RELIGION CRISTIANA

Eche un vistazo al estilo de vida medieval de un monje trapense

Los monjes y monjas trapenses fascinan a muchos cristianos por su estilo de vida aislado y ascético, y a primera vista parecen un remanente de la época medieval.

Monjes trapenses

  • Los monjes trapenses, o trapenses, son una orden católica romana (la Orden de los Cistercienses de la Estricta Observancia) fundada en Francia en 1098.
  • Los monjes y monjas trapenses son conocidos por su estilo de vida de extrema abnegación, aislamiento y dedicación a la oración.
  • El nombre trapenses proviene de la Abadía de La Trappe, donde Armand Jean de Rancé (1626-1700) introdujo reformas a la práctica cisterciense en el siglo XVII.
  • Los trapenses siguen de cerca la Regla de Benito.

La orden cisterciense, el grupo matriz de los trapenses, se fundó en 1098 en Francia, pero la vida dentro de los monasterios ha cambiado mucho a lo largo de los siglos. El desarrollo más obvio fue una división en el siglo XVI en dos ramas: la Orden Cisterciense, u observancia común, y los Cistercienses de Estricta Observancia, o trapenses.

Los trapenses toman su nombre de la Abadía de La Trappe, a unas 85 millas de París, Francia. La orden incluye tanto a monjes como a monjas, que se llaman trapenses. Hoy en día, más de 2100 monjes y unas 1800 monjas viven en 170 monasterios trapenses repartidos por todo el mundo.

Tranquilo pero no silencioso

Los trapenses siguen de cerca la Regla de Benito, un conjunto de instrucciones establecidas en el siglo VI para gobernar los monasterios y el comportamiento individual.

Se cree ampliamente que estos monjes y monjas hacen voto de silencio, pero ese nunca ha sido el caso. Si bien se desaconseja encarecidamente hablar en los monasterios, no está prohibido. En algunas áreas, como la iglesia o los pasillos, la conversación puede estar prohibida, pero en otros espacios, los monjes o monjas pueden conversar entre ellos o con los miembros de la familia que los visitan.

Hace siglos, cuando la tranquilidad era más estricta, los monjes idearon un lenguaje de señas simple para expresar palabras o preguntas comunes. El lenguaje de señas de los monjes rara vez se usa en los monasterios hoy en día.

Los tres votos de la Regla de Benito cubren la obediencia, la pobreza y la castidad. Dado que los monjes o monjas viven en comunidad, nadie es dueño de nada, excepto sus zapatos, anteojos y artículos de aseo personal. Los suministros se mantienen en común. La comida es simple, consiste en granos, frijoles y verduras, con pescado ocasional, pero sin carne.

Vida cotidiana de monjes y monjas trapenses

Los monjes y monjas trapenses viven una rutina de oración y contemplación silenciosa. Se levantan muy temprano, se reúnen todos los días para la misa y se reúnen seis o siete veces al día para la oración organizada.

Aunque estos hombres y mujeres religiosos pueden adorar, comer y trabajar juntos, cada uno tiene su propia celda o pequeña habitación individual. Las celdas son muy sencillas, con una cama, una mesa pequeña o un escritorio, y quizás un banco para rezar de rodillas.

En muchas abadías, el aire acondicionado está restringido a la enfermería y las habitaciones de los visitantes, pero toda la estructura tiene calefacción para mantener una buena salud.

La Regla de Benito exige que cada monasterio sea autosuficiente, por lo que los monjes trapenses se han vuelto ingeniosos para hacer que los productos sean populares entre el público. La cerveza trapense es considerada por los conocedores como una de las mejores cervezas del mundo. Elaborada por monjes en siete abadías trapenses en Bélgica y los Países Bajos, envejece en botella a diferencia de otras cervezas y mejora con el tiempo.

Los monasterios trapenses también producen y venden cosas como queso, huevos, champiñones, dulce de azúcar, trufas de chocolate, pasteles de frutas, galletas, conservas de frutas y ataúdes.

Aislado para la oración

Benedicto enseñó que los monjes y las monjas de clausura pueden hacer mucho bien al orar por los demás. Se pone un gran énfasis en descubrir el verdadero ser de uno mismo y en experimentar a Dios a través de la oración centrada.

Mientras que los protestantes pueden ver la vida monástica como no bíblica y violatoria de la Gran Comisión, los trapenses católicos dicen que el mundo necesita oración y arrepentimiento. Muchos monasterios aceptan peticiones de oración y habitualmente oran por la iglesia y el pueblo de Dios.

Dos monjes trapenses hicieron famosa a la orden en el siglo XX: Thomas Merton y Thomas Keating. Merton (1915-1968), monje de la Abadía de Getsemaní en Kentucky, escribió una autobiografía, La montaña de siete pisos, que vendió más de un millón de copias. Las regalías de sus 70 libros ayudan a financiar a los trapenses de hoy. Merton fue partidario del movimiento de derechos civiles y abrió un diálogo con los budistas sobre ideas compartidas en la contemplación. Sin embargo, el abad actual de Getsemaní se apresura a señalar que la celebridad de Merton no era la típica de los monjes trapenses.

Keating, ahora de 89 años, monje en Snowmass, Colorado, es uno de los fundadores del movimiento de oración centrada y de la organización Contemplative Outreach, que enseña y fomenta la oración contemplativa. Su libro, Mente abierta, corazón abiertoes un manual moderno sobre esta antigua forma de oración meditativa.

Fuentes

  • cistercian.org
  • osco.org
  • nuevoadviento.org
  • institutomerton.org
  • contemplativeoutreach.org

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS