Confirmado: Via-Sacra este año no será en el Coliseum y

Vaticano, 23 de marzo. 21/01:22 pm (ACI).- El Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni, anunció hoy que las meditaciones sobre el Vía Crucis fueron encomendadas por el Papa Francisco a jóvenes de los Scouts Agesci Foligno I (de la zona de Umbría) y la parroquia romana Santi Martiri de Uganda. Van a escribir las meditaciones del evento, que este año no se efectuará en su sede frecuente, el Coliseo de Roma, sino más bien en el atrio de la Basílica Vaticana.

Bruni asimismo explicó que “las imágenes que van a acompañar las diferentes temporadas van a ser dibujos completados por niños y jóvenes del Hogar Familiar ‘Mater Divini Amoris’ y del Hogar Familiar ‘Tetto Casal Fattoria’”.

La decisión de un grupo Scout y una parroquia es inusual. El conjunto scout Foligno I fue entre los animados conjuntos de Umbría que visitó al Papa Francisco en 2015, acompañado por el entonces obispo auxiliar de Perugia, el arzobispo Paolo Giulietti, ahora arzobispo de Lucca, quien se presentó frente al Papa con un pañuelo scout.

El Conjunto Scout Agesci “Foligno I” está integrado por 21 educadoras y docentes, y 145 niños y pequeñas, entre 8 y 19 años. La parroquia de Santi Martiri di Uganda, en Ardeatino, es en cambio la protagonista de una atención pastoral a las personas con discapacidad que también fue objeto de un informe de Vatican News en 2019.

Una nota de la Oficina de Prensa de la Santa Sede explica que la parroquia “tiene múltiples expresiones de proximidad, entre ellas las casas familiares “Rifugio per Agar”, dedicadas a mujeres y niños víctimas de abusos; y la “Casa de Belém”, para recibir familias sin hogar , en colaboración con las ocho parroquias de la XXII Prefectura (Vicaria) de la Diócesis de Roma.

En esta realidad caritativa, cerca de 500 pequeños y jóvenes catequizando para Primera Comunión y Confirmación ayudaron a ofrecer forma a las meditaciones, incluso a través de asambleas a distancia, cuando las sugerencias sanitarias por la pandemia no les dejaban reunirse en su parroquia”.

El año pasado, fueron los internos de la prisión Dois Palácios quienes escribieron las meditaciones del Vía Crucis.

El primer Vía Crucis en el Coliseo se celebró en 1750, a solicitud del Papa Benedicto XIV para ese año jubilar. Pero la práctica de meditar la Pasión de Cristo en 14 estaciones se originó en España al menos un siglo antes.

La realización de la Vía-Sagrada en el Coliseo hasta la unificación de Italia en 1848 y luego fue suspendida. Se reanudó en 1926, pero no se festejó en el espacio central, sino en uno de sus laterales. Juan XXIII llevó el Vía Crucis al Coliseo en 1959, una tradición que ha continuado por medio de los pontificados de Pablo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI y en este momento el Papa Francisco.

Verificar: