Covid-19: Arzobispo condena escándalo de “vacunas”

Lima, 19 de febrero. 21/11:23 am (ACI).- El arzobispo de Piura y Tumbes (Perú), monseñor José Antonio Eguren, condenó el escándalo popular como “Vacunagate”, en el que funcionarios y también predominantes se aprovecharon de sus cargos para recibir de forma irregular a los vacuna contra el Covid-19, días antes de iniciar la vacunación de los expertos de la salud.

El Prelado denunció este “episodio vergonzoso” a lo largo de la Misa del Miércoles de Ceniza.

“Hagamos penitencia asimismo por los casos de corrupción que dolorosamente vemos descubrirse día a día en este país en medio de la epidemia, en este momento con el escándalo vergonzoso de las vacunas preferenciales”, aseguró.

“Ser vacunado primero es una afrenta a los una cantidad enorme de hermanos contagiados y especialmente a las decenas de miles que han fallecido a raíz del Covid-19 en nuestra patria, que ha provocado mal y desconsuelo a tantas familias peruanas”, ha dicho el Prelado.

“Es una ofensa contra todos y cada uno de los que, desde el primero de los días, estuvieron en la primera línea de la lucha contra el coronavirus. La corrupción causa un enorme daño a la sociedad y es como un cáncer que inficiona y contamina todos los sectores de la vida social”, dijo.

Esta semana se publicó una lista de 487 personas que tuvieron ingreso a un lote de vacunas de la empresa china Sinopharm, frente médicos de primera línea y personas atacables. En la lista están el expresidente Martín Vizcarra, su esposa y su hermano. El Nuncio Apostólico en Perú, el Arzobispo Nicola Girasoli, asimismo está en la lista.

También figuran en la lista la exministra de Relaciones Exteriores, Elizabeth Astete y Jorge Arturo Jarama, exdirector de Ciencia y Tecnología del ministerio y quien también participó en las negociaciones de la vacuna Sinopharm.

En la lista asimismo figuran la exministra de Salud, Pilar Mazzetti, quien había dicho que sería la última en vacunarse en su ámbito; 2 ex- viceministros; y el Dr. Germán Málaga Rodríguez, quien dirige el ensayo de la vacuna Sinopharm en la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), y su hija.

El escándalo provocó la dimisión de las primordiales autoridades de esta prestigiosa casa de investigación y la suspensión de Málaga como coordinador del emprendimiento de la vacuna.

Otros vacunados son Alejandro Aguinaga, candidato al Congreso y médico del expresidente Alberto Fujimori; la exministra de Salud, Patricia García; aparte de otras autoridades del Ministerio de Salud y del Ministerio de Relaciones Exteriores y ciertos de sus familiares.

El Ministerio Público Nacional abrió una investigación preliminar que hasta el día de hoy incluye al expresidente Vizcarra y a los exministros Mazzetti y Astete.

Asimismo, el gobierno creó una comisión de investigación en el Ministerio de Salud y el presente presidente Francisco Sagasti se comprometió a dividir a los usados que han recibido la vacuna de forma irregular.

El listado de vacunados fue entregado por la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH) al Congreso, la Contraloría General de la República, la Fiscalía General de la República y la comisión de investigación del Ministerio de Salud, luego de que Vizcarra admitiera que se encontraba vacunado en el momento en que él era presidente y mucho antes el país tenía un acuerdo de compra con Sinopharm.

Charla Episcopal asimismo se pronuncia

La Conferencia Episcopal Peruana expresó este jueves su rechazo al mal uso “de las vacunas encomendadas a nuestras autoridades para el bien de la investigación y la salud de todos los peruanos”. Indicó que “esto exhibe una exclusiva cara del monstruo de la corrupción y la crisis de la ética y los valores”.

“No es posible que sigan muriendo médicos, enfermeras, policías, servidores públicos y muchos otros voluntarios, mientras que un conjunto insensible busca sus intereses”, dijo en su comunicado; en el que demandó que “estos hechos sean adecuadamente investigados y sancionados”.

“Vacunagate” y ensayo clínico

Sinopharm inició el ensayo clínico de su vacuna en Perú en el mes de septiembre de 2020, con 12.000 voluntarios. Un conjunto recibió la vacuna y el otro un placebo.

Además, el laboratorio chino envió 3.200 dosis de vacunas para ser administradas a expertos de primera línea que estuviesen relacionados con el ensayo clínico. Sin embargo, el catálogo anunciado por la Universidad Cayetano Heredia reveló que este lote fue empleado de manera irregular.

Según fuentes especializadas vinculadas a la investigación médica en Perú, que prefieren mantenerse en el anonimato, existe un claro problema ético en esta situación, en tanto que las “dosis de cortesía” no deberían incluirse en los estudios clínicos.

Se estima que existe otra lista de irregularmente vacunados que aún no se conoce. En la lista principal están los usados, los investigadores y sus familias.

Varios de los vacunados formaron parte de la negociación para la compra de la vacuna china, una de las más caras del mercado, por lo que no descartan delitos de corrupción.

Según datos oficiales, los casos de coronavirus en Perú suman 1.252.137, con un total de 44.308 defunciones. No obstante, algunos analistas cuestionan estas cifras y afirman que en realidad habría muchas más muertes por la pandemia que colapsó el sistema sanitario del país, crisis que se agrava por la falta de oxígeno para los pacientes.

Publicado originalmente en ACI Press. Traducido y amoldado por Nathália Queiroz.

Compruebe también: