Energía Verde en la Misión de Angola FIMDA

Viana (Angola) – La Misión Católica de los Franciscanos en Angola se suma cada vez más a las conquistas de la gente de esta tierra. Entre las últimas conquistas de los frailes franciscanos que viven en Viana, cerca de la ciudad más importante Luanda, fue la llamada energía verde.

La energía solar es un caso de muestra de esto. Esta producción se efectúa por medio de paneles (nanotecnológicos) que captan los rayos del sol y los convierten en corriente eléctrica. A diferencia de la producción de energía del generador (un motor crea energía), que es imposible almacenar por el tipo de tecnología aplicada, la energía de los cuadros solares se guarda en baterías, las cuales, además de la energía del sol, tienen la posibilidad de guardar energía de la red pública y del generador, porque es nanotecnología.

La producción de electricidad en Angola es suficiente para abastecer a todo el país, pero hoy no todos la tienen por la mala distribución. La Fraternidad Franciscana de Portiúncula, que está ubicada en Viana, ayuntamiento vecino a la capital nacional, ya pasó el año pasado un mes sin luz de la red. Los hermanos de la misión confiesan que la energía de la calle en ocasiones llega y luego se va.

Fray Ângelo José Luiz, presidente de la Fundación Imaculada Mãe de Angola (FIMDA) y de la Familia Franciscana de Angola, dice: “Aquí todavía no llegó la energía usual de la red pública, pero ya llegó la energía alternativa, la energía verde. O sea una ganancia para la misión”.

La energía que generan los paneles solares no es suficiente para cubrir las pretensiones de toda la vivienda, solo sustentará una parte. A esta parte están conectadas las 12 computadoras del Proyecto INZO Digital, que ofrece inculturación digital, y la cocina y el comedor. Esta fraternidad, aparte de proyectos sociales (INZO digital y Bola da Paz), es quien se encarga de la capacitación de jóvenes frailes angoleños en el período de Filosofía y Teología.

Hasta ahora, el trabajo fué respaldado por la Misión Franciscana Central (Missionszentrale der Franziskaner), con sede en Europa. Para proseguir, precisa la asistencia de nuevos benefactores. “La utilización de energía limpia o energía verde, en la mitad del calentamiento global, se regresa increíblemente exigente. Como franciscanos, la Misión en Angola ya está contribuyendo y caminando hacia esta opción alternativa”, agregó fray Ângelo.