El Papa: Que 2021 sea un año de solidaridad fraterna y

El Papa: Que 2021 sea un año de solidaridad fraterna y

El Papa: Que 2021 sea un año de solidaridad fraterna y de paz para todos

Papa Francisco durante el Ángelus del 1 de enero de 2020Papa el 1 de enero de 2020

“Empezamos el Año Nuevo colocándonos bajo la mirada maternal y amorosa de María Santísima, a quien la liturgia celebra el día de hoy como Madre de Dios”, dijo Francisco en el Ángelus, recordando que “los dolorosos acontecimientos que marcaron el sendero de la humanidad en el último año, en especial la pandemia, nos enseñan lo preciso que es interesarse por los inconvenientes de los demás y compartir sus inquietudes”.

Mariangela Jaguraba/Raimundo Lima – Vatican News

El Papa Francisco dirigió el rezo del Ángelus Mariano este viernes (1/1), Solemnidad de Santa María, Madre de Dios, y Día Mundial de la Paz, desde la Biblioteca del Palacio Apostólico.

Comenzamos el Año Nuevo colocándonos bajo la mirada maternal y cariñosa de María Muy santa, a quien la liturgia de el día de hoy festeja como Madre de Dios. Así retomamos nuestro sendero por los caminos del tiempo, confiando nuestras angustias y nuestros tormentos a Aquel que todo lo puede. María nos mira con ternura maternal, como miró a su Hijo Jesús. Si miramos al Pesebre, observamos que Jesús no está en la cuna. Me dijeron que Nuestra Señora dijo: “Pero, ¿déjeme tener un poco a este hijo mío en mis brazos?” Esto es lo que hace Nuestra Señora con nosotros: quiere tenernos entre sus brazos para defendernos como protegió y amó a su Hijo.

Según el Pontífice, «la mirada tranquilizadora y consoladora de la Muy santa Virgen es un estímulo a fin de que este tiempo, que nos ha dado el Señor, se dedique a nuestro crecimiento humano y espiritual, que sea un tiempo de alejamiento el odio y las divisiones, y son bastantes, que es un tiempo de sentir que todos somos más hermanos, que es un tiempo de construir y no de destruir, de cuidarnos unos a otros ahora la creación. Un tiempo para crecer, un tiempo de paz”. Entonces agregó:

El tema de la Jornada Mundial de la Paz, que celebramos hoy, está dedicado al precaución del resto y de la creación: La civilización del cuidado como camino hacia la paz. Los lacerantes acontecimientos que marcaron el sendero de la humanidad en el último año, de forma especial la pandemia, nos enseñan cuán necesario es interesarse por los inconvenientes del resto y comunicar sus inquietudes. Esta actitud representa el sendero que conduce a la paz, ya que estimula la construcción de una sociedad fundamentada en las relaciones fraternas. Cada uno de nosotros, hombres y mujeres de nuestro tiempo, nos encontramos llamados a hacer realidad la paz: todos nosotros. No seamos indiferentes a esto. Todos estamos llamados a llevar a cabo realidad la paz y a hacerla todos los días y en todos y cada uno de los campos de la vida, tendiendo la mano al hermano o hermana que necesita una palabra de consuelo, un gesto de ternura, una ayuda caritativa. Para nosotros, esta es una labor dada por Dios. El Señor nos ofrece la labor de ser obreros de paz.

El Papa resaltó que “la paz se puede construir si empezamos a estar en paz con nosotros mismos, en paz dentro, en el corazón, y con nosotros mismos y con los que nos cubren, sacando los óbices que nos previenen atender a los necesitados. y en la indigencia”.

Hablamos de desarrollar una forma de pensar y cultura “caritativa” para vencer la indiferencia, vencer el despido y la rivalidad, la indiferencia, el despido y la rivalidad que lamentablemente prevalece. Remover estos comportamientos. La paz no es sólo la ausencia de guerra, la paz jamás es aséptica: no, la paz del chirófano no existe. La paz está en la vida: no es solo la ausencia de guerra, sino una vida rica en sentido, impuesta y vivida en la realización personal y en el comunicar fraterno con los demás. A fin de que esa paz tan anhelada y siempre y en todo momento amenazada por la violencia, el egoísmo y la maldad, esa paz puesta en riesgo, sea posible y realizable si la tomo como una tarea que Dios me ha encomendado.

“Que la Virgen María, que dio a luz al “Príncipe de la Paz”, y que lo tiene en sus brazos con ternura, nos obtenga del cielo el bello bien de la paz, que no podemos lograr absolutamente con las solas fuerzas humanas”, dijo Francisco. . Según el Papa, “la sola fuerza humana no basta, porque la paz es frente un don, un don de Dios; se debe implorar con oración incesante, sostenida por un diálogo paciente y respetuoso, construido por medio de una cooperación abierta a la realidad ahora la justicia y siempre y en todo momento atenta a las lícitas aspiraciones de la gente y de los pueblos. Mi auspicio es que la paz reine en el corazón de los hombres y de las familias; en sitios de trabajo y ocio; en comunidades y naciones. En las familias, en el trabajo, en las naciones: paz. Y en este momento que consideramos que la vida hoy se resuelve con guerras, enemistades y muchas cosas que destruyen… queremos la paz. Y eso es un obsequio”.

En el umbral de este comienzo, extiendo a todos mis cordiales deseos de un feliz y sereno 2021. Todos nosotros busca que sea un año de solidaridad fraterna y de paz para todos; un año lleno de seguridad y esperanza, que encomendamos a la celestial protección de María, Madre de Dios y Madre nuestra.

Como esto:

Como Cargando…

Entrada archivada bajo: Beato Padre. Etiquetas: Papa Francisco.

Esperamos que le gustara nuestro articulo El Papa: Que 2021 sea un año de solidaridad fraterna y
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios