RELIGION CRISTIANA

Descubra lo que realmente significa la soberanía de Dios

La soberanía de Dios significa que, como gobernante del Universo, Dios es libre y tiene derecho a hacer lo que quiera. No está atado ni limitado por los dictados de sus seres creados. Además, él tiene el control total de todo lo que sucede aquí en la Tierra. La voluntad de Dios es la causa final de todas las cosas.

Soberanía (Pronunciado SOV ur un camiseta) en la Biblia se expresa a menudo en el lenguaje de la realeza: Dios gobierna y reina sobre todo el Universo. No se le puede oponer. Él es Señor del cielo y de la tierra. Está entronizado, y su trono es un símbolo de su soberanía. La voluntad de Dios es suprema.

Una piedra de tropiezo

La soberanía de Dios es una piedra de tropiezo para los ateos y los incrédulos que exigen que, si Dios tiene el control total, elimine todo el mal y el sufrimiento del mundo. La respuesta del cristiano es que la soberanía de Dios está más allá del entendimiento humano. La mente humana no puede comprender por qué Dios permite el mal y el sufrimiento; en cambio, estamos llamados a tener fe y confianza en la bondad y el amor de Dios.

El buen propósito de Dios

El resultado de confiar en la soberanía de Dios es saber que sus buenos propósitos se cumplirán. Nada puede estorbar el plan de Dios; la historia se desarrollará según la voluntad de Dios:

Romanos 8:28Y sabemos que Dios hace que todo coopere para el bien de los que aman a Dios y son llamados conforme al propósito que tiene para con ellos. (NTV)Efesios 1:11Además, porque estamos unidos a Cristo, hemos recibido una herencia de Dios, porque él nos eligió de antemano y hace que todo funcione según su plan. (NTV)

Los propósitos de Dios son la realidad más importante en la vida del cristiano. Nuestra nueva vida en el Espíritu de Dios se basa en sus propósitos para nosotros, ya veces eso incluye sufrimiento. Las dificultades en esta vida tienen un propósito en el plan soberano de Dios:

Santiago 1:2–4, 12Queridos hermanos y hermanas, cuando se les presenten problemas de cualquier tipo, considérenlo una oportunidad para un gran gozo. Porque saben que cuando su fe es probada, su resistencia tiene la oportunidad de crecer. Así que dejad que crezca, porque cuando vuestra resistencia esté plenamente desarrollada, seréis perfectos y completos, sin necesidad de nada… Dios bendice a los que soportan con paciencia la prueba y la tentación. Después recibirán la corona de vida que Dios ha prometido a los que le aman. (NTV)

La soberanía de Dios plantea un rompecabezas

La soberanía de Dios también plantea un rompecabezas teológico. Si Dios realmente controla todo, ¿cómo pueden los humanos tener libre albedrío? Es obvio por las Escrituras y por la vida cotidiana que las personas tienen libre albedrío. Tomamos buenas y malas decisiones. Sin embargo, el Espíritu Santo impulsa al corazón humano a elegir a Dios, una buena elección. En los ejemplos del Rey David y el Apóstol Pablo, Dios también trabaja con las malas decisiones del hombre para cambiar vidas.

La fea verdad es que los seres humanos pecadores no merecen nada de un Dios santo. No podemos manipular a Dios en la oración. No podemos esperar una vida rica y sin dolor, como proclama el evangelio de la prosperidad. Tampoco podemos esperar llegar al cielo porque somos una “buena persona”. Jesucristo nos ha sido provisto como el camino al cielo. (Juan 14:6)

Parte de la soberanía de Dios es que, a pesar de nuestra indignidad, Él elige amarnos y salvarnos de todos modos. Da a todos la libertad de aceptar o rechazar su amor.

Versículos de la Biblia sobre la soberanía de Dios

La soberanía de Dios está respaldada por muchos versículos de la Biblia, entre ellos:

Isaías 46:9–11
Yo soy Dios, y no hay otro; Yo soy Dios, y no hay nadie como yo. Doy a conocer el fin desde el principio, desde la antigüedad, lo que está por venir. Digo: ‘Mi propósito se mantendrá, y haré todo lo que me plazca’. … Lo que he dicho, eso haré; lo que he planeado, eso haré. (NVI)
Salmo 115:3
Nuestro Dios está en el cielo; hace lo que le place. (NVI)
Daniel 4:35
Todos los pueblos de la tierra son considerados como nada. Él hace lo que le place con los poderes del cielo y los pueblos de la tierra. Nadie puede retener su mano o decirle: “¿Qué has hecho?” (NVI)
Romanos 9:20
Pero, ¿quién eres tú, un ser humano, para responderle a Dios? “¿Dirá lo formado al que lo formó: ‘¿Por qué me hiciste así?'” (NVI)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS