Después del “año de prueba” para los Santos Lugares, Cardenal pide

Vaticano, 11 de marzo. 21 / 10:03 am (ACI).- La situación de los cristianos en los Santurrones Lugares, ahora de por sí desafiante, se vió agravada por la carencia de peregrinos y otras adversidades derivadas de la pandemia del nuevo coronavirus. Para complicar aún más la situación, la colecta clásico, primordial fuente de ingresos de varios proyectos de caridad, no se pudo efectuar el Viernes Santurrón de 2020. Ante esta situación, el Cardenal Sandri, Prefecto para las Iglesias Orientales en el Vaticano , escribió una carta a los obispos de todo el planeta pidiendo a los fieles que sean espléndidos con sus hermanos y hermanas en Tierra Santa este año.

“Los caminos desiertos alrededor del Santurrón Sepulcro y la Antigua Jerusalén resonaron en la desierta y lluviosa Plaza de San Pedro, atravesada por el Beato Padre Francisco el 27 de marzo de 2020, sendero del Crucifijo”, recuerda el prelado solicitado de la Iglesias orientales en comunión con Roma.

Por si estas adversidades provocadas por la ausencia de peregrinos no fueran suficientes, monseñor Sandri asimismo señaló que “las ayudas económicas que la colecta para Terra Sancta garantiza todos los años ha disminuido, debido a las dificultades para llevarla a cabo en numerosos países en 2020”. .

Se ten en cuenta que muchos países, incluidos Brasil y Portugal, optaron por cerrar las iglesias durante la Semana Santa y Pascua de 2020, lo que impidió la tradicional colecta que se realiza el Viernes Beato. La colecta terminó el domingo 13 de septiembre y el dinero colectado no fue suficiente para las múltiples necesidades de las comunidades atendidas por la Custodia Franciscana de Tierra Santa, institución encargada de asignar los elementos colectados en las diócesis de todo el mundo a proyectos solidarios.

Siempre según el llamamiento del cardenal Sandri, “el Papa Francisco ofreció a todos y cada uno de los cristianos la figura del Buen Samaritano como modelo de caridad activa, de amor emprendedor y solidario. Asimismo nos animó a pensar sobre los diferentes hábitos de los individuos de la parábola para vencer la indiferencia de quien ve a su hermano o hermana en contrariedad y transmite: “¿Con quién te identificas? Esta pregunta es dura, directa y decisiva. ¿A cuál te semejas?

“Debemos reconocer la tentación que nos rodea de perder el interés por los demás, en especial por los más débiles”, señala el cardenal.

“Finalmente, no se puede renunciar al cuidado de los Santurrones Lugares que son el testimonio preciso del secreto de la Encarnación del Hijo de Dios y la ofrenda de su vida hecha por nuestro amor y por nuestra salvación”.

El Cardenal también recuerda las expresiones del Apóstol San Pablo a los Corintios, “que no precisan mayor comentario”: “Tengan presente esto: el que siembra escasamente, cosechará escasamente, y el que siembra ampliamente, generosamente segará. Cada uno de ellos da según el impulso de su corazón, sin tristeza ni vergüenza, pues Dios ama al dador alegre. Además, Dios es poderoso para proveeros de toda clase de beneficios, a fin de que siempre y en todas las cosas teniendo lo necesario, podáis realizar con generosidad toda clase de buenas proyectos” (2. Cor. 9,6-8).

“A vosotros, a los Sacerdotes, a los Religiosos y Religiosas, y a los Leales, que estáis en compromiso con el éxito de la Colecta, en la fidelidad a una obra que la Iglesia pide a todos sus hijos que efectúen según las costumbres conocidas, Tengo la alegría de transmitiros el reconocimiento vivo del Beato Padre Francisco. Y también invocando abundantes gracias divinas sobre esta diócesis, os envío un fraterno saludo en el Señor Jesús”, concluye la misiva.

¿Cuál es el destino del dinero colectado en la Colecta del Viernes Beato?

Debemos recordar primero el contexto: La Colecta tiene rincón a lo largo del Viernes Beato, y es la fuente principal para el sustento de la vida que se desarrolla en torno a los lugares sagrados. Es el instrumento querido por los Papas para ofrecer testimonio concreto del vínculo entre los cristianos del mundo y los Santos Lugares, y establecido exactamente en pos de Tierra Santa por el estatuto “Nobis in animo” que San Pablo VI promulgó en 1976. .

Entonces, ¿de qué forma se distribuyen los fondos de la Colecta?

La Custodia Franciscana recibe el 65% y la Congregación para las Iglesias Orientales el 35%. La Congregación emplea el dinero colectado para la formación de aspirantes al sacerdocio, el sostenimiento del clero y actividades institucionales.

Este año, la Congregación recibió US$ 9.775.603,58. Fueron usados para ocupaciones formativas y escolares, financiando asimismo instituciones de educación superior y escuelas, como el Pontificio Instituto Oriental y la Facultad de Belém. Pero 2,4 millones de dólares estadounidenses se destinaron a asistencia extraordinaria, especialmente en zonas que experimentan estabilidad y tensión, al tiempo que 500.000 dólares estadounidenses, extraídos del Fondo de Tierra Santa, ayudaron a financiar 303 proyectos en 24 países para llevar a cabo frente a la emergencia de la COVID-19.

Entre las obras financiadas por la Custodia, que incluyen no solo la Colecta del Viernes Santo, sino más bien también las actividades de recaudación de fondos de la Asociación Pro Terra Sancta y la Fundación Franciscana para Tierra Santa, la finalización de la restauración de la Iglesia de la Natividad en Belén. , efectuada en colaboración con la Autoridad Nacional Palestina, la consolidación de la cueva de roca de la Elevación de la Santa Cruz, la construcción de cinco salas educativas multimedia para peregrinos dedicadas al conocimiento del Beato Sepulcro, e inclusive la construcción de un moderno centro museístico para la puesta en valor del patrimonio artístico, arqueológico y cultural franciscano, un área de 2500 metros cuadrados que incluirá también el Convento de la Flagelación y el Convento de San Salvatore.

Pero no solo eso. Hay varias proyectos en pos de la comunidad local, como la Casa da Criança de Belém, el centro parroquial de la misma localidad, y becas universitarias (ya se entregaron 490). Los fondos asimismo se destinaron al alquiler de parejas y jóvenes necesitados, distintas obras culturales, incluido el Studium Biblicum Franciscanum, ayuda para familias desplazadas y asiladas en Siria, Jordania y Líbano, y ayuda a través de las parroquias de Alepo, Damasco, Knayeh, Yakoubich y Latakieh.

A esto se suman los salarios de los empleados de la Custodia: hay unos 1020 usados, delegados entre 15 academias, 4 viviendas de peregrinos, 80 santuarios, 25 parroquias y diversas ocupaciones. Durante la pandemia, estos usados lograron beneficiarse de una suerte de fondo de emergencia.

Los territorios de Jerusalén, Palestina, Israel, Jordania, Chipre, Siria, Líbano, Egipto, Etiopía, Eritrea, Turquía y también Van a ir se favorecen de los fondos de colecta todos los años.

Contrastar: