El Papa se reúne con monaguillos de 18 países y

El Papa se reúne con monaguillos de 18 países y

“La fe es fundamental, me hace vivir. Afirmaría que la fe es como el aire que respiramos. No pensamos, con cada respiración, lo necesario que es el aire, pero cuando falta o no está limpio, ¡nos ofrecemos cuenta de lo esencial que es! “

ciudad del Vaticano

Se realiza en Roma la 12ª Peregrinación Internacional de Ministros, que comenzó el 30 de julio y finaliza el 3 de agosto, organizada por Coetus Internationalis Ministrantium (CIM).

Hay más de 80.000 jóvenes y adolescentes de países de europa como Italia, Francia, Bélgica, Croacia, Luxemburgo, Austria, Portugal, Rumanía, Suiza, Serbia, Eslovaquia, República Checa, Ucrania, Hungría, Polonia, pero también de los USA. Unidos, Vieja y Barbuda. “Busca la paz y ve tras ella“(Salmo 33,15b) es el lema escogido para el acontecimiento que tuvo su punto culminante con el encuentro con el Papa Francisco en la Plaza de San Pedro, en la tarde del martes 31 de julio.

Queridos ministros, dijo el Papa al comienzo del acercamiento, “es con gran alegría que les veo tan numerosos aquí en la plaza de San Pedro, engalanados con los tonos de vuestras banderas. Me has dado los signos distintivos de tu peregrinación: ¡gracias desde el fondo de mi corazón! Soy un peregrino como tú, que has venido de numerosos países del mundo. Estamos unidos en la fe en Jesucristo, nos encontramos en camino con Aquel que es nuestra paz”. El Papa también agradeció al presidente de la Coetus Internationalis Ministrantium (CIM), Monseñor Nemet, por el saludo que le dirigió en nombre de todos y cada uno de los presentes. entonces un instante de charla en forma de preguntas. Había cinco preguntas en cinco idiomas distintas.

[Primeira pergunta em língua francesa]

Santo Padre, como monaguillos y asimismo como creyentes, nos damos la paz unos a otros dándonos el signo de la paz a lo largo de la Santa Misa. ¿De qué forma podemos ayudar a llevar esa paz también fuera de los muros de nuestras iglesias y ser constructores de paz en nuestras familias, en nuestros países y en el mundo?

respuesta 1

¡Gracias! Lo has dicho realmente bien: la paz y la Santa Misa van juntas. Frente al signo de la paz, solicitemos al Señor que dé paz y unidad a la comunidad eclesial. La paz es su don que nos convierte, para que nosotros, como miembros de su cuerpo, podamos sentir exactamente los mismos sentimientos que Jesús, tengamos la posibilidad pensar como Él piensa, querer como Él ama. Y al final de la Misa somos enviados con la palabra: “Id en paz”. El deber preciso en pos de la paz es prueba de que somos verdaderamente acólitos de Jesús. La búsqueda de la paz empieza con las pequeñas cosas. Por servirnos de un ejemplo, en casa, después de una riña entre hermanos, ¿me encierro en mí mismo, actuando insultado, o hago un esfuerzo por ofrecer un paso hacia el otro? Estoy presto a preguntarme en cada situación: “¿Qué haría Jesús en mi rincón?” Si hacemos esto y si nos esforzamos firmemente en ponerlo en práctica, llevaremos la paz de Cristo a nuestra vida cotidiana y seremos constructores y también instrumentos de paz.

[Segunda pergunta em língua portuguesa]

Beato Padre, somos discípulos. Servimos al Señor en el altar y lo contemplamos en la Eucaristía. ¿De qué forma tenemos la posibilidad de vivir la contemplación espiritual siguiendo el ejemplo de María y el servicio práctico siguiendo el ejemplo de Marta, intentando de admitir concretamente, en nuestra vida, lo que Jesús quiere de nosotros?

contestación 2

Como monaguillos, de hecho, tenéis la experiencia de Marta y María. Es bueno que, aparte de tus turnos de servicio litúrgico, sepas comprometerte con la vida parroquial por una parte y permanecer en silencio en la presencia del Señor por el otro. Y de este modo, en este vínculo de acción y contemplación, se reconoce asimismo el proyecto de Dios sobre nosotros: se puede ver cuáles son los talentos e intereses que Dios pone en nuestro corazón y de qué forma desarrollarlos; pero más que nada, nos ponemos humildemente ante Dios, como somos, con nuestras cualidades y nuestras restricciones, preguntándole cómo servirle mejor a él y al prójimo. Y no poseas miedo de soliciar buenos consejos cada vez que te preguntes cómo puedes servir a Dios ahora la gente de todo el mundo que necesitan asistencia. ¡Ten en cuenta que cuanto mucho más des de ti mismo a el resto, más te recibirás en plenitud y serás feliz!

[Terceira pergunta em língua inglesa]

[Santo Padre, sendo coroinhas, entristece-nos ver poucos coetâneos que participam da Santa Missa e da vida paroquial. A Igreja, em alguns países, está perdendo rapidamente, por diferentes razões, muitos jovens. Como podemos nós e nossas comunidades alcançar essas pessoas e trazê-las de volta a Cristo e à família da Igreja?

Resposta 3

Hoje vocês, como jovens, podem ser apóstolos que sabem atrair os outros a Jesus.  Isso vai acontecer se vocês estiverem cheios de entusiasmo por Ele, se vocês já encontraram e conheceram Ele pessoalmente e foram, vocês por primeiros,  “conquistados” por Ele. Por isso eu lhes digo: procurem conhecer e amar cada vez mais o Senhor Jesus, encontrando-O na oração, na Missa, na leitura do Evangelho, no rosto dos pequenos e dos pobres. E procurem ser amigos, com gratuidade, de quem está ao seu redor, para que um raio da luz de Jesus possa chegar até ele através do coração de vocês apaixonado por Ele. Não são necessárias muitas palavras, são mais importantes os fatos, a proximidade, o serviço. Os jovens – como todos, na realidade  – precisam de amigos que deem o bom exemplo, que façam sem pretender, sem esperar algo em troca. E deste modo vocês também fazem sentir como é bonita a comunidade dos crentes, pois o Senhor habita entre eles, como é bom fazer parte da família da Igreja.

[Quarta pergunta em língua alemã]

[Santo Padre, muitas pessoas dizem que não precisam de Deus, da religião e da Igreja em suas vidas. Por que alguém deveria decidir precisamente pela fé católica? Qual é a coisa mais importante? E por que a fé é tão importante para o senhor?]

respuesta 4

La fe es fundamental, me hace vivir. Diría que la fe es como el aire que respiramos. No pensamos, con cada respiración, lo necesario que es el aire, pero en el momento en que falta o no está limpio, ¡nos damos cuenta de lo esencial que es! La fe nos ayuda a comprender el sentido de la vida: hay alguien que nos ama infinitamente, y ese alguien es Dios. Tenemos la posibilidad de admitir a Dios como nuestro creador y salvador; querer a Dios y admitir nuestra vida como su don. Dios quiere ingresar en una relación escencial con nosotros; quiere hacer relaciones y nos encontramos llamados a hacer lo mismo. ¡No tenemos la posibilidad de opinar en Dios y meditar que somos sólo niños! Todos somos hijos de Dios. Nos encontramos llamados a conformar la familia de Dios, es decir la Iglesia, la comunidad de hermanos y hermanas en Cristo – somos “familia de Dios” como dice San Pablo (ef 2.19). Y en esta familia de la Iglesia el Señor nutre a Sus hijos con Su Palabra y Sus Sacramentos.

[Quinta pergunta em língua húngara]

[Santo Padre, nosso serviço de coroinhas é bonito, gostamos muito. Queremos servir ao Senhor e ao próximo. Mas fazer o bem nem sempre é fácil, ainda não somos santos. Como podemos traduzir nosso serviço, na vida cotidiana, em obras concretas de caridade e em um caminho de santidade?]

contestación 5

Sí, se necesita esfuerzo para realizar siempre y en todo momento el bien y llegar a ser beatos… Veo que ustedes, monaguillos, están comprometidos en este camino. El Señor Jesús nos dio un programa simple para caminar hacia la santidad: el mandamiento del amor a Dios y al prójimo. Procuremos estar bien arraigados en la amistad con Dios, agradecidos por su amor y dispuestos a servirlo en todo, a fin de que no tengamos la posibilidad hacer otra cosa que compartir el don de su amor con los demás. Y para cumplir el mandamiento del amor, Jesús nos mostró las obras de misericordia. Son un camino desafiante, pero disponible para todos. Basta que todos nosotros empieze a preguntarse: “¿Qué puedo realizar el día de hoy para agradar las pretensiones de mi prójimo?”. Y da igual si eres amigo o extraño, connacional o extranjero. Créanme, realizando esto pueden transformarse realmente en santos, hombres y mujeres que convierten el mundo viviendo el amor de Cristo.

¡Gracias por este coloquio, dijo el Papa!

El encuentro continuó con un momento litúrgico, una corto Liturgia de la Palabra, en la que el Santurrón Padre dirigió a los presentes en su homilía las próximas expresiones:

Hacer todo para la gloria de Dios”: con estas expresiones San Pablo nos exhorta a la lectura que hemos escuchado. Servir a la gloria de Dios en todo lo que hacemos es el método decisivo de nuestras acciones, la máxima síntesis de lo que significa vivir la amistad con Jesús. Es la indicación que nos guía en el momento en que no estamos seguros de lo que es preciso hacer, nos ayuda a reconocer la voz de Dios en nosotros, que habla a nuestra conciencia para que podamos discernir su intención. La gloria de Dios es la aguja de la brújula de nuestra conciencia.

São Paulo también nos charla de otro criterio: esforzarse agradar a todos en todo, a fin de que sean salvos.

Todos somos hijos de Dios, disponemos los mismos anhelos, sueños y también ideales. En ocasiones ciertos se desilusionan, y somos nosotros los que debemos reavivar la luz, trasmitir un poco de buen humor. Al llevarlo a cabo, es mucho más simple vivir juntos y testimoniar en la vida cotidiana el amor de Dios y la gloria de la fe. De nuestra congruencia depende que nuestros hermanos reconozcan a Jesucristo, como único salvador y promesa de todo el mundo.

Tal vez te preguntes: “¿De qué forma puedo hacerlo? ¿No es un deber bastante bien difícil? Cierto, es una gran misión, pero viable. São Paulo nos anima una vez más: “Háganse imitadores de mí, como yo lo soy de Cristo”. Sí, podemos vivir esta misión imitando a Jesús como lo hizo el apóstol Pablo y todos los beatos. Miremos a los beatos, que son el Evangelio vivido, por el hecho de que supieron traducir el mensaje de Cristo en su vida.

El santo de hoy, Ignacio de Loyola, cuando era un joven soldado pensó en su gloria, entonces, en un buen momento de su historia, se sintió atraído por la gloria de Dios y descubrió que ahí está el sentido de la vida. . Seamos imitadores de los beatos, hagamos todo por la gloria de Dios y por la salvación de nuestros hermanos y hermanas, concluyó Francisco.

Esperamos que le gustara nuestro articulo El Papa se reúne con monaguillos de 18 países y
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios