NOTICIAS

Coronavirus en África: Lecciones de la Iglesia y la experiencia del Ébola

Padre Lucien Ambunga con el Arzobispo Coadjutor de Kinshasa, Mons. Fridolin Ambongo Besungu, en mayo de 2018. (Twitter)

La Sra. Masika Semida, la última paciente de ébola en la República Democrática del Congo, fue dada de alta del hospital el 3 de marzo, poniendo fin al brote que asoló la RDC en agosto de 2018 y que mató a más de 2260 personas. Han pasado tres semanas sin que se haya informado ningún caso nuevo, y esto podría ser una victoria para los trabajadores de la salud en la primera línea de combate a la epidemia, en circunstancias extremadamente difíciles. En la provincia de Kivu del Norte, los rebeldes atacaron y mataron a los trabajadores de respuesta al ébola y arrasaron hasta los cimientos los centros de tratamiento, los vehículos y el equipo. Entre 2014 y 2016, África occidental experimentó uno de los peores brotes de ébola de la historia, con más de 11 000 muertes reportadas. Sierra Leona, Liberia y Guinea estuvieron en el epicentro del brote.

Tanto en África Occidental como en la República Democrática del Congo, la Iglesia desempeñó un papel fundamental al brindar atención a los pacientes y contener la propagación del virus del Ébola. Las agencias de la iglesia como Caritas trabajaron incansablemente para capacitar a los trabajadores de la salud y proporcionar los kits médicos y de higiene necesarios. La extensa red de la Iglesia hizo posible transmitir información importante a las comunidades y generar confianza entre las comunidades y los trabajadores de la salud. Los funcionarios de salud visitarían las iglesias los domingos y, después de la homilía, tendrían la oportunidad de hablar con los feligreses sobre el brote de ébola y transmitir consejos críticos sobre prácticas de higiene.

Además de las necesidades físicas, la Iglesia también oró por y con los infectados y sus familias, que fue quizás el arma más importante en el arsenal que las partes interesadas tenían a su disposición para librar la guerra contra el ébola. Una imagen duradera que ejemplifica este papel especial de la Iglesia fue la foto de 2018 del p. Lucien Ambunga, arrodillado en un área en cuarentena para recibir la bendición de su Arzobispo, Fridolin Ambongo. El padre Lucien contrajo la enfermedad mientras cuidaba a un paciente de ébola en una comunidad rural de Itipo, en la diócesis de Mbandaka-Bikoro. Recibió una bienvenida de héroe en su parroquia después de recibir un certificado de buena salud, un mes después de que dio positivo por ébola.

Salga del Ébola, entre el Coronavirus. Ambos son altamente contagiosos y no tienen cura conocida. En comparación con el resto del mundo, África ha registrado hasta ahora un número relativamente bajo de casos de coronavirus. Con 128 casos reportados en 12 países a partir de este momento, es raro ver a alguien con mascarilla en las calles de Nairobi o Abuja. No obstante, los gobiernos están tomando nota de la evolución de la situación y preparándose en consecuencia.

Sudáfrica es el único país que reporta infecciones en todo el sur de África. Poco después de que se informara el primer caso en la provincia de KwaZulu-Natal de Sudáfrica, el obispo Sithembele Siphuka, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de África Meridional (SACBC), invitó a los obispos a emitir pautas en sus diócesis para ayudar a frenar la propagación del virus. La Arquidiócesis de Johannesburgo, en un comunicado firmado por el Vicario General, P. Paul Beukes OMI, anunció una serie de medidas cautelares, al tiempo que alentó a los fieles católicos a “orar por el fin de esta situación desafiante en todo el mundo”. Las medidas incluyen la distribución de la Sagrada Comunión solo en la mano, el intercambio de signos de paz sin contacto físico (u omitiéndolo por completo) y el vaciado de fuentes de agua bendita. Los fieles que están enfermos de experimentar síntomas de enfermedad tampoco están obligados a asistir a Misa y, agrega el comunicado, “que por caridad, no deben asistir”. En la Diócesis de Manzini, que cubre todo el Reino de Eswatini, el obispo José Luis Ponce de León emitió una guía similar a la de Johannesburgo. “No tenemos conocimiento de ningún caso positivo en nuestra diócesis”, dijo el obispo José Luis en una publicación de blog del 9 de marzo, “pero creo que es una buena oportunidad para ser proactivos y estar en comunión con todos los países afectados. ‘

Mientras tanto, el Simposio de las Conferencias Episcopales de África y Madagascar (SECAM) emitió una breve declaración, poco después de que los miembros de su Comité Permanente se reunieran en Nairobi, del 4 al 7 de marzo. Expresaron su preocupación por el creciente número de infecciones por coronavirus en África y el resto del mundo, y expresaron “simpatía y solidaridad con quienes están infectados y afectados por esta extraña epidemia”. La declaración insta además a todos los fieles a seguir meticulosamente las instrucciones dadas por las autoridades civiles y eclesiásticas con respecto al virus. Firmada por el presidente de SECAM, el cardenal Philippe Ouedraogo, la declaración también sugirió una ‘Oración por el fin del virus’. A medida que se propague la pandemia, más diócesis y conferencias episcopales ciertamente brindarán orientación a sus fieles.

Si bien se ha cuestionado la capacidad de los débiles sistemas de salud de muchos países africanos para hacer frente a la pandemia del coronavirus, especialmente en los comentarios de los medios occidentales, se ha reflexionado poco sobre el hecho de que varios países africanos, algunos de ellos recuperándose de guerra y conflictos, tienen experiencia en el manejo de brotes de enfermedades mortales como el ébola, a menudo con muy pocos recursos. Las iglesias y los líderes de la iglesia estuvieron en primera línea para hacer frente a la epidemia de ébola, como se vio en los países afectados de África occidental y en la República Democrática del Congo.

Un estudio de 2015 titulado “Manteniendo la fe: el papel de los líderes religiosos en la respuesta al ébola”, encargado por un grupo interreligioso compuesto por CAFOD, Islamic Relief Worldwide, Christian Aid y TearFund, buscó proporcionar una base de evidencia sobre el papel de la fe líderes para hacer frente al brote de ébola en Liberia y Sierra Leona. El estudio reveló que, si bien los líderes religiosos desempeñan un papel importante en la vida de las personas, hubo un retraso significativo en involucrarlos al comienzo del brote. Como consecuencia, la respuesta de los líderes religiosos fue mixta. “A medida que se propagó el brote, se tomaron medidas draconianas que iban en contra de los valores culturales y las prácticas religiosas, lo que resultó en la negación de la enfermedad y la hostilidad hacia quienes buscaban contenerla”, afirma el estudio. El estudio observa además que una vez que los líderes religiosos se involucraron, desempeñaron un papel transformador. Ayudaron a eliminar el estigma que estaba destruyendo la coherencia de la comunidad y brindaron “el apoyo que tanto necesitaban los afectados por la enfermedad, los que estaban en cuarentena o los que habían sobrevivido al ébola”. El estudio encontró que los líderes religiosos ayudaron a reemplazar los mensajes de miedo con mensajes de esperanza. “Es la forma holística en la que los líderes religiosos pudieron interactuar con las personas desde una perspectiva tanto técnica como religiosa lo que permitió cambios tanto en los corazones como en las mentes de las comunidades a las que se les pidió que sacrificaran prácticas que conocían y en las que confiaban”, concluyó el estudio. .

A raíz de la propagación de la pandemia de Covid-19, la Iglesia en África, especialmente en Sierra Leona, Liberia, la República Democrática del Congo y Guinea, puede tener mucho que compartir con el resto del mundo sobre brindar atención y apoyo en tiempos de crisis. pánico, preocupación e incertidumbre. Vivieron y amaron la epidemia de ébola y, con la gracia de Dios, ciertamente enfrentarán el coronavirus. Todos podríamos aprender importantes lecciones de ellos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS