Enseñar a los niños no es “religión contra ciencia”, sino “religión y ciencia”

(Imagen: paulinastore.com)

Un nuevo libro me llevó de regreso a mis días de ciencia en la escuela secundaria y me recordó un estudio muy angustioso de hace cinco años.

Nunca me gustó mucho la ciencia, pero me fue razonablemente bien, hasta química en el tercer año bajo las rigurosas exigencias de la Hna. Mary Jordan. La Hna. Jordan era una maestra joven y brillante cuyo único defecto fue que pensó que todos tenían tanto el interés como la habilidad de Lavoisier, que fue su plataforma de lanzamiento para el curso. Me molestaba la clase porque era la primera vez en mi carrera académica que realmente tenía que estudiar. El primer período de calificación me ofreció otra primicia: mi primera “C”. Después de todos estos años, todavía me sorprende mi “moxie” al acercarme al Sr. Jordan, “inocentemente” preguntándole si la “C” en química podría haber sido un error. “Sí, Sr. Stravinskas”, respondió rápidamente, “debería haber sido una ‘D’, pero no quería arruinar sus posibilidades de inscribirse en la Sociedad Nacional de Honor. Sin embargo, la caridad es solo para este trimestre, así que abróchense el cinturón”. El “abrocharse el cinturón” me permitió ganar (y realmente ganar) una “B” por el resto del año.

Cuando llegó la selección de cursos para el último año, evité cuidadosamente la física y opté por la mecanografía. Nuestra indomable consejera, la Hna. Francis Rita, me llamó a su oficina, preguntándome si había llenado la casilla equivocada. “No, hermana, no me gusta la ciencia”. “Estás en la carrera de honores y deberías estar tomando física. Además, ¡escribir es para chicas!” Al volver a casa, le rogué a mi madre que interviniera; con gran desgana, accedió (sólo la segunda vez en trece años en contra de la decisión de una monja). La hermana fue tan enfática con mi madre como conmigo, pero mi madre finalmente la agotó con la línea: “Hermana, Peter ingresará al seminario el próximo año; le servirá más la mecanografía como sacerdote que la física. La hermana asintió.

Con tales anécdotas, el lector estaría bastante justificado al enterarse de que mi actitud hacia la ciencia cambió drásticamente durante mi tiempo como maestra y administradora de escuela secundaria. Lo que lleva al estudio informado en 2016 por Matt Hadro sobre Agencia Católica de Noticias; el titular lo resume clara y dolorosamente: “Por qué los católicos están dejando la fe a los 10 años, y qué pueden hacer los padres al respecto”. El Dr. Mark Gray, investigador principal asociado del Centro de Investigación Aplicada en el Apostolado (CARA), dirigió el estudio que reveló la epidemia de apostasía entre los católicos más jóvenes. Según el Dr. Gray, a la mayoría de estos jóvenes “apóstatas” (y la palabra no es una exageración porque realmente evitan toda fe religiosa) les resulta imposible reconciliar lo que están aprendiendo en las clases de ciencias con el cristianismo.

El Dr. Gray informa que “casi dos tercios de los encuestados (63%) dijeron que dejaron de ser católicos entre los 10 y los 17 años. Otro 23 por ciento dice que dejó la fe antes de los 10 años”. Esto tampoco debe verse como una especie de rebelión adolescente, ya que “solo el 13 por ciento dijo que era probable que alguna vez regresara a la Iglesia Católica”.

Si bien considero que los resultados de la encuesta son verdaderamente preocupantes, debo decir que no me sorprenden. B excepto quizás por la juventud de la apostasía. Sin embargo, también hay algunas muy buenas noticias en el informe: solo el 19 % de los caídos alguna vez asistió a una escuela primaria católica, y menos del 8 % asistió a una escuela secundaria católica. Dicho más claramente, el 81% de los jóvenes apóstatas son productos de escuelas primarias públicas, mientras que el 92% de ellos provienen de escuelas secundarias públicas.

¿Por qué no estoy sorprendido? ¿Cómo podría ser de otra manera? Las escuelas públicas son focos de antirreligión. B y lo han sido durante décadas. No solo se ignora generalmente la religión (haciendo así una declaración institucional de su irrelevancia), sino que cuando se discute, en demasiados lugares se ridiculiza como la causa de la ignorancia y la guerra.

¿El libro que captó mi atención e interés? ¡Brillante! 25 científicos católicos, matemáticos y personas superinteligentes por David Michael Warren (atractivamente ilustrado por Jaclyn Warrant) y publicado por las Hijas de San Pablo, en cooperación con el Instituto Word on Fire. El público objetivo son los niños de la escuela primaria (pero los estudiantes de secundaria no se sentirían insultados). Cada católico “superinteligente” se presenta en dos o tres páginas en una prosa cautivadora, sin argumentos especiales; el autor simplemente deja que los hechos hablen por sí mismos. Un Prólogo útil del Dr. Christopher Baglow, director de la Iniciativa de Ciencia y Religión de la Universidad de Notre Dame, establece el tono para el esfuerzo. Nos obsequian con algunas de las personalidades habituales: Santa Hildegarda de Bingen; San Alberto Magno; Luis Pasteur; Louis Braille; Monseñor Georges Lemaitre. Menos conocidos, como el Beato Nicolás Steno y el Dr. Jerome Lejeune, también brindan una lectura deliciosa. Un glosario muy útil completa el texto.

Este libro debería ser un texto complementario requerido en cada clase de ciencias en cada escuela católica. Mi única decepción fue que Galileo no estaba incluido. Estoy seguro de que la razón de la omisión fue la naturaleza controvertida del “Asunto Galileo”. Dicho esto, estoy igualmente seguro de que el autor podría haber tratado el asunto con objetividad y honestidad; no tener a Galileo es un agujero enorme, lo que sugiere que la narrativa predominante es históricamente precisa (últimamente, muchos escritores han hecho un trabajo creíble al presentar la historia completa).

Volviendo al estudio “angustioso” de hace cinco años. Los datos son claros: solo una pequeña minoría de ex alumnos de escuelas católicas ha abandonado el catolicismo en sus primeros años. ¿Por qué es ese el caso? Puedo compartir varias anécdotas que ponen de carne y hueso la afirmación de que, en nuestras escuelas, la fe y la razón son amigas y que la religión y la ciencia nunca se perciben como enemigas. Como he visitado escuelas de todo el país para ayudarlas a desarrollar su “coeficiente de catolicidad”, he aquí algunos ejemplos de lo que he presenciado.

En una escuela primaria, a medida que los niños se inician en la astronomía, también estudian cómo aparecen las estrellas en la Sagrada Escritura y rezan los varios salmos que tratan de ellas.

En la entrada del ala de ciencias de una escuela, un gráfico de tamaño natural enumera todos los científicos católicos de la historia (muchos de los cuales eran clérigos).

En una conferencia de apertura sobre el método científico, el maestro (¡no católico!) exploró con la clase las diversas formas de “conocer” o “llegar a la verdad”. Los estudiantes identificaron modos de conocimiento provenientes de la teología, la filosofía, el arte, la música, el amor B y la ciencia. El maestro les recordó entonces que todos estos juntos llevan a uno a la verdad y que nadie solo puede cumplir la tarea.

Hace algunos años, tuve el placer de participar en un seminario de una semana de duración organizado por el Dr. Christopher Baglow. Ese taller reunió a 25 pares de profesores de religión y ciencias de escuelas secundarias católicas de todo el país como una oportunidad para que los practicantes de ambas disciplinas entablaran una conversación. B y luego regresar a sus escuelas para institucionalizar sus esfuerzos incipientes. También debo mencionar que ninguna escuela católica debería carecer del maravilloso texto sintetizador del Dr. Baglow sobre este tema: Fe, ciencia y razón: teología a la vanguardia (publicado por el Foro Teológico del Medio Oeste).

Mientras una clase de biología avanzada completaba una unidad sobre genética, el maestro distribuyó donum vitae, el documento de 1987 de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre “el respeto a la vida humana en sus orígenes y a la dignidad de la procreación”. Los estudiantes entraron en la discusión con inteligencia e interés.

Después de un capítulo sobre fetología, se llevó a una clase a ver que el aborrecimiento de la Iglesia por el aborto se basaba en ciencia sólida y moderna.

En una clase de secundaria sobre evolución, la maestra entrelazó hábilmente en su presentación las diversas teorías de la evolución, los datos bíblicos y las aplicaciones magistrales.

Ahora, estoy seguro de que algunos lectores dirán: “Eso es bueno, Padre, pero no todas las escuelas católicas están haciendo eso.

Déjame responder de esta manera:

1. No, eso es ciertamente cierto. Sin embargo, está ocurriendo con suficiente frecuencia que los datos nos informan que la hemorragia de la juventud católica de la Iglesia por el conflicto ciencia-religión no está ocurriendo en números serios entre los estudiantes de escuelas católicas.

2. Los escenarios que he representado pueden ser replicado en cualquier escuela católica que quiera hacerlo.

3. Estos escenarios no puede nunca llevarse a cabo en cualquier escuela pública en cualquier momento.

Aunque estoy encantado con ¡Brillante!También me alegro de haber tomado mecanografía, en lugar de física.