NOTICIAS

El Papa arremete contra el “hedor de una sociedad corrupta”

Hogar > Noticias > El Papa arremete contra el “hedor de una sociedad corrupta”

El Papa arremete contra el “hedor de una sociedad corrupta”

Papa Francisco en Nápoles. Foto cortesía: news.yahoo.com

Papa Francisco en Nápoles. Foto cortesía: news.yahoo.com

El Papa Francisco se ha pronunciado enérgicamente en una visita a la ciudad de Nápoles contra el “hedor de una sociedad corrupta” que deja a los jóvenes rezando por la explotación en el lugar de trabajo, margina a los inmigrantes y corroe la esperanza en la sociedad.

El Pontífice también arremetió contra la falta de trabajo calificando el desempleo y la explotación laboral como el drama de nuestro tiempo.

Citando el ejemplo de una joven a la que se le ofreció trabajo en condiciones de 11 horas por 600 euros al mes sin contribución a su pensión, el Pontífice criticó: “Esto se llama esclavitud, esto se llama explotación, esto no es humano, esto es no cristiano.”

Luego de su visita relámpago a Pompeya el sábado por la mañana temprano, el Pontífice continuó hacia el enorme suburbio napolitano de Scampia, un barrio empobrecido en las afueras de la ciudad.

Allí, en la plaza Juan Pablo II, recibió una calurosa acogida de la comunidad.

“Quería comenzar mi visita a Nápoles desde aquí, desde esta periferia”, dijo el Papa a la multitud.

Reconoció que la vida en Nápoles nunca ha sido fácil, pero agregó que “¡nunca había sido triste!”.

“Este es su mayor activo. La vida cotidiana en esta ciudad, con sus dificultades y sus penalidades y, a veces, sus pruebas, produce una cultura de vida que siempre ayuda a las personas a levantarse después de cada caída y a garantizar que el mal nunca tenga la última palabra”, dijo el Papa Francisco. la multitud.

“El camino del mal es aquel que siempre roba la esperanza y también roba a la gente honesta y trabajadora, así como la buena reputación de esta ciudad”.

Más tarde el sábado, el Papa celebró una misa al aire libre para decenas de miles de personas en la Piazza del Plebiscito, la plaza principal de la ciudad del sur de Italia.

Durante su homilía, el Papa llamó a los habitantes de la ciudad a abrazar las palabras de Jesús y trabajar juntos por la “redención de Nápoles”. También llamó a la conversión a todos aquellos que llevan una vida criminal y corrupta.

“Queridos napolitanos, no permitan que les roben la esperanza”, dijo.

“No cedas al señuelo del dinero fácil o de los ingresos deshonestos. Reaccionar con firmeza a las organizaciones que explotan y corrompen a los jóvenes, los pobres y los débiles, con el cínico narcotráfico y otros delitos. Que la corrupción y la delincuencia no desfiguren el rostro de esta hermosa ciudad”, exhortó el argentino.

En Scampia, el Santo Padre escuchó a tres representantes de la población, incluido Corazón, un inmigrante de Filipinas.

Ella le dijo al Papa que estaba hablando en nombre de aquellos de la comunidad que son inmigrantes y aquellos que no tienen hogar y le pidió al Papa Francisco que sea una voz auténtica para ellos.

Respondiendo, el Papa dijo: “Tenemos que sentir que nuestros hermanos y hermanas migrantes son ciudadanos, son como nosotros, hijos de Dios, son migrantes como nosotros, porque todos somos migrantes con destino a otro país, ¿no?”.

En respuesta a las palabras de un desempleado, el Papa destacó la falta de trabajo de los jóvenes menores de 25 años, de los cuales un 40 por ciento no tiene trabajo.

“¡Esto es serio! ¿Qué hace un joven desempleado? ¿Cuál es el futuro? ¿Qué camino pueden elegir en la vida? ¡Y esta es una responsabilidad no solo de la ciudad, no solo del país, sino del mundo!”.

“Hay un sistema económico que está negando a la gente y ahora le toca a los jóvenes ser descartados, es decir sin trabajo”.

Respondiendo a quienes podrían sugerir que la caridad está ahí para ayudar a los desempleados, el Papa los reprendió diciendo que la falta de trabajo significa que no tienen la oportunidad de llevar el pan a casa, para ganarlo.

“¡Y cuando no te ganas el pan de cada día, pierdes tu dignidad! Y esta falta de trabajo roba la dignidad. Tenemos que luchar con esto, tenemos que defender nuestra dignidad como ciudadanos, hombres, mujeres, jóvenes. Y este es el drama de nuestro tiempo. No debemos permanecer en silencio”.

Criticando el trabajo a tiempo parcial, explicó que se refería a “¡La explotación de las personas en el lugar de trabajo!”.

“Hace unas semanas una chica que necesitaba trabajo encontró trabajo en una agencia de turismo y estas eran las condiciones: 11 horas de trabajo, 600€ al mes sin cotización para su pensión. ‘¡Oh, pero son solo 11 horas! ¡Si no te gusta, mira la cola de gente que está esperando el trabajo!’ Esto se llama esclavitud, esto se llama explotación, esto no es humano, esto no es cristiano. Y si el que hace esto dice que es cristiano, es un mentiroso, no es verdad, no es cristiano”.

“Incluso la explotación del trabajo en el mercado negro, donde haces que la gente trabaje sin contrato, sin nada, y les pagas lo que quieres, esto es explotación de la gente. Sin aportes para su pensión ni asistencia sanitaria…”

“¡Debemos retomar la lucha por nuestra dignidad, que es la lucha por buscar, por encontrar, por redescubrir oportunidades para llevar el pan a casa! Esta es nuestra batalla”.

“Si le cerramos la puerta a los inmigrantes, si le quitamos el trabajo y la dignidad a la gente, ¿cómo le llamas a esto? ¡Se llama corrupción! Se llama corrupción y todos tenemos la oportunidad de ser corruptos, ninguno de nosotros puede decir, nunca seré corrupto. ¡No! Es una tentación, es deslizarse, ahí, ahí, ahí, en un negocio fácil, en la delincuencia, en la criminalidad, en la explotación de las personas”.

Finalmente respondiendo a las palabras de un fiscal de la Corte de Apelaciones, el Papa dijo: “Cuánta corrupción hay en el mundo. Si encontramos un animal muerto y está corrompido, es feo. ¡Pero también ‘apesta’, la corrupción ‘apesta’! ¡Una sociedad corrupta apesta! ¡Un cristiano que deja entrar la corrupción no es cristiano, apestan! Mi presencia está destinada a ser un impulso para un viaje de esperanza, renacimiento y recuperación que ya está en marcha”.

“La buena política es un servicio a la gente, que se ejerce principalmente a nivel local, donde el peso de los fracasos, de los retrasos, de la omisión real, es más directo y duele más”.

“La buena política es una de las más altas expresiones de caridad, servicio y amor. La buena política depende de todos vosotros”.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS