Decimosexto Domingo del Tiempo Ordinario – Jesús vio un

Decimosexto Domingo del Tiempo Ordinario – Jesús vio un

Decimosexto Domingo del Tiempo Ordinario – Jesús vio una gran multitud y tuvo compasión – San Marcos 6, 30-34 – 22 de julio de 2018

30. Los apóstoles volvieron a Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. 31. Él les ha dicho: Venid a un espacio desierto y descansad un tanto. Pues había muchos que iban y venían y no tenían tiempo ni para comer. 32. Partieron en la barca a un espacio solitario, aparte. 33. Pero ellos los vieron irse. Muchos de ellos sabían a dónde iban, y de todos los pueblos corrieron caminando al lugar a donde iban, y llegaron antes que ellos. 34. Al desembarcar, Jesús vio una enorme multitud y se compadeció de ellos, pues eran como ovejas sin pastor. Y comenzó a enseñarles muchas cosas.”

Fuente: Biblia Ave María

“El Señor es el pastor que nos reúne en su casa para colmarnos de la alegría y del bien que sólo Él puede ofrecernos. Defensor de nuestra vida, Él nos conduce por sendas rectas y seguras. Ansiosos lo buscamos, por el hecho de que él sacia nuestra hambre y sed de justicia y fraternidad. En esta Eucaristía, acojamos su convidación – “ven y descansa” – y demos gracias a Dios por la paz que siempre podemos encontrar en su Hijo”. (Liturgia día tras día)

Los apóstoles volvieron a Jesús y le contaron todo cuanto habían hecho y enseñado.

“Los apóstoles regresan de la misión y, conmovidos, informan al Profesor de lo que han realizado. Después, Jesús los invita a un corto descanso, pero la gente lo sigue. Para Jesús, el descanso es esencial, pero antes de eso, hay compasión por las personas necesitadas”. (Liturgia día tras día)

“La misión de los discípulos no puede estar desconectada de Jesús. Los discípulos deben reunirse de forma frecuente cerca de Jesús, hablar con él, escuchar sus enseñanzas, confrontar regularmente la predicación hecha con la iniciativa de Jesús”. (Cibersitio de los dehonianos)

“Jesús invita a los acólitos a mantenerse en silencio y asumir la posición de privacidad con Dios. Pero la multitud no lo deja y Jesús convierte el instante de silencio en un ademán de compasión. Enséñales y protégelos. Consuela y alegra”. (Red del siglo XXI)

Al desembarcar, Jesús vio una enorme multitud y se compadeció de ellos, pues eran como ovejas sin pastor.

El Padre Paulo Bazaglia lo decía de esta manera: “Tener compasión significa ponerse en el lugar del otro y, de alguna manera, sufrir con él. La compasión hace de Jesús el auténtico Pastor, que organiza, nutre y conduce al pueblo. Estar con Jesús, por tanto, es estar con personas que sufren y con las que se compadece. Y seguir al Profesor es llevar a cabo situación su liderazgo y pastoreo hoy, a través de nuestras actitudes”.

“La emoción de Jesús frente a las “ovejas sin pastor” es un signo de su preocupación y amor. Revela su sensibilidad y expresa su solidaridad con todos y cada uno de los que sufren. La emoción de Jesús nos sugiere ir a ser sensibles al mal ya las pretensiones de nuestros hermanos y hermanas. Todo humano es nuestro hermano y tiene derecho a aguardar de nosotros un ademán de amabilidad y aceptación”. (Página web de los dehonianos)

Jesús “enseña en las sinagogas; predicar el evangelio en ciudades y pueblos; está repleto de compasión por las multitudes “angustiadas y descuidadas”. (Día a Día – Ed. Paulus)

Conclusión:

“Nuestro texto comienza con la historia del regreso de los discípulos que, conmovidos, cuentan a Jesús de qué forma se había realizado la misión que les había sido encomendada (versículo 30). Luego, Jesús los invita a ir con Él a un lugar apartado y descansar un rato (v. 31). Los acólitos fueron con Jesús a un lugar desierto (v. 32); pero la multitud adivinó adónde iban Jesús y los discípulos y llegaron primero (v. 33). Al desembarcar, Jesús vio a la multitud, tuvo compasión de ellos (“por el hecho de que eran como ovejas sin pastor”), y comenzó a enseñarles (versículo 34)”. (Página web de los dehonianos)

Oración:

“Queridos hermanos y hermanas, cumplamos nuestra misión inspirados en María, Madre de la evangelización. Movida por el Espíritu, acogió la Palabra de vida en lo más profundo de su humilde fe. Que la Virgen nos asista a decir nuestro “sí” a la urgencia de realizar resonar la Buena Novedad de Jesús en nuestro tiempo; obtén para nosotros un nuevo ardor de resucitados para llevar a todos el Evangelio de la vida que vence a la muerte; intercede por nosotros, para que tengamos la santa audacia de buscar nuevos caminos a fin de que el don de la salvación llegue a todos”. (Papa Francisco)

Jane Amábile – Con. Divino Espíritu Beato

Como esto:

Como Cargando…

Entrada archivada bajo: Reflejo de la Palabra. Etiquetas: Decimosexto Domingo del Tiempo Ordinario.

Esperamos que le gustara nuestro articulo Decimosexto Domingo del Tiempo Ordinario – Jesús vio un
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios