Diócesis exige justicia por asesinato de sacerdote

MANILLA, 27 de enero. 21 / 10:30 am (ACI).- La Diócesis de Malaybalay (Filipinas) lamenta el fallecimiento del p. René Bayang Regalado, asesinado a tiros por un desconocido el 25 de enero, y solicitó justicia por la desaparición del sacerdote de 42 años.

En un comunicado, la Diócesis indicó que los miembros de la comunidad de la parroquia de San José, en Sinayawan, localidad de Valencia, están “profundamente dolidos y entristecidos por la novedad del prematuro fallecimiento” del p. obsequiado

“Expresamos nuestro mucho más sentido pésame a su familia instantánea e imploramos al Señor de la Vida que se haga justicia a los perpetradores de este atroz delito sin poner en una situación comprometedora el don de la clemencia del Señor”, ha dicho.

El cuerpo del sacerdote se descubrió en una carretera cerca del Monasterio Malaybalay Carmel en el pueblo de Patpat. Otro sacerdote del monasterio llamó a la policía cuando escuchó disparos en torno a las 7:30 p. m. (hora local) del 24 de enero.

Pie. Regalado fue encontrado por la policía con un ojo herido, múltiples heridas de bala en la cabeza y su mano izquierda atada con un cordón blanco.

Luego de la autopsia, el sacerdote va a ser sepultado en la catedral de San Isidro Labrador y luego sepultado en el cementerio católico Malaybalay, en fecha a ser decidida por la familia y la Diócesis.

La Diócesis pidió a las personas que deseen ayudar al velatorio respetar rigurosamente los protocolos para evitar contagios del coronavirus.

Según Rappler, el jefe de la Policía Nacional de Bukidnon, coronel Roel Lami-Ing, señaló que el fundamento potencial del ataque podría ser una venganza por el activismo del sacerdote o una supuesta violación.

Lami-Ing señaló que el p. Regalado fue acusado de violación en 2020, durante su tiempo como párroco en Lala, Lanao del Norte, y agregó que el sacerdote pagó una fianza y regresó al monasterio hasta su muerte el domingo.

La policía también apuntó que el p. Regalado fue un motor de la pelea contra la tala ilegal y la defensa de los derechos del agricultor, a lo que apoyó con publicaciones en su blog, donde defendía iniciativas de agricultura ecológica y otras causas agrarias.

Según Inquirer, los sacerdotes del p. Regalado dijo que vieron por última vez al adulto mayor en el momento en que fue a agarrar su casco de bicicleta en otro seminario a menos de cinco millas de distancia.

El representante oficial de la diócesis de Malaybalay, padre Virgilio Delfin, apuntó que el sacerdote había estado recibiendo amenazas de muerte desde diciembre y comentó que el padre Regalado no tenía enemigos en la comunidad.

Asimismo, resaltó que el sacerdote sirvió activamente en la diócesis y se involucró especialmente con el canto en la parroquia.

“Como sacerdote, tu trabajo es ser útil a la comunidad”, dijo el p. delfín. “Ayúdanos a buscar justicia, no solo para todos los curas, sino asimismo para la familia, que padece por su pérdida”, agregó.

Publicado originalmente en CNA. Traducido y adaptado por Nathália Queiroz.

Verifique asimismo: