Cuba necesita “superar el autoritarismo”, advierten católicos

LA HABANA, 13 feb. 21/06:00 am (ACI).- Cientos y cientos de católicos han lanzado una carta abierta en la que critican al régimen cubano y advierten que el país necesita “cambios políticos” para “sobrepasar el autoritarismo”.

La misiva fue firmada por católicos cubanos, entre ellos muchos curas, y también opositores al régimen. El documento se conoció el 24 de enero, pero reunió apoyo en la sociedad cubana y para inicios de febrero ahora había sido firmado por más de 700 personas.

En el texto, enviado a la Fundación Pontificia Asiste para la Iglesia Necesitada (ACN), denuncian que el país vive “el colapso de un modelo económico, político y popular”. Por este motivo, defienden la necesidad de “cambios políticos” para “sobrepasar el autoritarismo” y lograr el sueño de una “República donde se respete la dignidad plena de todo hombre y mujer”.

Los firmantes afirman que el sistema político vigente desde la revolución comunista de objetivos de la década de 1950 por el momento no es susceptible de reforma pues se basa en “una filosofía que ignora la realidad sobre lo que da pleno sentido al ser humano”. Según apuntan, este sistema “no ha podido superar”.

La carta presenta un panorama de la vida cotidiana en Cuba, reflejando una bien difícil coyuntura económica, en la que los cubanos viven “bajo la constante amenaza de escasez, de costos prácticamente prohibitivos”.

Esta situación, como denuncian en la carta, incentiva la corrupción. “La casi imposibilidad de vivir sin estar involucrado en algo ilegal convierte al mercado negro en un aliado importante para la supervivencia y crea un ámbito gobernado por el robo, el soborno e inclusive el chantaje”, lamentan, y agregan que “el ámbito de ‘cada uno de ellos por si acaso’ , donde todo vale, muestra una corrupción que atraviesa prácticamente todos los estratos sociales”.

A esta situación, indican, se suma un “control excesivo” por parte del Estado, que crea “la sensación de que estamos regularmente espiados”. A veces, señalan, “aun sin culpa alguna, un individuo puede sentir temor por el control excesivo de los cuerpos de Seguridad del Estado” que entran “incluso en la vida estrictamente personal de los individuos”.

Luego, la carta advierte de los daños que esta situación genera en el país, como la emigración, que es vista como “la única forma de mejorar la calidad de vida de las personas”, pero provoca “la separación de familiares”.

Además de esto, hay incluso daños morales, demanda la carta abierta, no raras veces, “el aviso de un bebé, que debería ser motivo de esperanza y alegría, se transforma en fundamento de indecisión y preocupación, y acaba en aborto”.

Dada esta situación, los firmantes llaman a mucho más diálogo, “reconocimiento de la ciudadanía plena de los cubanos habitantes en el exterior”, y “la decisión de la verdad”.

“Vivir en la verdad en ocasiones tiene un prominente precio, pero nos hace interiormente libres, alén de cualquier coacción externa. Vivir en la patraña es vivir encadenado…”, asegura la carta y reconoce que “es tiempo, como pueblo, de volver a Dios”.

Compruebe también: