Cuarto Domingo de Adviento – Bendito el fruto de tu

Cuarto Domingo de Adviento – Bendito el fruto de tu

Cuarto Domingo de Adviento – ¡Bendito el fruto de tu vientre! – San Lucas 1, 39-45 – 23 de diciembre de 2018

Resultado de imagen para imagen de la visita de maria a isabel

′′ 39. En aquellos días, María se levantó y se fue de prisa a las montañas, a una ciudad de Judá. 40. Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. 41. No obstante, tan pronto como Isabel oyó el saludo de María, el niño se estremeció en su vientre; y también Isabel fue llena del Espíritu Beato. 42. Y exclamó a gran voz: Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre. 43 ¿De dónde viene a mí este honor que la madre de mi Señor viene a mí? 44. Tan rápido como la voz de tu saludo llegó a mis oídos, el niño brincó de alegría en mi vientre. 45. ¡Bienaventurados los que habéis creído, por las cosas que os dijo el Señor!

Fuente: Biblia Ave María

“Gracias al sí de la Madre del Señor, nos encontramos reunidos para la Eucaristía, memorial de la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Con Isabel proclamamos a María bendita entre las mujeres ya Jesús fruto bendito de su vientre. Ella se convierte de esta manera en la morada viva de Dios entre nosotros. Alegrémonos con las santas mujeres, festejando el anuncio de la llegada del prometido desde toda la eternidad”. (Liturgia diaria)

El Papa Francisco mencionó que “en casa de Isabel y su marido Zacarías, donde antes reinaba la tristeza por la falta de hijos, ahora hay alegría por la llegada de un bebé: un niño que se transformará en el gran Juan Bautista, precursor de la Mesías. Y en el momento en que María llega, la alegría se desborda y revienta en los corazones, porque la presencia invisible pero real de Jesús da sentido a todo: la vida, la familia, la salvación del pueblo…” (15 de agosto de 2017)

El Padre Guido Mottinelli explicó: “El diálogo de Nuestra Señora con Isabel acaba con un canto de alabanza a Dios por las maravillas que está actuando. Dentro de unos meses llegará el Redentor, y su venida y venida al mundo va a ser anunciada por un precursor, que “brinca de alegría” en el seno de Isabel. Sólo las personas fáciles y humildes son capaces de comprender este lenguaje divino. María “gloria con su alma al Señor, que ocultó estas cosas de los poderosos y las descubrió a los humildes”. Aprendamos a ser como María y también Isabel: personas que argumentan a la llamada de Dios con generosidad y fe”.

“Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre”. He aquí, generaciones les llaman bienaventurados, como habéis dicho (Lc 1,48). Las hijas de Jerusalén, es decir, de la Iglesia, te vieron y proclamaron tu felicidad. Eres, en efecto, el trono real al lado del cual los ángeles contemplaban a su Señor y Creador, que se encontraba sentado en él (Dn 7,9). Te has convertido en el Edén espiritual, mucho más santo y más divino que el antiguo Edén. En el primero habitó el Adán terrenal; en vosotros habita el Señor que vino del cielo (1 Cor 15,47). El arca de Noé te prefiguró a ti, la que salvó el germen de la segunda creación, porque tú diste a luz a Cristo, la salvación de todo el mundo, que sumergiste el pecado y calmaste las olas”. (San Juan Damasceno)

Conclusión:

“María parte para Judea y va a casa de Zacarías e Isabel. Al entrar, toda la familia se regocija y se inunda del Espíritu; hasta el niño escondido en el vientre brinca de alegría. Es la alegría que brota del acercamiento entre familias, que se asisten y se solidarizan. Isabel proclama a María Muy santa entre las mujeres y afirma bendito el fruto de su vientre. (Liturgia día tras día)

Oración:

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre, Jesús Santa María, Madre de Dios, suplica por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte . Amén.

Jane Amábile – Con. Divino Espíritu Beato

Como esto:

Como Cargando…

Entrada archivada bajo: Reflejo de la Palabra. Etiquetas: Cuarto Domingo de Adviento.

Esperamos que le gustara nuestro articulo Cuarto Domingo de Adviento – Bendito el fruto de tu
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios