De la tentación a la transfiguración

Detalle de “Transfiguración de Jesús” (1405) de Andrei Rublev [WikiArt.org]

Lecturas:• Gn 15,5-12, 17-18• Sal 27,1, 7-8, 8-9, 13-14• Fil 3,17—4,1• Lc 9,28b-36

Que diferencia hace una semana! De la tentación en el desierto a la Transfiguración en el monte; de la batalla sobrenatural con Satanás a la gloria sobrenatural ante los discípulos. Es un contraste sorprendente entre las respectivas lecturas del Evangelio del domingo pasado y hoy. Pero mientras que la tentación en el desierto es obviamente cuaresmal, de hecho, es la inspiración y el fundamento de esta temporada, ¿por qué la Transfiguración es parte de las lecturas dominicales durante la Cuaresma?

Por supuesto, el tiempo real entre la tentación en el desierto, que precedió al ministerio público de Jesús, y el sorprendente evento en la montaña fue de aproximadamente dos años. Pero solo una semana antes de la Transfiguración, Jesús había preguntado a los discípulos: “¿Quién dice la multitud que soy yo?” (Lc 9,18). Después de que Pedro, el apóstol principal, hiciera su famosa declaración: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente” (Mat. 16:16; Lc. 9:20), Jesús comenzó a decirles que pronto sufriría muchos cosas, ser rechazado por los gobernantes, muerto, y luego “resucitado al tercer día” (Lc. 9:22). En el relato de Mateo, el intrépido Pedro, atónito por esta revelación, reprendió a Jesús, solo para ser reprendido, a su vez, en términos inequívocos: “¡Aléjate de mí, Satanás!” (Mateo 16:23).

En suma, en los días previos a la Transfiguración, Jesús confrontó y demolió directamente cualquier noción falsa que los discípulos pudieran haber tenido sobre la naturaleza de su misión. Expresó con fuerza el compromiso inquebrantable que tenía de ofrecerse como sacrificio por el mundo. Su reino no era de este mundo, y él no era un líder político ni un guerrero militar; no estaba prometiendo comodidad y riqueza. Al contrario, Jesús prometía una cruz: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame” (Lc 9, 23).

Solo podemos tratar de imaginar cuán desorientador y confuso tuvo que ser esto para los discípulos. El sufrimiento, el rechazo y la muerte que se acercaba rápidamente no eran parte de sus ¡plan! En medio de esta confusión y ansiedad, Jesús llevó a Pedro, Juan y Santiago, el círculo íntimo de los discípulos, a la montaña para orar, ascendiendo, por así decirlo, hacia los lugares celestiales. Allí, por encima del tumulto del mundo y un futuro ominoso, Jesús reveló su gloria y les dio una deslumbrante visión de su llamado eterno.

Pero la gloria de la que fueron testigos los tres apóstoles no se refería solo al futuro. “La Transfiguración”, señala Erasmo Leiva-Merikakis en Fuego de Misericordia, Corazón del Mundo (Ignatius Press, 2003), “es la experiencia de la plenitud de la Presencia divina, la acción, la comunicación y la gloria ahora, en medio de nosotros, en este mundo pasajero y decepcionado”. Se trata de la plenitud de la vida ahora, no de la vida ordinaria y natural, sino de la vida extraordinaria y sobrenatural. La Transfiguración se trata del don de la filiación divina, que viene del Padre, que dice de Jesús: “Este es mi Hijo elegido; Escúchalo a él.”

Santo Tomás de Aquino, al considerar si convenía que Jesús se transfigurara, observó que, ya que Jesús exhortó a sus discípulos a seguir el camino de sus sufrimientos, era justo que vieran su gloria, que gustaran por un momento de tal esplendor eterno. para que perseveraran. Escribió, en la tercera parte del Suma, “La adopción de los hijos de Dios es por una cierta conformidad de imagen con el Hijo natural de Dios. Ahora bien, esto se hace de dos maneras: primero, por la gracia del caminante, que es conformidad imperfecta; en segundo lugar, por la gloria, que es la perfecta conformidad…”

Pedro y los discípulos tuvieron que aprender que la muerte de Jesús era necesaria para que su vida pudiera ser plenamente revelada y entregada al mundo. “En el Tabor, la luz brota de él”, escribe Leiva-Merikakis, “en el Calvario será sangre”. Hace una semana entramos en el desierto de la Cuaresma; hoy vislumbramos la gloria dada a cada hijo e hija de Dios, gloria que nos conforma al Hijo.

(Esta columna “Opening the Word” apareció originalmente en la edición del 28 de febrero de 2010 de Nuestro visitante dominical periódico.)