Cuando los marxistas hacen lo correcto


Por grotescamente equivocado que esté sin duda el marxismo, se puede argumentar que algunas de las preocupaciones que animan a los marxistas son legítimas. Después de todo, explotación no es un mero término retórico vacío cuando se aplica a muchas fábricas del siglo XIX, minas de carbón del siglo XX o granjas frutícolas del siglo XXI. Como señaló Alasdair MacIntyre en La ética en los conflictos de la modernidad (Cambridge, 2016), la celebración liberal occidental de la libertad ignora las ineludibles disparidades de poder entre ricos y pobres, y la retórica de autocomplacencia de la democracia liberal no reconoce

que Estados Unidos está de hecho gobernado por élites económicas, financieras, políticas y mediáticas que determinan el conjunto peculiarmente limitado de alternativas entre las cuales los votantes pueden elegir en las elecciones estatales y federales, que el dinero funciona en la vida política estadounidense, de modo que el Estados Unidos no es, en algunos aspectos, una democracia, sino una plutocracia, y que en las últimas décadas Estados Unidos ha sido con demasiada frecuencia una fuerza destructiva en los asuntos mundiales.

Afortunadamente para la vida intelectual católica, el otrora socialista MacIntyre finalmente se dio cuenta de que el objetivo marxista de colectivizar todas las propiedades y abolir las clases sociales era un remedio peor que la enfermedad. Esta epifanía se examina en detalle en la contribución de Kelvin Knight a Aléjate: cuando la izquierda política gira a la derecha, una colección que trata sobre varias figuras académicas de izquierda que llegaron a encontrarse en desacuerdo con el movimiento progresista. En el caso de MacIntyre, la disidencia fue impulsada por la creencia de que ni el liberalismo de libre mercado ni el socialismo son posiciones intelectualmente consistentes: la única alternativa real a la visión nietzscheana de un mundo impulsado por una voluntad amoral de poder es un redescubrimiento de la tradición de la ley natural clásica encarnada en pensadores como Aristóteles, pues es el lenguaje de Aristóteles el que mejor expresa “ciertas verdades sobre los seres humanos, verdades que reconocemos en nuestras prácticas cotidianas”. Desde este punto de vista, la suplantación de la tradición aristotélica por el discurso lockeano de los derechos representa un grave desorden en la perspectiva ética y política católica, un desorden que conduce inevitablemente a la mentalidad marxista que también MacIntyre llegaría a rechazar.

Otra contribución a Alejarse-“Reevaluación del marxismo de Benedict Ashley”—considera la transformación de Ashley de ateo trotskista a sacerdote dominicano. Al igual que MacIntyre, el padre Ashley (1915-2013) “nunca abandonó sus reservas juveniles sobre la explotación capitalista”, incluso cuando “repudió el marxismo debido a su metafísica incorregiblemente materialista”. Continuó explorando la relación entre ciencia y religión, argumentando que “el universo físico es capaz de introducirnos en su dimensión metafísica”. Aparte de la fuerza apremiante de las Cinco Vías de Tomás de Aquino, la conversión de Ashley también fue guiada por la Providencia, según Christopher S. Morrissey:

Este notable logro intelectual de Benedict Ashley, una comprensión única y global de la materia, en deuda con una tenaz interpretación científica de Aristóteles y Tomás de Aquino, es algo que nos inclinamos a ver como un regalo visionario para cualquiera que busque unir la ciencia y la filosofía modernas. , y teología en una visión de sabiduría. ¿Podría Ashley haber llegado alguna vez a una articulación tan elocuente de esta visión de por vida si no se hubiera convertido al catolicismo precisamente desde su materialismo marxista? No, creemos que no hubiera sido posible.

Ya sea que esta evaluación sea correcta o no, Ashley es sin duda una figura de interés, ya que el vínculo entre la ciencia y la religión seguirá creciendo en importancia en los próximos años.

Aunque no todas las figuras de este volumen eran católicas, los ensayos a menudo ilustran cómo surgen lazos católicos en los lugares más sorprendentes. Ciertamente, el trotskista convertido en guerrero frío James Burnham no es la primera persona en buscar evidencia de aspiración espiritual. Sus famosos análisis maquiavélicos de la geopolítica a menudo contenían indicios de su adoctrinamiento marxista en la lucha de clases y la dinámica del poder. Al comienzo de la edición original de 1943 de Los maquiavélicosel marxista en recuperación Burnham se sintió libre de descartar superficialmente la política teológica de Dante, “ya ​​que no existe un lugar como el cielo”.

Sin embargo, a pesar de lo escéptico que era y de los defensores desvergonzados de la política nuclear a sangre fría contra la Unión Soviética, Burnham también cultivó una visión moral intensa, aunque conflictiva, a lo largo de su vida. Incluso si la descripción de Burnham del general Francisco Franco como “[the 20th] gobernante más exitoso del siglo” se inspiró principalmente en la admiración de Burnham por el dictador anticomunista realpolitikel obituario de Burnham de 1975 para el líder español se adentró en territorio religioso, argumenta Paul Gottfried:

Franco, tal como lo describe Burnham, estaba impulsado por una sensación de algo más allá de su propio realismo despiadado. Se había parado ante un altar donde se realizó el Santísimo Sacramento, donde se hizo ‘consciente de mi responsabilidad ante Dios y la historia’. Franco se veía a sí mismo como un cruzado católico que combatía a las legiones del Anticristo; y presumiblemente esto lo convirtió en un guerrero más feroz contra lo que Burnham consideraba el mayor mal político de su vida. Presumiblemente, Burnham prefirió estos sentimientos tradicionalistas en la crisis actual a los engaños ideológicos de la imaginación liberal que desenmascaró libros enteros.

Aquí puede valer la pena señalar que en una versión revisada de los maquiavélicos Burnham modera sus puntos de vista materialistas juveniles, y la declaración atea anterior se reemplaza por “El cielo existe, si es que existe, fuera del espacio y el tiempo, y por lo tanto no puede tener relación con la acción política”. Todavía no es del todo correcto, pero es un paso en la dirección correcta. A lo largo de su larga vida se desempeñó como destacado intelectual del Partido Socialista de los Trabajadores, editor de Revisión Nacionaly agente de la CIA, Burnham murió en 1987 a la edad de 81 años, poco después de ser recibido de nuevo en la Iglesia.

Tiempo Alejarse se enfoca específicamente en aquellos que por una razón u otra se desilusionaron con el establecimiento que quedó en el transcurso de la Guerra Fría, seguramente es relevante para nuestro tiempo, cuando vemos a las feministas rompiendo filas debido a preocupaciones sobre el impacto sobre los derechos de las mujeres de las personas transgénero. deportistas e inmigración musulmana masiva. Que las inconsistencias radicales de la ideología hayan llevado a algunos marxistas descontentos de antaño a volverse a la Fe en busca de respuestas tiene sentido. Por su propio bien, al menos, podemos esperar que en los años venideros algunos de sus homólogos modernos sigan su ejemplo.

Aléjate: cuando la izquierda política gira a la derechaEditado por Lee Trepanier y Grant Havers. Contribuciones de Jeremy Beer; Ron dardo; Pedro Blas González; Pablo Gottfried; Subvención Havers; Caballero Kelvin; Christopher S. Morrissey; Christopher H. Owen; Lee TrepanierLexington Books, 2019Tapa dura, 202 páginas