Detienen a sacerdote sospechoso de robos en Rio Grande do Sul

Paso Fundo, 03 Mar. 21/04:02 pm (ACI).- El párroco de la Archidiócesis de Passo Fundo (RS), fr. Elizeu Lisboa Moreira, fue detenido en la noche del martes 2 de marzo, sospechoso de cometer tres hurtos a establecimientos comerciales y, por tanto, va a ser apartado temporalmente de sus funciones.

Pie. Elizeu Moreira, que trabajaba en una parroquia de Tapejara, habría cometido los delitos en la ciudad de Passo Fundo, en un autoservicio del vecindario Lucas Araújo, en una farmacia del barrio São Cristóvão y en otro supermercado del vecindario Petrópolis.

Los robos se realizaron entre las 5 y las 6 de la tarde y el sacerdote utilizó una pistola de juguete para sustraer recursos y dinero de los establecimientos. Además, iba dentro de un Hyundai ix35 correspondiente a la Arquidiócesis de Passo Fundo.

El vehículo fue monitoreado por la Brigada Militar y situado en el centro de Passo Fundo, donde el P. Elizeu fue tomado en torno a las 8 de la noche. En el automóvil encontraron R$ 655, alimentos y artículos de higiene robados.

El sacerdote, quien fue reconocido por las víctimas, ha dicho en un comunicado que los crímenes se habrían cometido en un momento de locura. Según el encargado Diogo Ferreira, el sacerdote “estaba completamente tranquilo, daba la sensación de que no se había dado cuenta de lo que había hecho y que se encontraba a la luz de la luna”.

Pie. Elizeu, de 27 años, fue ordenado sacerdote el 9 de agosto de 2019 por el arzobispo de Passo Fundo, don Rodolfo Luís Weber. Frente a lo sucedido, el obispo Weber ha dicho estar “conmocionado” por el hecho.

“Era recién ordenado, un individuo a la que le iba bien en su trabajo. Y de súbito pasa algo de esta manera. es deslumbrante Es triste. Es muy lamentable”, dijo Dom Rodolfo Weber al portal web ‘GaúchaZH’.

“Deseo saber de qué forma se llegó a esto, cuál fue la justificación. Si existe alguna justificación. El hecho es grave, pero todo ser humano está en su derecho a la defensa”, ha dicho, y añadió que, en sus “30 años como sacerdote y 12 como obispo”, no recuerda “otro hecho en estas condiciones”.

Para el arzobispo, a esta altura “es injusto” elucubrar qué habría motivado al sacerdote. “Atendió a 2 municipios que están tan impactados como yo. Es de resaltar que no hay razón para realizar esto, nunca mostró ningún signo. Fue muy habitual”, dijo.

Compruebe asimismo: