NOTICIAS

El primer derecho de la persona humana es la vida Destaca el Papa

Hogar > Noticias > El primer derecho de la persona humana es la vida Destaca el Papa

El primer derecho de la persona humana es la vida Destaca el Papa

papa1_0

Todas y cada una de las vidas humanas son preciosas y no se pueden descartar, advirtió el Papa Francisco a los miembros de la Federación Internacional de Asociaciones Médicas Católicas y ginecólogos católicos en Roma.

En un discurso enérgico en el que expresó su consternación por una “cultura del descarte” que desecha a los seres humanos cuando no los considera valiosos, el Papa dijo que la respuesta a esta mentalidad debe ser “un ‘sí’ a la vida, decidido y sin vacilaciones. ”

También subrayó que “no hay vida humana más sagrada que otra”.

El Papa exhortó a los médicos a “dar testimonio y difundir la cultura de la vida”, en un momento en que la profesión médica muestra signos de profunda confusión sobre las normas éticas.

El Pontífice observó que “mientras se atribuyen o casi se presumen nuevos derechos al individuo, la vida no siempre se protege como el valor primario y el derecho primordial de todo ser humano”.

“Todo niño por nacer injustamente condenado a ser abortado tiene el rostro de Jesucristo”, dijo y agregó: “Toda persona anciana, enferma o al final de sus días, lleva el rostro de Cristo”. Cada vida humana es preciosa, dijo, “¡no se puede descartar!”

Los miembros de la Federación Internacional de Asociaciones Médicas Católicas estuvieron en Roma para su 10ª Conferencia Internacional sobre Catolicismo y Salud Materna.

El Papa Francisco se refirió a la paradójica situación a la que se enfrentan muchos médicos en la actualidad, donde por un lado está el progreso en el campo de la medicina gracias al trabajo de científicos que se dedican con pasión y sin reservas a la búsqueda de nuevas curas. Sin embargo, por otro lado, existe el peligro de que un médico pierda de vista su identidad como servidor de la vida.

Se refirió a la Encíclica Caritas in Veritate para explicar que esta situación paradójica se manifiesta también en el hecho de que, “mientras se atribuyen o casi se presumen nuevos derechos al individuo, no siempre se protege la vida como el valor primario y el derecho primordial de todo ser humano. El fin último de la medicina sigue siendo la defensa y promoción de la vida”.

Ante esta situación contradictoria, el Papa renovó el llamado de la Iglesia a la conciencia de todos los profesionales y voluntarios de la salud, especialmente los ginecólogos. “La vuestra es una vocación y misión singular, que requiere estudio, conciencia y humanidad”, dijo.

El Papa Francisco explicó que “si se pierde la sensibilidad personal y social hacia la aceptación de una nueva vida, entonces también se marchitan otras formas de aceptación que son valiosas para la sociedad”.

Dijo que el objetivo final del médico es siempre la defensa y promoción de la vida mientras que la credibilidad de un sistema de salud se mide no sólo por su eficiencia, sino por su atención y amor hacia las personas y la vida humana, que siempre es sagrada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS