El Papa Francisco nos anima a anunciar el Evangelio con

Vaticano, 19 de febrero. 21 / 11:54 am (ACI).- El Papa Francisco nos anima a anunciar el Evangelio con esperanza, creando el futuro de forma fuerte y ​​distribución.

Así lo indicó el Santurrón Padre en un videomensaje dirigido al Congreso de Educación Religiosa promovido por la Arquidiócesis de Los Ángeles, que se lleva a cabo on-line del 18 al 21 de febrero con el tema: “¡Anunciad la promesa!”.

En su vídeo hablado en castellano, el Pontífice saludó particularmente a los jóvenes y los invitó “a la promesa, que nos habla de una realidad arraigada en lo más profundo del humano, con independencia de las situaciones concretas y condiciones históricas en las que vive”.

“Ustedes, jóvenes, sean los versistas de una nueva belleza humana, una exclusiva hermosura fraterna y amiga”, ha dicho el Papa.

Además, el Beato Padre destacó que “no cabe duda de que estamos en un instante bien difícil para todos, es un momento de crisis” y recordó el principio universal “de las crisis, jamás somos exactamente los mismos. Salimos mejores o peores, pero nunca iguales”.

“En las crisis, cada individuo revela su corazón: su solidez, su clemencia, su excelencia y su pequeñez. Las crisis nos hacen combatir la necesidad de escoger, seleccionar y comprometernos con un camino”, dijo el Papa.

En esta línea, el Santo Padre destacó que es pertinente el llamamiento de este congreso – ¡Anunciad la promesa! – por el hecho de que “necesitamos comunicar y rememorar que poseemos la promesa de Dios y que Dios siempre y en todo momento cumple sus promesas” así como “debemos rememorar que cada mujer, cada hombre y cada generación trae consigo una promesa que puede desencadenar novedosas energías relacionales , intelectual, cultural y espiritual”.

“La pandemia ha marcado la vida de las personas y la narración de nuestras comunidades. Ante esta y otras realidades es necesario construir el mañana, mirar hacia el futuro, y para eso necesitamos el compromiso, la fuerza y ​​la dedicación de todos”, dijo.

Para esto, el Papa mencionó que “es requisito accionar con el estilo del samaritano, lo que supone dejarme afectar por lo que veo, a sabiendas de que el padecimiento me cambiará y que el padecimiento del otro exige mi compromiso”.

“Los testimonios de amor generoso y gratis que hemos presenciado durante estos meses han dejado una huella imborrable en las conciencias y también en el tejido popular, enseñando que la cercanía, el cuidado, el acompañamiento y el sacrificio son necesarios para dar de comer la fraternidad. Fueron la proclamación y el cumplimiento de la promesa de Dios”, agregó.

En este sentido, el Santo Padre espera que “en este tiempo que nos toca vivir, reconociendo la dignidad de toda persona humana, podamos reavivar entre todos una aspiración mundial a la fraternidad” y, para esto, es precisa “una red social que apoye nosotros, que nos asistencia y donde nos ayudamos a mirar hacia el futuro”.

“Os encomiendo a la ternura de María, Madre de la Iglesia, y os imparto de corazón mi bendición. Gracias por los ministros y maestros, por lo que hacen. Y no os olvidéis de rezar por mí”, concluyó el Papa.

Anunciado inicialmente en ACI Press. Traducido y amoldado por Nathália Queiroz.

Verifique también: