El cardenal O’Malley reafirma el apoyo del Papa a las víctimas de abusos

Hogar > Presentado > El cardenal O’Malley reafirma el apoyo del Papa a las víctimas de abusos

El cardenal O’Malley reafirma el apoyo del Papa a las víctimas de abusos

En una declaración emitida el viernes (20 de enero), el cardenal Seán Patrick O’Malley, arzobispo de Boston, dijo que el Papa Francisco reconoce plenamente los errores atroces de la Iglesia y su clero que abusaron de los niños.

El cardenal que dirige la Comisión Pontificia para la Protección de Menores dijo: “Es comprensible que las declaraciones del Papa Francisco ayer (jueves) en Santiago de Chile hayan sido una fuente de gran dolor para los sobrevivientes de abuso sexual por parte del clero o cualquier otro perpetrador. Palabras que transmiten el mensaje “si no puedes probar tus afirmaciones entonces no te creerán” abandonan a aquellos que han sufrido violaciones criminales reprensibles de su dignidad humana y relegan a los sobrevivientes a un exilio desacreditado”.

El comentario del Papa se hizo en respuesta a una pregunta de un periodista chileno sobre el obispo Juan Barros, quien fue designado en 2015 para dirigir la diócesis de Osorno. Ha sido acusado por cuatro víctimas de abuso sexual clerical de colusión con su abusador para encubrir sus crímenes. El obispo Barros, que ha mantenido su inocencia, ha sido objeto de polémica desde su nombramiento.

“El día que me traigan pruebas contra el obispo Barros, hablaré”, dijo el Papa Francisco al reportero. “No hay ni una pizca de prueba en su contra. Todo es calumnia. ¿Está claro?”

El cardenal continuó: “Al no haber estado involucrado personalmente en los casos que fueron el tema de la entrevista de ayer, no puedo explicar por qué el Santo Padre eligió las palabras particulares que usó en ese momento. Lo que sí sé, sin embargo, es que el Papa Francisco reconoce plenamente las fallas atroces de la Iglesia y su clero que abusaron de los niños y el impacto devastador que esos crímenes han tenido en los sobrevivientes y sus seres queridos.

Acompañando al Santo Padre en numerosas reuniones con sobrevivientes, he sido testigo de su dolor al conocer la profundidad y amplitud de las heridas infligidas a quienes sufrieron abusos y que el proceso de recuperación puede durar toda la vida. Las declaraciones del Papa de que no hay lugar en la vida de la Iglesia para aquellos que abusan de los niños y que debemos adherirnos a la tolerancia cero para estos crímenes son genuinas y son su compromiso.

Mis oraciones y mi preocupación siempre estarán con los sobrevivientes y sus seres queridos. Nunca podremos deshacer el sufrimiento que experimentaron o sanar completamente su dolor. En algunos casos, debemos aceptar que incluso nuestros esfuerzos para ofrecer asistencia pueden ser una fuente de angustia para los sobrevivientes y que debemos orar en silencio por ellos mientras brindamos apoyo en el cumplimiento de nuestra obligación moral. Sigo dedicado a trabajar por la curación de todos los que han sido tan dañados y a la vigilancia para hacer todo lo posible para garantizar la seguridad de los niños en la comunidad de la Iglesia para que estos crímenes nunca vuelvan a ocurrir”.