NOTICIAS

El cardenal Brady expresa su preocupación por la legislación propuesta sobre el aborto

Hogar > Más reciente > El cardenal Brady expresa su preocupación por la legislación propuesta sobre el aborto

El cardenal Brady expresa su preocupación por la legislación propuesta sobre el aborto

El cardenal Seán Brady plantea preocupaciones legales y constitucionales sobre la Proyecto de ley de protección de la vida durante el embarazo de 2013

soy consciente de que el Proyecto de ley de protección de la vida durante el embarazo, está entrando en las etapas finales del proceso legislativo en el Oireachtas. Además de las preocupaciones éticas fundamentales ya planteadas por los obispos y otros, este proyecto de ley contiene una serie de conflictos constitucionales y legales graves que requieren una aclaración inmediata.

Este Proyecto de Ley proporcionará la justificación legal más amplia posible para destruir deliberada e intencionalmente la vida del niño por nacer, sin límites de tiempo ni mecanismo para asegurar que el derecho a la vida del niño por nacer sea adecuadamente reivindicado como lo exige el artículo 40.3.3 de la Ley. Constitución. En la práctica, el derecho a la vida del niño por nacer ya no será tratado por igual. La redacción de este proyecto de ley es tan vaga que se puede facilitar fácilmente un acceso cada vez mayor al aborto. Algunos ya han indicado públicamente la intención de buscar este acceso más amplio. Este proyecto de ley representa un ‘Caballo de Troya’ legislativo y político que presagia un régimen de aborto mucho más liberal y agresivo en Irlanda.

La evidencia médica no respalda la opinión de que el aborto es un tratamiento adecuado para las mujeres embarazadas con sentimientos suicidas. Las madres en estas situaciones merecen la mejor atención y apoyo profesional que se les pueda brindar. Además de implicar el asesinato deliberado de un feto, este proyecto de ley, al promover el aborto, corre el riesgo de crear los síntomas mismos de los sentimientos suicidas que pretende abordar.

Además, el proyecto de ley legitima la inducción al parto prematuro de un niño por nacer en respuesta a los sentimientos suicidas de una madre, previsiblemente exponiendo a ese niño al riesgo de daños graves y permanentes para su salud. Cuando un niño está quizás a solo unos días de la viabilidad, el proyecto de ley no dice si el niño será asesinado o entregado con un riesgo grave para la salud del niño. ¿Dónde están los mecanismos para reivindicar el derecho Constitucional a la vida del niño en estas circunstancias? ¿Cómo puede conciliarse un acto que implica un riesgo grave para la salud de un niño con el deber del Estado en el artículo 42A de la Constitución de garantizar que en todas las decisiones el bienestar del niño sea ‘la consideración primordial’?

También surgen graves conflictos morales y constitucionales en el ámbito de la libertad de conciencia y de creencias religiosas. A diferencia de la práctica en muchas otras jurisdicciones, este proyecto de ley obliga a los médicos, enfermeras y parteras con objeciones de conciencia a cooperar en el mal del aborto al insistir en que deleguen el cuidado de una paciente a alguien que saben que realizará el aborto. El proyecto de ley no prevé ninguna disposición de objeción de conciencia para otros, como el personal auxiliar y administrativo. Esto está en claro conflicto con los derechos inequívocos a la libertad de conciencia y religión previstos para todos en la Constitución. También debe aclararse la posición legal y constitucional de los hospitales obligados a realizar abortos en contra de su ethos e identidad pro-vida.

El artículo 44.2.3 de la Constitución establece claramente que, “El Estado no impondrá ninguna inhabilitación ni hará ninguna discriminación por motivos de profesión, creencia o condición religiosa”. Esto plantea cuestiones importantes sobre los derechos constitucionales de los miembros del Oireachtas que piden un voto libre. Animo a cualquier representante público que crea que se le está negando su derecho constitucional a buscar una aclaración inmediata sobre este tema en los tribunales.

También hago un llamado al Gobierno para que publique su consejo del Fiscal General sobre los posibles conflictos constitucionales y legales que se han planteado aquí y por otros en respuesta a este proyecto de ley.

Este es un momento decisivo para nuestro país. Reitero el llamado de los obispos a orar en este momento crítico para que nuestro país continúe defendiendo el derecho igualitario a la vida de una madre y su hijo por nacer en la práctica, así como en la ley, y que nuestros representantes públicos elijan la vida en cada decisión que toman.

TERMINA

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS