NOTICIAS

“El celibato no es el problema”

El padre jesuita Alfredo Ferro celebra una misa el 14 de julio de 2019 en la comunidad indígena de Nazaret, Colombia. (Foto CNS/David Agren)

16 de octubre—La congregación general del Sínodo Panamazónico fue suspendida por un día para permitir que los participantes trabajaran en circoli minori, pequeños grupos divididos por idioma. Después de 10 días de declaraciones, intervenciones y presentaciones de expertos invitados, los Padres sinodales se reúnen ahora en grupos de 7 a 12 personas. Es en este formato que se ventilan y discuten las diferencias.

los circoli minori luchan con diferentes posiciones, empujándose y empujándose unos a otros para encontrar puntos de acuerdo y resistencia. Su trabajo se agrega a un borrador de documento, que se perfeccionará aún más en la tercera semana cuando se presente un documento final al Papa Francisco. Este proceso desvía cualquier predicción de un resultado exacto.

La rueda de prensa diaria de los Padres sinodales y los encargados de comunicación del Vaticano comenzó con una declaración de fraternidad. El panel de personal de comunicaciones e invitados aseguraron a los periodistas que “la gente estaba muy comprometida” y “dispuesta a ir más allá de las posiciones personales”. La descripción de la compatibilidad dentro del sínodo incluía una fácil familiaridad con el Papa Francisco que “bebe café con nosotros, que nos escucha”.

El Dr. Paolo Ruffini comenzó la sesión con una lista de los principales temas familiares para la discusión: “Nuestra casa común” como paradigma; la importancia de la Amazonía para todos los creyentes; la misión profética de la Iglesia; el problema del acceso a los sacramentos ya la educación; las cuestiones sociales de la migración y los compromisos multinacionales.

Ruffini dijo que los miembros del sínodo se han dado cuenta de que deben tener un enfoque espiritual y apostólico, no uno de derecho canónico; un “nuevo enfoque” que “mira el árbol, no las ramas individuales”. En este espíritu, la “visión no se pierde”.

Giacomo Costa, SJ, secretario de comunicaciones del Vaticano, fue igualmente poético. Los Padres sinodales comparten un “salto cualitativo… esto no es un parlamento y una votación; hay dinámicas espirituales”, dijo. Para ilustrar esta dimensión, el padre Costa recordó al ciego bíblico que se quitó el manto para seguir a Jesús. “Tira tu seguridad por la confianza y la fe. Deja espacio para el Espíritu”. Continuó con una advertencia: “Si caemos en conflictos y detalles, estamos atrapados, perdemos de vista la realidad más profunda”.

Los ponentes invitados hicieron declaraciones de apertura y se realizaron preguntas de la prensa hasta que todos hubieron hablado.

La Sra. Yesica Patiachi Tayori es maestra bilingüe y miembro de la pastoral indígena del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado (Perú).

“Quiero compartir con ustedes lo que le dije al sínodo: los pueblos indígenas son los guardianes del bosque”, dijo la Sra. Tayori. “Cuidar nuestra casa común es responsabilidad de todos”. Detalló la angustia particular de su gente, incluida la pérdida del lenguaje, la discriminación, la sensación de convertirse en “objetos en un escaparate”. La migración y la trata de personas también aquejan a su región y “nadie, ningún periodista” quiere contar su historia. Viajó al sínodo porque “queremos que el Santo Padre nos ayude… déjenos vivir en autodeterminación”.

La Sra. Tayori relató una historia conmovedora de la época de su abuela. Miles de indios Harakbut fueron asesinados y sus cadáveres contaminaron el río; cientos de personas río abajo murieron a causa del agua contaminada. Un misionero dominicano sabía de su difícil situación: “Él sabía de la situación y vino a luchar por y con nosotros, sin él no estaría aquí hoy”, dijo. “Queremos que este sínodo tenga resultados en las conciencias humanas”, dijo.

El obispo Wellington Tadeu de Queiroz Vieira de Brasil enfatizó cuidadosamente la naturaleza fraternal de un sínodo. “Como saben, el sínodo es un escenario para tratar con diferentes opiniones: desde afuera puede parecer que estamos peleando, pero es un ambiente fraternal de afecto fraternal”. El obispo Vieira continuó: “No soy un vocero, pero muchos comparten mi posición… sobre el tema de la reducción de [numbers] ministros ordenados… entonces nuestra reflexión considera la Amazonía pero por supuesto pertenece a toda la Iglesia”.

El obispo de voz suave le dijo a la prensa: “No veo el celibato como un problema principal, el problema es que necesitamos más ordenados. Hay falta de santidad y escándalos que impiden a la gente seguir el camino [to vocation].”

Monseñor Vieira señaló la necesidad de vivir con las personas, de acercarse a ellas, pero que muchas veces “no representamos la belleza de Cristo, alejamos a las personas… necesitamos nuevos caminos, pero los caminos no pueden ir más allá del camino de la santidad y conversión… Estoy convencido de que si llevo una vida santa se aferrarán a nosotros jóvenes que buscan valores reales… Entiendo por santidad, no una idea equivocada de mirar sólo al cielo, sino vivir una vida sencilla, de santidad, anunciando el evangelio , no podemos perder de vista el poder de la trascendencia.” Sus comentarios introdujeron una perspectiva no reportada hasta ahora.

El obispo Vieira también abordó la distribución desigual de sacerdotes en la región que podría mitigarse con una mejor asignación. La realidad, observó, es una pérdida del espíritu misionero. Menos hombres hoy en día están dispuestos a entrar en estas áreas remotas.

Otras declaraciones del panel fueron similares a las esbozadas ayer, principalmente el papel de la mujer, los desarrollos extractivos y la urgencia de la conversión ecológica.

Las preguntas de la prensa se avivaron cuando Diane Montagna de LifeSiteNews le pidió al Dr. Ruffini información sobre la controvertida estatua que fue el centro de la ceremonia la semana pasada en los Jardines del Vaticano. Montagna se refirió a una conferencia de prensa en la que se identificó a la estatua embarazada desnuda como la Virgen María, pero un representante indígena la identificó como una estatua pagana. “¿Podemos resolver el asunto?” preguntó Montagna.

El Dr. Ruffini respondió: “Sí, podemos obtener más información… Te puedo decir que algunas cosas en la historia se interpretan de diferentes maneras, es una estatua que representa la vida, buscar el paganismo es buscar el mal donde no lo hay… Puedo hágale saber, podemos obtener más información de REPAM [Red Ecclesial Panamazonia]uno de los organizadores.”

Un miembro de la prensa española preguntó a los obispos en el panel: “¿Qué es un ministerio apropiado para las mujeres? ¿Apruebas a las mujeres? [in the] ¿diaconado?

El obispo Vieira tomó su pregunta. “Nuestras comunidades no podrían existir sin las mujeres… en algunas culturas no se reconoce su valor. Se ha estudiado el tema del diaconado… en mi experiencia, las mujeres hacen su trabajo puramente por amor a Jesús, la mayoría de las mujeres que conozco no están interesadas en este tipo de reconocimiento”.

Presionado aún más por otro corresponsal, el obispo Pedro José Conti de Brasil dijo: “Las cosas suceden poco a poco, encontramos nuevos caminos, cada vez se abrirán más espacios para las mujeres”.

Varios periodistas ponderaron la respuesta de Monseñor Conti. ¿Podría su comentario indicar que no se debe esperar un diaconado femenino de este sínodo?

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS