todo es un crisisno tienes nada nuevo que decir ni nuevos hábitos a los que recurrir cuando un actual la crisis asoma su fea cabeza.

Lo que TS Eliot dijo de la prensa hace décadas sigue siendo cierto:

Comunicarse con Marte, conversar con espíritus, Informar del comportamiento del monstruo marino, Describir el horóscopo, aruspicar o adivinar, Observar enfermedades en las firmas, Evocar Biografía de las arrugas de la palma Y tragedia de los dedos; lanzar augurios por sortilegio, u hojas de té, adivinar lo inevitable con naipes, jugar con pentagramas o ácidos barbitúricos, o diseccionar la imagen recurrente en terrores preconscientes: explorar el útero, la tumba o los sueños; todos estos son pasatiempos habituales y drogas, y características de la prensa: y siempre lo serán, algunos de ellos especialmente cuando hay angustia de naciones y perplejidad, ya sea en las costas de Asia o en Edgware Road.

Suficientemente cierto. “Pero aprehender / El punto de intersección de lo atemporal / Con el tiempo”, escribe Eliot, “es una ocupación para el santo:

Ninguna ocupación tampoco, sino algo dado y tomado, en una vida de muerte en el amor, ardor y desinterés y entrega de sí mismo.

¿Somos santos? ¿Con qué melodía elegiremos bailar? Podríamos preferir decir: “Mío”, pero esta es otra ilusión peligrosa. Ninguno de nosotros vive solo. Hoy me enteré de la muerte de un viejo amigo a quien no había visto en años que murió en un vuelo de regreso de la India. ¿Fue el coronavirus? No tengo ni idea. Pero ya sea que haya sido o no el virus el que causó todo el pánico actual que causó su muerte, todavía se ha ido. Su familia y compañeros sufren el mismo dolor. Su vida era igual de preciosa e igual de frágil.

Tiempos como estos deberían revelarnos cada vez más claramente por qué tanto el libertarismo como el socialismo son sistemas engañosos basados ​​en explicaciones inadecuadas de la persona humana. La vida de nadie debe estar o, en última instancia, puede estar desconectada de la vida y el bienestar de los demás. Y, sin embargo, el Estado no puede ser todo para todas las personas. El Estado tiene su papel, pero en última instancia no puede reemplazar el cuidado y la preocupación de los vecinos, como tampoco cualquier “sistema” puede obviar la necesidad de la virtud, la bondad, la compasión, el coraje, la generosidad y la autodisciplina frente a la adversidad. .

Permítanme terminar, entonces, si se me permite, con una historia bellamente contada en un maravilloso artículo de la profesora de Providence College Holly Taylor Coolman titulado “Amidst Plagues”, que, a pesar del título, trataba sobre el cuidado de crianza y no sobre nuestro actual pandemia, y sin embargo, cuya lección es completamente relevante, no obstante.

“Entre los siglos II y VI”, escribe el prof. Coolman, “cuando el cristianismo aún era nuevo, una serie de devastadoras plagas azotaron al mundo romano. Recorriendo el Imperio, acabaron con la vida de hasta un tercio de la población, devastando familias y ciudades. En el siglo III, apareció un brote particularmente vicioso. En su apogeo, de 250 a 262, se decía que morían 5.000 personas al día en la ciudad capital de Roma. Los derribados sufrieron una muerte horrible y dolorosa.

“Incluso en una época que no comprendía los detalles de la teoría de los gérmenes, el peligro de contagio era bien conocido. Muchos de los que pudieron, huyeron, incluidos médicos paganos y sacerdotes que abandonaron las principales ciudades durante brotes significativos. Los que más podían ayudar a las víctimas, entonces, las abandonaron. A los que sufrían se les dejaba sufrir solos. En medio de esto, muchos cristianos tomaron un camino diferente. Dionisio, obispo de Alejandría informó que:

Muchos de nuestros hermanos cristianos mostraron un amor y una lealtad sin límites, sin escatimarse nunca y pensando únicamente en los demás. Despreocupados del peligro, se hicieron cargo de los enfermos, atendiendo todas sus necesidades y ministrándolos en Cristo, y con ellos partieron esta vida serenamente felices; porque fueron infectados por otros con la enfermedad, atrayendo sobre sí mismos la enfermedad de su prójimo y aceptando alegremente sus dolores.

Cipriano, obispo de Cartago, dijo explícitamente que consideraba la situación como una especie de prueba.

¡Qué gran cosa, qué pertinente, qué necesaria, esa pestilencia y plaga que parece horrible y mortal, escudriña la justicia de cada uno, y examina las mentes de la raza humana, para ver si los que gozan de salud tienden a la enfermo.

“¿Qué tipo de personas… eran estos primeros cristianos?” pregunta el profesor Coolman. “¿Qué concepción de la justicia podría impulsarlos a apresurarse a servir a los que sufrían, incluso con un profundo riesgo para ellos mismos? Y, quizás lo más importante, ¿qué significaría para nosotros imaginarlos como nuestro estándar y guía? Tendríamos que imaginar un pueblo tan profundamente comprometido con su prójimo que arriesgaría su vida por él, y arriesgaría su vida quizás ni siquiera para salvarla, sino simplemente para estar presente y quizás para hablarle de otra vida”.

La pregunta que los cristianos deben hacerse hoy es: ¿podemos imaginar todavía a un pueblo así como nuestro estandarte y guía? ¿O vamos a seguir teniendo nuestra imaginación llena de fantasmas, demonios y terrores que nos alimentan a diario los medios de comunicación, que se alimentan de nuestra ansiedad y pánico como un vampiro se alimenta de sangre? La esperanza cristiana se fortalece con la sangre de una muerte diferente, una muerte sacrificial por la cual la muerte fue destruida. “La cultura humana”, como dijo CS Lewis a su audiencia de ciudadanos británicos asustados que pronto enfrentarían los terrores del Blitz, “siempre ha tenido que existir bajo la sombra de algo infinitamente más importante que ella misma”.

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS