NOTICIAS

Coronavirus y la promesa de Oberammergau

Frederik Mayet, tercero desde la izquierda, retrata a Jesucristo en la Última Cena durante un ensayo de la famosa Pasión en Oberammergau, Alemania, en 2010. (Foto de CNS/Michael Dalder, Reuters)

La alarma por la propagación del coronavirus ha llevado al gobierno italiano a colocar más de una docena de provincias del norte, incluida Lombardía, que suma 16 millones de personas con su ciudad de Milán, bajo bloqueo de viaje durante tres semanas. La conferencia episcopal italiana hizo lo mismo y anunció una prohibición a nivel nacional de todas las Misas públicas, incluidas bodas y funerales, hasta el 3 de abril, solo dos días antes de que comience la Semana Santa el Domingo de Ramos. Qué desconcertante pensar en la Ciudad Eterna de Roma, la Materia y capacidad—“la Madre y Cabeza” de todas las Iglesias en la Tierra— ¡sin Misa pública durante la Cuaresma! ¡Qué dolor el pensamiento de tantas almas en el corazón cristiano de Europa, ya superado por el secularismo, siendo privadas de estas gracias sacramentales!

La naturaleza física del virus ha sido analizada suficientemente a fondo, pero estas nuevas medidas drásticas deberían revelarnos la dimensión espiritual del coronavirus. Es más que un mal físico, también espiritual, y el remedio más verdadero para esta posible pandemia es de naturaleza espiritual. Por todos los medios, debemos tomar todas las medidas prácticas para evitar la propagación de este virus altamente contagioso. Debemos lavarnos las manos, no tocarnos la cara, evitar darnos la mano, etc., pero no debemos permitir que el Enemigo use nuestro miedo para alejarnos de Dios. No debemos perder de vista la eficacia de la oración, especialmente en la ofrenda pública de la Santa Misa en el día del Señor.

Tengo la esperanza de seguir peregrinando a finales de este año a un pequeño pueblo alemán que enseña esta lección. Situado en las montañas bávaras, el pueblo de Oberammergau no es un destino de peregrinación tan conocido como Tierra Santa o Lourdes. Solo llama la atención del mundo católico cada 10 años, cuando los aldeanos realizan su famosa obra de teatro de la pasión. Lo hacen como cumplimiento de una promesa hecha por sus antepasados ​​hace casi 400 años. Esta promesa fue motivada por los mismos temores que enfrentamos hoy a la luz del coronavirus.

El estallido de la peste negra en el siglo XIV acabó con la vida de quizás la mitad de la población europea. Aunque la peste se extinguió en la mayoría de los lugares, hubo recurrencias continuas hasta el siglo XIX, un período conocido como la “segunda pandemia de peste”. En 1632 llegó a Oberammergau y al año siguiente, casi todas las familias del pueblo experimentaron la tristeza y el dolor que acompaña a la muerte de un ser querido. Mirando a la muerte a la cara, los aldeanos hicieron un extraordinario acto de fe. Como comunidad, prometieron solemnemente montar una obra de teatro de pasión para honrar los sufrimientos de Cristo a perpetuidad si eran librados de la pestilencia. Después de que se hizo la promesa, ningún otro aldeano murió a causa de la peste, y los que ya estaban infectados se recuperaron.

En acción de gracias y en cumplimiento de su promesa, el pueblo de Oberammergau representó la primera representación de la pasión al año siguiente, en Pentecostés de 1634, en su iglesia parroquial. Al año siguiente el público creció, por lo que decidieron realizar la función en un escenario construido en el cementerio del pueblo sobre los restos mortales de los que habían muerto a causa de la peste. Ahora se estaba realizando con la intención añadida del descanso de las almas.

La obra se representó anualmente hasta 1680, cuando se decidió que a partir de entonces la puesta en escena de la obra se realizaría cada 10 años. Esto no debe interpretarse como una mitigación del entusiasmo o la gratitud de los aldeanos; presentar la obra una vez por década les permite representarla a gran escala que atrae a peregrinos de todo el mundo para meditar en la Pasión de Cristo.

Hoy en día, el pueblo de Oberammergau tiene 5000 residentes y hasta 2000 participan en la obra, ya sea actuando o apoyando los esfuerzos detrás del escenario. El resto opera tiendas, restaurantes y hoteles para alojar a los peregrinos. Solo los residentes pueden participar. El celo que tienen por la producción demuestra que la fe católica y el agradecimiento de sus antepasados ​​aún sobreviven después de 400 años. Los preparativos para la obra comienzan con un año de anticipación, y los hombres del pueblo comienzan a dejarse crecer la barba el Miércoles de Ceniza para dar autenticidad a sus papeles. Las funciones se llevan a cabo en mayo y duran hasta octubre, cinco días a la semana en un teatro al aire libre con capacidad para 4.700 personas. La actuación comienza a las 2:30 de la tarde, se detiene a las 5:00 para cenar y luego se reanuda de 8:00 a 10:30 de la noche. Se espera que más de 750.000 asistan a la obra este año.

Mientras la alarma y el miedo envuelven al mundo por el coronavirus, miremos el ejemplo de nuestros antepasados ​​en la fe de Oberammergau y no pasemos por alto la dimensión espiritual de esta crisis. En momentos como este, debemos volvernos a Dios y a los sacramentos más que nunca.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS