El verdadero Cristóbal Colón y la crisis de Occidente

El 12 de octubre de 1492, a eso de las 2:00 de la mañana, un hombre llamado Rodrigo de Triana, gritó desde su barco las palabras “¡Tierra! ¡Tierra!Ese momento marcó uno de los eventos fundamentales de la historia. Los europeos habían regresado a las Américas por primera vez desde la época de los vikingos, pero esta vez con consecuencias duraderas. Esta fue una hazaña épica que comenzaría una nueva época para el mundo entero.

El hombre detrás de este logro fue un marinero genovés de 41 años llamado Cristóbal Colón, una de las figuras más importantes de toda la historia.

A una edad temprana, Colón tuvo la oportunidad de hacerse a la mar y viajar mucho. Fue un devoto estudiante de cartografía, geografía, historia y astronomía. Pocos eruditos o marineros en ese momento creían que el mundo era plano como comúnmente se cree hoy. La verdadera pregunta que se hacía en ese momento era qué tan lejos estaban las tierras de Oriente si uno tomaba una ruta hacia el oeste. Colón creía que Asia estaba justo sobre el horizonte occidental. Fue lo suficientemente atrevido como para averiguarlo con seguridad. Pasó casi 15 años lanzando su audaz plan para abrir una ruta comercial hacia el oeste hacia el lejano oriente. Por fin, finalmente encontró un partidario en la corona española. Después de expulsar a los moros de España, la reina Isabel I y el rey Fernando II ahora podían concentrarse en viajes de descubrimiento para expandir su imperio y decidieron patrocinar la expedición de Colón.

El objetivo de su viaje era descubrir una nueva ruta comercial hacia el oeste hacia el lejano oriente, establecer relaciones comerciales con China, India y Japón y sentar las bases para la introducción del cristianismo en la región.

Hasta el día de su muerte, Colón sostuvo que las tierras que visitó en un total de cuatro viajes diferentes a través del Atlántico eran Asia. Como todos sabemos, por supuesto, en realidad redescubrió para los europeos los continentes de América del Norte y América del Sur. En sus cuatro viajes, visitó varias islas de las Indias Occidentales en el Caribe, así como América del Norte y del Sur continental, desembarcando en lo que hoy se conoce como América Central y Venezuela. Para la Europa del Renacimiento, descubrió un “Nuevo Mundo” que eventualmente condujo a una migración masiva de colonos europeos a las numerosas colonias de las Américas que eventualmente se establecerían. El mundo sería alterado para siempre.

El pueblo estadounidense se ha inspirado durante mucho tiempo en los logros de Colón. Su espíritu audaz, ingenio y perseverancia conducirían eventualmente a la fundación de los Estados Unidos en el Hemisferio Occidental, que puso en el mapa. La capital de esta nación lleva su nombre y la fecha de su descubrimiento del Nuevo Mundo es fiesta nacional.

También los católicos siempre se han inspirado en Colón. En su encíclica de 1892 Quarto Abeunte saeculo escrito en conmemoración del cuarto centenario del descubrimiento de las Américas, el Papa León XIII llamó a las hazañas de Colón “las más altas y grandiosas que cualquier época haya visto jamás realizadas por el hombre”. El Papa estaba ansioso por enfatizar en la misma encíclica que, dado que “la fe católica fue el motivo más fuerte para el inicio y la realización” de su gran empresa de Colón, “toda la raza humana debe no poco a la Iglesia”.

En esta época de revisionismo histórico, en la que toda la historia de la exploración occidental se ha reducido a nada más que una historia de explotación, imperialismo y “supremacía blanca”, ¿podemos todavía afirmar con orgullo, como lo hizo el Papa León XIII, que “Colón es nuestro? ?”

Robert Royal sostiene que podemos. Es el fundador y presidente del Faith & Reason Institute en Washington, DC y es editor en jefe de The Catholic Thing. Su libro Colón y la Crisis de Occidente, que es una edición revisada y ampliada de su obra de 1992, 1492 y todo eso: manipulaciones políticas de la historia, acaba de ser publicado por Sophia Institute Press. Proporciona una evaluación mesurada de las complejidades de este tema y atraviesa las acusaciones generales y más populares de Colón y su legado.

El año pasado trajo la visión surrealista de turbas que se apoderaron de las calles estadounidenses. La ira de muchos de estos disturbios se dirigió hacia los monumentos dedicados a celebrar el legado de Colón. Varias estatuas en su honor fueron derribadas, lo que demuestra que necesitamos más que nunca una perspectiva mesurada y aprendida. Robert Royal habló recientemente sobre Colón y su libro con CWR.

CWR: ¿Debe Cristóbal Colón ser considerado un santo?

Roberto Real: No, era un hombre imperfecto, como lo somos todos, incluso los santos. Pero hubo muchos aspectos de su fe que lo acercaron bastante a cierto tipo de santidad. Por ejemplo, Dios jugó un papel importante en su concepción de su misión y, a pesar de los problemas en los que a veces se encontró en tierra en el Caribe, su catolicismo también guió su comportamiento, por imperfecto que fuera.

Hubo un tiempo en que sus viajes se describían con una simple fórmula: “Dios, Oro y Gloria”. Ciertamente buscó ganancias, porque la exploración en el siglo XV también implicaba tratar de establecer rutas comerciales globales. Y quería la gloria que correspondería al hombre que cruzó el Atlántico por primera vez y pudo regresar. (Varios habían navegado hacia el oeste y nunca más se supo de ellos.) Pero muchas personas hoy en día descuidan la palabra “Dios” en esa vieja frase. Dado que vivimos en una era materialista y comercial, asumimos que Colón no se tomaba realmente en serio el lugar de Dios en sus esfuerzos.

Pero tenemos abundante documentación sobre cuánto consultó textos proféticos y escritores religiosos mientras se formulaba en su mente la idea del cruce del Atlántico. En esto, él era parte de una tradición franciscana de finales de la Edad Media que predecía una nueva era del Espíritu Santo. (Colón era bastante cercano a los franciscanos en España y parece haberse vestido como un franciscano laico hacia el final de su vida). Ese movimiento postuló que el Evangelio tendría que ser predicado a todas las naciones antes de que Cristo pudiera regresar a la Tierra en su Segunda Guerra Mundial. Viniendo. En una famosa carta que escribió a Fernando e Isabel, describe cómo se convenció de que el viaje no solo era posible sino su propia vocación especial:

Durante este tiempo he buscado y estudiado todo tipo de textos: geografías, historias, cronologías, filosofías y otros temas. Con una mano que se palpaba, el Señor abrió mi mente a que de aquí sería posible navegar para las Indias, y abrió mi voluntad al deseo de realizar este proyecto. Este fue el fuego que ardió dentro de mí cuando vine a visitar a Vuestras Altezas.

Para aquellos que todavía son escépticos sobre la sinceridad y la importancia de la Fe para Colón, me gusta señalar que dejó dinero en su testamento para el esfuerzo de liberar Tierra Santa, Jerusalén en particular, de la dominación musulmana para que los cristianos pudieran visitar el lugar sagrado. sitios de nuevo. Eso puede sonar demasiado como una cruzada para algunos hoy en día, pero, para decirlo de manera un tanto vulgar, puso su dinero donde estaba su boca, contribuyendo a una causa que se llevaría a cabo después de su muerte.

CWR: ¿Debe Cristóbal Colón ser considerado un monstruo?

Roberto Real: Colón puede haber sido idealizado por varios grupos en el pasado, curiosamente como protoprotestante y empresario por los protestantes estadounidenses en el siglo XIX, seguido por la ola de inmigrantes católicos (irlandeses, italianos, eslavos) que lo tomaron como una especie de santo patrono americano. Pero ha sido ampliamente demonizado durante décadas debido a la influencia de historiadores radicales de tendencia marxista en las escuelas y universidades estadounidenses. A menudo escuchas a los estudiantes de primaria decir que él era un “maníaco genocida”. Ningún historiador serio diría que Colón perpetró un genocidio o incluso tuvo la intención de hacerlo. Aunque esclavizó a algunos nativos (la ley española, en teoría, solo permitía que cuando los hombres fueran capturados durante la guerra o estuvieran perpetrando graves violaciones de la ley natural), la trata de esclavos nunca fue de gran interés para él. Y conectarlo con el comercio de esclavos posterior, particularmente el Paso Medio de los africanos traídos al Nuevo Mundo, es históricamente incorrecto.

No fue un buen gobernador en tierra, aunque fue un gran navegante y explorador. Se metió en problemas porque era alternativamente demasiado indulgente o demasiado duro, tanto con los indígenas como con los españoles. Padre Bartolomé de las Casas, el gran “defensor de los indios” dominicano habla de la dulzura de carácter y las buenas intenciones de Colón, aunque reconoce que Colón no siempre se dio cuenta de cómo debería haber manejado los problemas. Encuentro revelador y algo cómico leer una de las cartas de Colón al monarca español en la que se queja de los inútiles que vienen de España, pidiéndole al rey y a la reina que tengan cuidado a quién permiten venir. , y por cierto, ¿podrían enviar unos 60 misioneros para ayudar a convertir a los españoles al cristianismo?

CWR: ¿Cuál es el legado de Cristóbal Colón? ¿Debería seguir celebrándose este legado con una fiesta nacional y monumentos históricos?

Roberto Real: Me dice que muchas jurisdicciones este año están reemplazando el Día de la Raza con el Día de los Pueblos Indígenas sin saber mucho sobre el uno o el otro. No tengo nada en contra de celebrar ciertos pueblos indígenas y sus culturas, pero no todos de ninguna manera, más de lo que honraría a cada figura “blanca” o “europea” del pasado.

Mucho antes de Colón, los pueblos indígenas practicaban la esclavitud, los sacrificios humanos, la tortura, el racismo, el sexismo, el imperialismo, el colonialismo y mucho más que objetaríamos hoy junto a sus grandes logros. Y aquellos que creen que los indígenas habían escapado del Pecado Original y que eran inocentes viviendo en perfecta armonía con Dios, la naturaleza y unos con otros, se han expuesto a una profunda desilusión cuando realmente miran el registro.

Pero más que todo eso, ¿por qué es necesario reemplazar el Día de la Raza? Sería bastante fácil elegir otro día para honrar las contribuciones de otros grupos e individuos previamente marginados, si lo dice en serio cuando dice que quiere ser más “inclusivo”. ¿Cómo es más “inclusivo” excluir un episodio central de nuestra historia como los viajes de Colón? Y si nos negamos a celebrar el primer momento en que la tradición europea y cristiana llegó a estas costas, creo que corremos el peligro de una especie de suicidio cultural, exigiendo que las figuras del pasado sean perfectas —en la forma en que las consideramos perfectas— antes permitiremos que los honremos o sintamos gratitud hacia ellos.

Colón está cargando con muchos pecados de personas posteriores en este momento. Personas que no saben nada de él pisotean sus estatuas y, simbólicamente, lo acusan de todo lo malo que sucedió después de él en las Américas. A menudo pregunto: si vas a generalizar en exceso, exagerar y culparlo por todo eso, ¿también vas a darle algo de crédito por todas las cosas obviamente buenas que han sucedido en estas costas durante los últimos 500 años? ¿Y mostrar algo de gratitud por la verdad de que sin él, ninguno de nosotros estaría aquí?

Mi querido amigo, el difunto cardenal Francis George de Chicago, solía hablar sobre la gran impresión que le causó cuando volvieron las primeras imágenes del espacio que mostraban la bola verde y azul de la Tierra flotando en el espacio, mostrando que todos vivimos en un mundo. Eso es bastante cierto. Pero también es cierto que el sentido de que todos los seres humanos viven en un solo mundo comenzó en 1492. Fue su audacia, habilidad, perseverancia e incluso tal vez inspiración divina que logró las grandes cosas que hizo.

Como resumió León XIII en su encíclica Quarto Abeunte saeculo en el momento del 400 aniversario: “la magnitud de la empresa, así como la importancia y variedad de los beneficios que de ella se derivaron, exigen alguna digna y honrosa conmemoración de ella entre los hombres. Y, sobre todo, conviene que confesemos y celebremos de manera especial la voluntad y los designios de la Sabiduría Eterna, bajo cuya guía se puso con tan conmovedora devoción el descubridor del Nuevo Mundo.”

(Nota del editor: Esta entrevista se publicó originalmente el 11 de octubre de 2020).