NOTICIAS

El Papa Francisco y la “religión de la humanidad”

El Papa Francisco y el expresidente cubano Fidel Castro se dan la mano en la residencia de Castro en La Habana el 20 de septiembre de 2015. (Foto CNS/Alex Castro, folleto de AIN vía Reuters)

A medida que las personas se alejan de la religión organizada, comienzan a buscar en otra parte el significado de sus vidas. Algunos recurren a las relaciones, al trabajo oa la política. Al hacerlo, se convierten en criaturas no de Dios sino de la sociedad-política. Entonces uno tiene la opción de gobernar o ser gobernado, y lo que está en juego no puede ser mayor, porque para el humanista secular el hombre es el ser supremo, y así el poder entre los hombres es el bien supremo. Esta es una razón clave por la que casi todo es ahora político y cada vez más polémico. También es por eso que las personas se consumen con las campañas políticas y los resultados de las elecciones.

Para aquellos que continúan buscando significado en el cristianismo, el impulso humanitario de considerar al hombre “como la medida de todas las cosas” ha corrompido el valor de gran parte de la religión organizada, reduciéndola a una preocupación desmesurada por la justicia social, la política radical y una igualitarismo cada vez más fanático.

Daniel J. Mahoney, profesor de Filosofía en Assumption College, pone esto en perspectiva en su nuevo libro, El ídolo de nuestra era: cómo la religión de la humanidad subvierte el cristianismo (Encount Books, 2018), en el que sugiere que los humanitarios han confundido arreglos sociales equitativos con socialismo, y juicio moral con utopismo y sentimentalismo. Esto ahora se ha manifestado de muchas maneras en la política progresista que rodea al Papa Francisco. La elección de 2013 del cardenal Jorge Mario Bergoglio de Argentina inicialmente fue bien recibida por la mayoría de los católicos, incluidos los medios de comunicación progresistas que rápidamente lo describieron como uno de los suyos debido a su preocupación por la difícil situación de los pobres. (El Papa Francisco se identifica fuertemente con los pobres y a menudo ha declarado: “Mi pueblo es pobre y yo soy uno de ellos”). Y, aunque los progresistas continúan aplaudiendo las muchas formas en que el Papa Francisco ha denigrado al capitalismo, criticando lo que él afirma que son los motivos de lucro de aquellos que él ve como los dueños de negocios “codiciosos”—algunos han experimentado una inquietud creciente acerca de lo que ven como el deslizamiento del pontífice hacia el socialismo.

En el verano de 2015, el Economista publicó un ensayo que describe a Francisco como “El Papa peronista”. Criado en Argentina, el joven Bergoglio aparentemente se sintió atraído por la ideología política y el legado del expresidente Juan Domingo Perón y su esposa, Eva, aunque la naturaleza exacta de la atracción no está del todo clara. El ideal peronista rechaza tanto el capitalismo como el comunismo, pero ve al estado como el salvador en la negociación de conflictos entre gerentes y trabajadores. En lugar de buscar medidas sociales, espirituales o políticas para ayudar a los pobres, los peronistas recurren al Estado para redistribuir la riqueza existente. 1 Los progresistas a menudo alaban sus raíces populistas, citando el apoyo del presidente Perón a la seguridad social universal, la atención médica gratuita y la educación superior gratuita. Se crearon proyectos de viviendas de bajos ingresos al estilo soviético para “trabajadores” y los empleadores se vieron obligados a proporcionar vacaciones pagadas a todos los empleados. Aunque Perón empezó a desconfiar del sacerdocio católico, afirmó que su sistema económico era la “verdadera encarnación de la enseñanza social católica”. Pero, para 1954, el anticlericalismo del peronismo resultó en el control estatal de las iglesias, denuncias del clero y confiscación de escuelas católicas y propiedades de la Iglesia.

Durante una visita a Bolivia en julio de 2015, el Papa Francisco aceptó pública y amablemente un crucifijo con la forma de una hoz y un martillo marxistas como regalo del presidente marxista de Bolivia, Evo Morales. Ignorando la historia asesina simbolizada por la hoz y el martillo, el Papa Francisco les dijo a los que viajaban en avión de regreso a Roma que “entiendo este trabajo” y “para mí no fue una ofensa”. En Paraguay, denigro al capitalismo, diciéndole a una gran asamblea que “no se rindiera a un modelo económico que es idólatra, que necesita sacrificar vidas humanas en el altar del dinero y la ganancia”. Y, durante la ceremonia de bienvenida en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana el 19 de septiembre de 2015, cuando el Papa Francisco visitó la isla comunista, habló de sus “sentimientos de particular respeto” por Fidel Castro, un tirano totalitario que subyugó al pueblo de Cuba. durante más de cincuenta años, y que persiguió con saña a la Iglesia Católica. El Papa Francisco no dijo nada sobre la persecución y el encarcelamiento de los disidentes católicos en Cuba, ignorando las súplicas de los padres de los encarcelados.

Haciéndose eco de estas preocupaciones sobre la incapacidad del actual pontífice para criticar a dictadores como Castro y Perón, Mahoney sugiere en El ídolo de nuestra era que “el Papa Francisco parece ser bastante indulgente con los regímenes despóticos que hablan en nombre de los pobres”. Crítica del hecho de que durante su visita a Cuba, el Papa Francisco guardó silencio sobre la persecución de los disidentes principalmente católicos en La Habana, Mahoney afirma: “Los pobres también necesitan libertad política y las oportunidades que vienen con la propiedad privada y los mercados legalmente regulados”. Es aún más sorprendente que el Papa Francisco nunca reitere la defensa de la Iglesia de la propiedad privada, una preocupación central de la enseñanza social católica que se remonta a la encíclica del Papa León XII. Rerum Novarum. Mahoney escribe que el Papa Francisco “casi siempre identifica los mercados con la codicia, la desigualdad, el imperialismo económico y la degradación ambiental. Además, guarda silencio sobre la horrenda devastación ambiental que acompañó y caracterizó a los sistemas socialistas totalitarios en el siglo XX”. 2

Más recientemente, el Papa Francisco elogió las relaciones “positivas” que tiene con los líderes de la China comunista. En una entrevista con un periodista en mayo de 2019, el Papa Francisco dijo que “Mi sueño es China… Las relaciones con China son buenas, muy buenas”. Al negarse a reconocer las preocupaciones sobre los católicos marginados y encarcelados, incluidos sacerdotes y obispos, en la iglesia clandestina en China, el Papa Francisco afirmó que el acuerdo chino-vaticano que firmó en septiembre de 2018, con representantes del gobierno comunista en China “unidos”. Católicos en el país comunista. En el acuerdo, el Papa Francisco regularizó el estatus de siete de los obispos de China que habían sido ordenados por el gobierno comunista, marcando la primera vez desde la década de 1950 que todos los obispos católicos en China estaban en “plena comunión” con el Papa.

Desafortunadamente, el acuerdo no ha terminado con el arresto y encarcelamiento de sacerdotes y obispos, y la continua persecución de los católicos. Sin embargo, el Papa Francisco continúa afirmando que China está unida ahora, diciéndole a un periodista que: “El otro día vinieron a mí dos obispos chinos, uno que venía de la iglesia clandestina y el otro de la iglesia patriótica, ya reconocidos como hermanos… Ellos sepan que deben ser buenos patriotas y que deben cuidar del rebaño católico”. Durante el mes anterior, funcionarios del gobierno chino detuvieron al p. Peter Zhang Guanjun, un sacerdote clandestino, después de la Misa del Domingo de Ramos. Guanjun fue el tercer sacerdote detenido por el gobierno comunista durante abril de 2019. El 8 de junio de 2019, Mons. Stefano Li Side, el obispo clandestino de Tianjin murió en cautiverio. El obispo se había negado a ser parte de la Iglesia sancionada por los comunistas y había sido exiliado a un pueblo de montaña bajo arresto domiciliario, junto con un obispo clandestino coadjutor, Mons. Melchiorre Shi Hongzhen, de 92 años, quien permanece bajo arresto domiciliario por parte del gobierno comunista.

Si bien está claro que sus intenciones son de unificación, el Papa Francisco ha tenido poco que decir sobre la persecución de sacerdotes y obispos en China y la brutal historia de la formación de la Asociación Católica Patriótica creada por el gobierno para controlar la Iglesia Católica bajo la dictadura comunista. Mao Zedong en la década de 1950. Luego de la formación de la Iglesia de la Asociación Patriótica, el obispo Li fue arrestado en 1958 y sentenciado a campos de trabajos forzados. Aunque fue liberado en 1962, nuevamente fue arrestado y encarcelado en 1963 hasta 1980, nuevamente asignado a campos de trabajos forzados.

El Papa Francisco se ha mostrado reacio a criticar a los dictadores comunistas. Después de décadas a la sombra de la Iglesia Católica, la teología de la liberación ha cobrado fuerza bajo el liderazgo actual. libro de george neumayr, El Papa Político señala que en una de sus primeras entrevistas importantes, el Papa Francisco dijo que los teólogos de la liberación tienen un “alto concepto de humanidad”. Unos meses después de convertirse en Papa el 13 de marzo de 2013, el Papa Francisco recibió al padre fundador de la teología de la liberación, el sacerdote peruano Gustavo Gutiérrez, en el Vaticano como invitado de honor. Gutiérrez había sido una figura marginada bajo el Papa Juan Pablo II y el Papa Benedicto XVI después de hacer un llamado marxista a la “participación efectiva en la lucha que las clases explotadas han emprendido contra sus opresores”. 3 En 2015, el Papa Francisco elevó a Leonardo Boff, una liberación teólogo de Brasil, que había sido silenciado por la Congregación para la Doctrina de la Fe del Papa Juan Pablo II, al invitar a Boff a servir como asesor para Laudato Si, su encíclica papal de 2015 sobre el cambio climático. El Papa Francisco también restableció las facultades sacerdotales de Miguel d’Escoto Brockman, quien había sido suspendido por su participación en el gobierno revolucionario marxista de Nicaragua. d’Escoto ahora hace cabildeo a favor de los libios, sigue siendo miembro del Frente Sandinista de Liberación Nacional y continúa sirviendo como asesor de Daniel Ortega, el líder guerrillero de izquierda nicaragüense, miembro de la junta sandinista que tomó el poder en 1979, y tres mandatos presidente de Nicaragua.

La adopción por parte del Papa Francisco de elementos de la teología de la liberación contrasta con sus predecesores papales. Tanto el Papa San Juan Pablo II como Benedicto XVI advirtieron sobre los peligros de una Iglesia que “nace del pueblo”. De hecho, el Papa San Juan Pablo II reprendió severamente a los principales teólogos de la liberación en 1983, publicando una carta a los obispos nicaragüenses denunciando la “iglesia del pueblo”. En un discurso que se informó en las páginas de la New York Times el 5 de marzo de 1983, el pontífice predijo que “La Iglesia nacida del pueblo es una nueva invención, a la vez absurda y de carácter peligroso… difícilmente podría evitar ser infiltrada por extrañas connotaciones ideológicas. En 1984, el entonces cardenal Ratzinger ofreció Una Instrucción sobre Ciertos Aspectos de la Teología de la Liberación en el que advirtió sobre los peligros de las “diversas posiciones teológicas” y las “fronteras doctrinales mal definidas” de este movimiento.

Mahoney, en su reciente entrevista con CWR, insistió en que el Papa Francisco, a diferencia de sus dos predecesores, “no aprendió nada, o casi nada, de la experiencia de la humanidad con la tiranía ideológica en el siglo XX”. Mahoney declaró además:

Parece haber admirado a Fidel Castro, tardó en enfrentar la verdad sobre el régimen de Maduro en Venezuela y nunca enfatiza ni repite la condena de la Iglesia al socialismo y al colectivismo totalitario. Parece tener confianza en que el ateo Partido Comunista de China puede más o menos dirigir la Iglesia Católica en ese país todavía autoritario.

Su falta de realismo en ese sentido es impresionante. Recientemente le dijo a un entrevistador francés que “siempre se gana con la paz” y que “ninguna guerra es justa”. Esto es pura utopía, desprovista de cualquier sentido de que la caridad exige la protección de los inocentes contra la agresión injusta. Simplemente ignora la enseñanza de larga data de la Iglesia sobre asuntos de guerra y paz. ¿Los caprichos de Bergoglio triunfan sobre la sabiduría de San Pablo, San Agustín, Santo Tomás de Aquino? ¿O los cristianos creen en el historicismo después de todo, con la verdad evolucionando en cada época? La visión de Francisco de sociedades decentes, liberales, con mercados libres y una red de seguridad social, son notablemente resumidas, dignas de un peronista argentino.

Los humanitarios confunden acuerdos sociales equitativos con socialismo. Es posible que el Papa Francisco crea que el cristianismo puede purificar los elementos marxistas del pensamiento socialista. Lamentablemente, está equivocado, ya que la “religión de la humanidad”, que tan a menudo se presenta bajo una apariencia de atractivo sentimental, es ideológicamente opuesta, en el fondo, a la auténtica antropología y los principios filosóficos tradicionales de la Iglesia Católica.

Notas finales:

1 Daniel J. Mahoney. El ídolo de nuestra era: cómo la religión de la humanidad subvierte el cristianismo. Nueva York: Libros de encuentro. 2019. pág. 99.

2 Mahone. El ídolo de nuestra era, 98.

3 George Neumayr. El Papa Político. Nueva York: Center Street. 2018. pág. 4.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS