Ejercicios Espirituales: Ciudades y Civilizaciones Be

Ejercicios Espirituales: Ciudades y Civilizaciones Be

Caridad, clemencia y comunión: estos son los dones “que el Señor confía a su Iglesia, y por caminos inescrutables los hace llegar a los hombres y mujeres de buena voluntad”, ha dicho el abad benedictino.

localidad del Vaticano

“Me tomé la libertad de invitarlos a todos a la colina al este de Florencia, consagrada durante siglos por la veneración del protomártir armenio Miniato, por el hecho de que desde allí pueden tener una mirada de gracia, gratitud y misterio sobre la ciudad de Florencia”.

Con estas expresiones, el abad Bernardo Francesco Maria Gianni inició los Ejercicios Espirituales el pasado domingo. El predicador benedictino, esta semana, condujo al Papa ahora la Curia romana en una reflexión sobre la localidad de Florencia, las ciudades de todo el mundo, la familia humana que representan de forma simbólica, entre el deseo de Dios y los desafíos de nuestro tiempo.

La misión de la raza humana es la comunión con Dios.

En la última meditación, realizada en la mañana de este viernes (15/03), el abad benedictino retoma la imagen de la “ciudad en la colina” a través de las palabras del capítulo 21 del Libro del Apocalipsis, que cantan “la Epifanía del fin de toda la crónica de la humanidad”, la “novedosa Jerusalén”, “morada de Dios con los hombres” donde “la muerte, el llanto, los chillidos y el dolor ya no van a estar, pues las cosas viejas han desaparecido”.

La iniciativa principal no es sólo relanzar esta “alguna promesa de comunión con Dios”, la promesa que Dios reserva para toda la raza humana haciéndose compañera de viaje, sino resaltar el deber, como Iglesia y comunidad, de realizar de la región una “familia .de las familias” y el Evangelio “levadura” en él.

La promesa debe ser regalada

“Nosotros, que por la felicidad y el secreto recibimos esta conciencia, debemos contagiar de promesa a los que de alguna forma la ignoran. De ahí que deseo que en esta conclusión resuene una palabra de esperanza, palabra que nos ofrece el Papa Francisco: “Es cierto que muchas de nuestras ciudades proponen y desarrollan sentimientos de erradicación que favorecen, por los varios inconvenientes de la ciudad, de la megalópolis actual, accionar antisocial y violento”, añadiría por temor, “como sucedió en Nueva Zelanda”, afirmaba Bernardo Francesco Maria Gianni.

“No obstante, el Papa Francisco nos dice que el amor es más fuerte. Muchas personas en estas condiciones son capaces, a pesar de todo, de hilar lazos de pertenencia y convivencia que convierten la aglomeración en una experiencia social, donde se rompen los muros del yo y se sobrepasan las barreras del egoísmo. La Iglesia no puede dejar de ser levadura, testigo genuino y creíble de este desarrollo de amor que se lleva a cabo en las ciudades”, subrayó el abad.

Caridad, Clemencia y Comunión

Caridad, clemencia y comunión: estos son los dones “que el Señor confía a su Iglesia, y por caminos insondables los hace llegar a los hombres y mujeres de buena intención”, añadió la benedictina.

Nos corresponde a nosotros lograr que nuestras ciudades y civilizaciones acojan a Dios. Nos se ajusta a las comunidades de cristianos sentirnos “real y también íntimamente solidarios con el género humano y su historia”, con sus aflicciones, sus sufrimientos y sus desesperaciones.

“Que el Evangelio”, única levadura que levanta la masa, leemos en Evangelii gaudium 237, “sea ciudad”. Este es el desafío “bien difícil” y “admirable” que dejo en el corazón de todos nosotros”, concluye el abad benedictino.

Esperamos que le gustara nuestro articulo Ejercicios Espirituales: Ciudades y Civilizaciones Be
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios