RELIGION CRISTIANA

¿Deberían los católicos celebrar Halloween?

Cada año, se desata un debate entre los católicos y otros cristianos: ¿Es Halloween una fiesta satánica o simplemente secular? ¿Deberían los niños católicos disfrazarse de fantasmas y duendes, vampiros y demonios? ¿Es bueno que los niños tengan miedo? Perdida en este debate está la historia de Halloween, que lejos de ser un evento religioso pagano o una fiesta satánica, es en realidad una celebración cristiana que tiene casi 1.300 años. ¿Halloween es católico?

Los orígenes cristianos de Halloween

Víspera de Todos los Santos es un nombre que no significa nada por sí mismo. Es una contracción de “All Hallows Eve” y designa la vigilia del Día de Todos los Santos, más comúnmente conocido hoy como Día de Todos los Santos. Santificar, como sustantivo, es una antigua palabra inglesa para santo. como verbo, santificar significa hacer algo santo o honrarlo como santo. Tanto la fiesta del Día de Todos los Santos (1 de noviembre) como su vigilia (31 de octubre) se celebran desde principios del siglo VIII cuando fueron instituidas por el Papa Gregorio III en Roma. Un siglo más tarde, la fiesta y su vigilia se extendieron a la Iglesia en general por el Papa Gregorio IV. Hoy, el Día de Todos los Santos es un Día Santo de Obligación.

¿Halloween tiene orígenes paganos?

A pesar de las preocupaciones de algunos católicos y otros cristianos en los últimos años sobre los “orígenes paganos” de Halloween, en realidad no hay ninguno. Mientras que los cristianos que se oponen a la celebración de Halloween afirman con frecuencia que desciende de la fiesta celta de la cosecha de Samhain, los primeros intentos de mostrar alguna conexión entre la vigilia de Todos los Santos y Samhain llegaron más de mil años después El Día de Todos los Santos fue nombrado fiesta universal. No hay evidencia alguna de que Gregory III o Gregory IV estuviera al tanto de Samhain. La fiesta pagana había dejado de celebrarse cuando los pueblos celtas se convirtieron al cristianismo cientos de años antes de que se instituyera la Fiesta de Todos los Santos.

En la cultura campesina celta, sin embargo, los elementos de la fiesta de la cosecha, despojados de sus raíces paganas, sobrevivieron, incluso entre los cristianos, al igual que el árbol de Navidad debe su origen a las tradiciones germánicas precristianas sin ser un ritual pagano.

Combinando lo celta y lo cristiano

Algunos elementos celtas de Samhain que todavía se usan en las celebraciones modernas de Halloween incluyen encender hogueras, tallar nabos (y, en Estados Unidos, calabazas) e ir de casa en casa recolectando golosinas, como lo hacen los villancicos en Navidad. Pero los supuestos aspectos “ocultos” de Halloween (fantasmas y demonios) en realidad tienen sus raíces en la creencia católica. Los cristianos creían que, en ciertas épocas del año (la Navidad es otra), el velo que separa la tierra del Purgatorio, el Cielo e incluso el Infierno se vuelve más delgado, y las almas del Purgatorio (fantasmas) y los demonios se pueden ver más fácilmente. Así, la tradición de los disfraces de Halloween debe tanto, si no más, a la creencia cristiana que a la tradición celta.

El (primer) ataque anticatólico en Halloween

Los ataques modernos en Halloween no son los primeros. En la Inglaterra posterior a la Reforma, se suprimieron el Día de Todos los Santos y su vigilia, y se prohibieron las costumbres campesinas celtas asociadas con Halloween. La Navidad y las tradiciones que la rodean fueron atacadas de manera similar, y el Parlamento Puritano prohibió la Navidad por completo en 1647. En el noreste de los Estados Unidos, los puritanos prohibieron la celebración de Navidad y Halloween. La celebración de la Navidad en los Estados Unidos fue revivida en gran parte por inmigrantes católicos alemanes en el siglo XIX; Los inmigrantes católicos irlandeses trajeron consigo la celebración de Halloween.

La comercialización de Halloween

La continua oposición a Halloween a fines del siglo XIX fue en gran medida una expresión de anticatolicismo y prejuicio antiirlandés. Pero a principios del siglo XX, Halloween, como la Navidad, se estaba comercializando mucho. Los disfraces prefabricados, las decoraciones y los dulces especiales estuvieron ampliamente disponibles, y se restó importancia a los orígenes cristianos de la festividad.

El auge de las películas de terror, y especialmente las películas slasher de finales de los 70 y los 80, contribuyeron a la mala reputación de Halloween, al igual que las afirmaciones de los satanistas y los wiccanos, que crearon una mitología en la que Halloween había sido una vez su fiesta, cooptada más tarde. por los cristianos.

El (segundo) ataque anticatólico en Halloween

Una nueva reacción contra Halloween por parte de los cristianos no católicos comenzó en la década de 1980, en parte debido a las afirmaciones de que Halloween era la “Noche del Diablo”, en parte debido a las leyendas urbanas sobre venenos y cuchillas de afeitar en los dulces de Halloween, y en parte debido a un oposición explícita al catolicismo. Jack Chick, un fundamentalista rabiosamente anticatólico que distribuía tratados bíblicos en forma de pequeños cómics, ayudó a liderar la carga.

A fines de la década de 1990, muchos padres católicos, que desconocían los orígenes anticatólicos del ataque a Halloween, también comenzaron a cuestionar Halloween. Sus preocupaciones aumentaron cuando, en 2009, un artículo de un tabloide británico provocó una leyenda urbana de que el Papa Benedicto XVI había advertido a los católicos que no celebraran Halloween. Aunque no había nada de cierto en la afirmación, las celebraciones alternativas se hicieron populares y lo siguen siendo hasta el día de hoy.

Alternativas a las actividades de Halloween

Irónicamente, una de las alternativas cristianas más populares para celebrar Halloween es un “Festival de la Cosecha” secular, que tiene más en común con el Samhain celta que con el Día de Todos los Santos católico. No hay nada de malo en celebrar la cosecha, pero no hay necesidad de despojar a tal celebración de las conexiones con el calendario litúrgico cristiano. Podría ser, por ejemplo, más apropiado vincular una celebración de la cosecha a los Días de las Brasas de otoño.

Otra alternativa católica popular es la Fiesta de Todos los Santos, que generalmente se lleva a cabo en Halloween y presenta dulces y disfraces de santos en lugar de demonios. Sin embargo, en el mejor de los casos, este es un intento de cristianizar una fiesta ya cristiana.

Preocupaciones de seguridad y el factor miedo

Los padres están en la mejor posición para decidir si sus hijos pueden participar de manera segura en las actividades de Halloween y, en el mundo actual, es comprensible que muchos opten por pecar de precavidos. Las historias dispersas de manzanas envenenadas y manipulación de dulces, que surgieron a mediados de la década de 1980, dejaron un residuo de miedo, a pesar de que habían sido completamente desacreditadas en 2002. Sin embargo, una preocupación que a menudo se exagera es el efecto que el miedo podría tener en niños. Algunos niños, por supuesto, son muy sensibles, pero a la mayoría les encanta asustar a los demás y asustarse ellos mismos, dentro de ciertos límites, por supuesto. Cualquier padre sabe que el “¡Boo!” generalmente es seguido por la risa, no solo del niño que asusta, sino del que está asustado. Halloween proporciona un entorno estructurado para el miedo.

Tomar su decisión

Al final, la elección es suya como padre. Si decide dejar que sus hijos participen en Halloween, simplemente enfatice la necesidad de seguridad física, incluido el control de sus dulces cuando regresen a casa, y explíqueles los orígenes cristianos de Halloween a sus hijos. Antes de enviarlos a pedir dulces, recen juntos la Oración a San Miguel Arcángel y explíqueles que, como católicos, creemos en la realidad del mal. Vincule la vigilia explícitamente a la Fiesta de Todos los Santos y explique a sus hijos por qué celebramos esa fiesta, para que no vean el Día de Todos los Santos como “el día aburrido en el que tenemos que ir a la iglesia antes de poder comer un poco más”. dulce.”

¡Recuperemos Halloween para los cristianos, volviendo a sus raíces en la Iglesia Católica!

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS