Conferencia de prensa del Papa Francisco en el vuelo de regreso de

AVIÓN PAPAL, 08 mar. 21/01:44 pm (ACI).- Siguiendo la práctica de sus antecesores de charlar con los cronistas a lo largo del vuelo de regreso de viajes de todo el mundo, el Papa Francisco respondió algunas cuestiones de los expertos de la prensa que lo acompañaron a Roma después de su visita a Irak.

A continuación se muestra el artículo terminado:

Papa Francisco: “Antes de nada, gracias por su trabajo, por su compañía y por su fatiga. El día de hoy es el Día de la Mujer, felicitaciones a las mujeres: la celebración de las mujeres. En la reunión con la mujer del presidente de Irak, estaban hablando de por qué razón no hay día del hombre. Yo dije: ¡por qué los hombres siempre y en todo momento estamos de fiesta! La mujer del Presidente me habló de las mujeres, dijo cosas preciosas hoy, la fuerza que disponemos las mujeres para proseguir con la vida, la historia, la familia, muchas cosas. Suerte a todos. Y tercero: ayer fue el cumpleaños de la periodista Cope (Red De españa): suerte y hay que festejarlo, luego observaremos de qué forma se puede llevar a cabo aquí. Realmente bien. Ahora la palabra es vuestra”.

Abdul Karim Atrach – Sky news Arabia: Su Santidad, hace dos años en Abu Dhabi hubo una reunión con el Imam de Al Azhar y la firma del Archivo sobre la Fraternidad Humana. Hace tres días te reuniste con (el ayatolá) Al Sistani. ¿Es posible meditar en algo afín también con el lado chiita del Islam? Y luego una segunda pregunta sobre el Líbano: San Juan Pablo II dijo sobre el Líbano que es más que un país, el Líbano es un mensaje. El día de hoy, tristemente, como libanés, les digo que esta leyenda ahora desaparece. ¿Nos encontramos pensando en una inminente visita suya al Líbano más adelante?

Papa Francisco: El archivo de Abu Dabi del 4 de febrero se preparó con el Gran Imán en secreto a lo largo de seis meses: orando, reflexionando y corrigiendo el texto. Diría que fue un poco presumido, pero tómalo como pretencioso, un primer paso de lo que me solicitas. Tenemos la posibilidad de decir que este sería el segundo y que va a haber otros. El camino de la fraternidad es importante. Luego los 2 documentos, el de Abu Dhabi me dejó la inquietud de la fraternidad, y después vino “Fratelli tutti”. Ambos documentos han de ser estudiados por el hecho de que van en la misma dirección, en el camino de la fraternidad.

El ayatolá Al Sistani tiene una oración que espero rememorar bien: ‘Los hombres son hermanos por religión o iguales por creación’. Fraternidad y también igualdad, pero bajo la igualdad no tenemos la posibilidad de caminar. Creo que esto también es un sendero cultural. Pensemos en nosotros los cristianos, la Guerra de los Treinta Años, la Noche de San Bartolomé, por servirnos de un ejemplo, pensemos en eso. ¡De qué manera cambia la forma de pensar entre nosotros: porque nuestra fe nos hace descubrir que esta es la revelación de Jesús… el cariño, la caridad y nos transporta a esto, pero cuántos siglos para colocarlos en práctica! O sea algo esencial: la fraternidad humana, que como hombres todos somos hermanos, y debemos proseguir adelante con otras religiones.

El Concilio Vaticano II dio un paso importante en esta dirección con la posterior institución del Consejo para la Unidad de los Cristianos y el Consejo para el Diálogo Interreligioso. El cardenal Ayuso está hoy con nosotros. ¡Eres humano, eres un hijo de Dios y eres mi hermano, punto!

Este sería el mejor indicio, y muchas veces es necesario arriesgarse para dar este paso. Sabes que existen algunas críticas: que ‘el Papa no es valiente, es una persona inconsciente que da pasos contra la doctrina católica, que está a un paso de la herejía’, hay peligros. Pero estas decisiones se toman siempre y en todo momento en oración, en diálogo, pidiendo consejo, en reflexión. No son un capricho y son también la línea que enseñó el Concilio, esto sobre la primera pregunta.

Paso a la segunda pregunta: Líbano es un mensaje, Líbano padece, Líbano es mucho más que un equilibrio. Tiene la debilidad de las diversidades, algunas aún no reconciliadas, pero tiene la fuerza de los grandes pueblos reconciliados, como la fuerza de los cedros.

El patriarca Rai me solicitó por favor, durante este viaje, que hiciese una parada en Beirut, pero me pareció un poco… Sería una migaja ante los inconvenientes de un país que padece como el Líbano. Le escribí una carta, me comprometí a llevar a cabo un viaje al Líbano, pero el Líbano, ahora mismo, está en crisis, pero en crisis, no deseo ofender, en una crisis de vida. El Líbano es muy espléndido al recibir a los asilados. En cuanto a los viajes, eso es todo.

Johannes Neudecker – DPA: ¿Hasta qué punto el encuentro con Al Sistani fue también un mensaje para los líderes religiosos de Irán?

Papa Francisco: Pienso que fue un mensaje universal. Sentí el deber de hacer esta peregrinación de fe y de penitencia, e ir al encuentro de un gran hombre, un hombre sabio, un hombre de Dios: sólo se puede comprender esto escuchándolo. Comentando de mensajes, diría que es un mensaje para todos, y es una persona que tiene esta sabiduría y asimismo esta prudencia. Me dijo: “Ya hace 10 años -pienso que me dijo- no recibo gente que viene a visitarme por otros fines políticos o culturales… solo religiosos” Y fue muy respetuoso, muy respetuoso al principio. encuentro, me sentí honrada, aun en el instante de saludar, jamás se levanta… Se levantó a saludarme, dos veces.

Hombre humilde y sabio, este encuentro hizo bien a mi alma. El es una luz. Estos sabios están en todas y cada una partes por el hecho de que la sabiduría de Dios se ha esparcido por todo el mundo.

Lo mismo sucede con los santurrones que no son solo los que están en los altares. Sucede todos y cada uno de los días, esos que llamo los santos de al lado. Los santos, hombres y mujeres que viven su fe, sea cual sea, con congruencia. Los que viven los valores humanos con coherencia. La fraternidad con congruencia. Creo que hay que descubrir a estas personas, ponerlas en prueba, pues hay tantos ejemplos… En el momento en que hay escándalos asimismo en la Iglesia, muchos, y eso no ayuda, pero mostremos a los santurrones de al lado. gente que está buscando el camino de la fraternidad, y seguramente nos encontraremos con gente de nuestra familia, alguna abuela, algún abuelo.

Eva Fernández – Radio COPE: Durante estos días, tu viaje tuvo un enorme impacto en el mundo entero, ¿crees que podría ser “el viaje” de tu pontificado? Aun se mencionó que era el mucho más riesgoso. ¿Tuviste temor en algún momento de tu viaje? Andas a punto de cumplir el octavo año de pontificado, ¿todavía piensas que va a ser corto? Finalmente, la enorme pregunta de siempre: ¿volverá alguna vez el Beato Padre a la Argentina? ¿Tendrá España todavía la esperanza de que el Papa lo haga algún día?

Papa Francisco: Empiezo por la última, que es una pregunta, y la comprendo por el hecho de que en ese libro de mi amigo periodista Nelson Castro, médico, él había escrito un libro sobre las patologías de los presidentes y yo le dije una vez: pero si vienes a Roma, tienes que hacer uno sobre las patologías de los Papas, porque será atrayente conocer las patologías de los Papas, cuando menos en los últimos tiempos. Comenzó a hacerlo. Me hizo una entrevista y salió el libro: me dijeron que es bueno, no lo he leído. Me hizo una pregunta: “Si renuncias, ¿te vuelves a Argentina o te quedas aquí (en Roma)?”. Dije: no volveré a la Argentina, pero me voy a quedar aquí en mi diócesis. Pero bajo ese supuesto.

La respuesta ha de estar enlazada a la pregunta. En el momento en que voy a Argentina o por qué razón no, siempre y en todo momento respondo un poco irónicamente: llevo 76 años en Argentina, ¿no es suficiente? Pero, hay algo que, no sé por qué razón, no se dice: se encontraba previsto un viaje a Argentina para noviembre de 2017. Se estaba empezando a trabajar, Chile, Argentina y Uruguay. Era para objetivos de noviembre, pero en ese momento Chile estaba en campaña electoral, en esos días, en el mes de diciembre, se eligió a la sucesora de Michelle Bachelet, y tuve que irme antes de que cambiara el gobierno. no pude ir Habíamos pensado en realizar esto: vamos a Chile en enero y después a Argentina y Uruguay… Pero no fue posible, pues enero es como julio-agosto en Europa para los dos países.

Pensándolo nuevamente, se hizo la sugerencia: ¿por qué razón no asociar al Perú? Pues Perú se había quedado fuera en el viaje a Ecuador, Bolivia, Paraguay. Se había dejado de lado. Y de ahí nació el viaje en enero de 2018 a Chile y Perú. Pero quiero decir esto para que no haya fantasías de “patriafobia”: cuando hay una ocasión se puede realizar, por el hecho de que ahí está Argentina, Uruguay y el sur de Brasil, que son un complejo cultural muy grande.

Luego sobre viajes. Yo, para tomar una resolución sobre viajar, escucho. Hay muchas invitaciones y escucho los consejos de los asesores y a veces viene alguien y dice: ¿qué piensas de eso, debo ir a ese sitio? Me hace bien escucharlo, me asiste para tomar resoluciones después. Escucho a los aconsejes y al final rezo, reflexiono mucho, en algunos viajes reflexiono mucho. Entonces la resolución viene de por la parte interior, prácticamente espontáneamente, pero como fruta madura. Es un largo sendero. Ciertos son más bien difíciles, otros más simples.

La decisión de este viaje viene de antes, de esa primera invitación del embajador, insistió un pediatra que fue embajador en Irak. Luego vino la embajadora en Italia que es una mujer de lucha. Entonces vino el nuevo embajador al Vaticano, y luchó. Antes de eso, había venido el presidente. Todas esas cosas se quedaron conmigo.

Pero hay algo tras la resolución que me agradaría nombrar: uno de ustedes me regaló la última edición en castellano del libro “La última niña” de Nadia Mourad. Lo leí en italiano y luego se lo di a Elisabetta Piqué para que lo leyera. ¿Leíste? Mas o menos. Es la crónica de los yazidíes. Y Nadia Mourad cuenta cosas asombrosas, asombrosas. Les sugiero que lo leáis, en algunos puntos al ser biográfico puede parecer pesado, pero para mí ese es el fundamento básico de mi decisión. Este libro me funcionó desde adentro. Primero cuando escuché a Nadia que venía a decirme cosas terribles, luego con el libro. Todas estas cosas juntas llevaron a la resolución, pensando en todos, en todos y cada uno de los inconvenientes, en varios. Pero en el final llegó la resolución y la tomé.

Luego, hacia el octavo año de pontificado. ¿Debo hacerlo así? -el Papa cruza los dedos-. No sé si los viajes se van a hacer realidad o no, solo confieso que en este viaje se encontraba considerablemente más fatigado que en los otros. el 84 [anos de idade] no vienen solos, tienen una consecuencia… pero ahora veremos.

Ahora debo proceder a Hungría para la Misa de clausura del Congreso Eucarístico Internacional, no para conocer el país, sino más bien solo para la Misa. Pero, Budapest está a 2 horas en vehículo de Bratislava, ¿por qué razón no conocer a los eslovacos? Es de esta forma como resultan las cosas…

Chaval Harlan – Washington Articulo: La gente sin vacunas cantaba junta. ¿Te preocupa que se enfermen y mueran queriendo verte? ¿Puedes argumentar esta reflexión y este cálculo?

Papa Francisco: Como dije hace poco, los viajes en el tiempo “se prosiguen cocinando” en mi conciencia, y esta es algo que me logró [dizer]: Quizás, quizás. Pensé mucho, oré mucho al respecto y por último tomé la resolución que verdaderamente vino desde adentro. Y yo dije: El que me realice decidir así, que se encargue de la multitud. Pero esto tras la oración y la conciencia de los peligros. Tras todo eso.

DesantPierre – KTO: Santidad, hemos visto el coraje, el dinamismo de los cristianos iraquíes, asimismo vimos los retos que enfrentan, la amenaza de la crueldad islamista, el éxodo y el testimonio de fe en su ambiente. Estos son los desafíos que combaten los cristianos en toda la zona. Estamos hablando del Líbano, pero también de Siria y Tierra Santa. Hace diez años se festejó un Sínodo para Oriente Medio, pero su avance se vio interrumpido por el ataque a la Catedral de Bagdad. ¿Estás pensando en hacer algo por todo el Medio Oriente, un sínodo regional o cualquier otra iniciativa?

Papa Francisco: No pienso en un Sínodo. Ideas, sí, estoy abierto a muchas ideas. Pero no podía meditar en uno. Acabas de cultivar la primera semilla. Veamos que pasa. La vida de los cristianos en Irak es una vida dura, pero no solo la de los cristianos. charlamos [nestes dias] con yazidis y [com membros] de otras religiones que no se han sometido al poder de Daesh [Estado Islâmico]. Y esto, no sé por qué razón, me dio mucha fuerza, pero ahí está el inconveniente que afirmas de la migración. Ayer, cuando conducíamos de regreso de Qaraqosh a Erbil, vi a mucha gente, gente joven, el grupo de edad es muy joven. Mucha gente joven. Y el interrogante que alguien me logró es la pregunta de estos jóvenes: ¿Cuál será su porvenir? ¿Dónde van a ir? Varios deberán irse del país, varios. Antes de partir para el viaje, al día siguiente, 12 asilados iraquíes vinieron a despedirse de mí. Uno tenía una pierna ortopédica porque se había escapado debajo de un camión y tuvo un accidente, varios escaparon.

La migración es un doble derecho: existe el derecho a no migrar y el derecho a migrar. Pero esta gente tampoco, porque no pueden no migrar, no tienen idea cómo hacerlo. Y no pueden migrar por el hecho de que el mundo aún no se ha dado cuenta de que la migración es un derecho humano. En otra ocasión, me decía un sociólogo italiano, hablando del ocaso demográfico en Italia: en 40 años deberemos “importar” extranjeros para trabajar y abonar impuestos por nuestras pensiones. Ustedes los franceses fueron más capaces, avanzaron diez años con la ley a favor de la familia, su nivel de desarrollo es altísimo. Pero la migración se vive como una invasión. Ayer deseé recibirla tras misa, porque me preguntó, el padre de Alan Kurdi, este niño que es un símbolo, Alan Kurdi es un símbolo: de ahí que le regalé la escultura a la FAO. Es un símbolo que va alén de un niño que murió en la migración, un símbolo de civilizaciones agonizantes que no pueden subsistir, un símbolo de humanidad. Se precisan medidas urgentes a fin de que las personas tengan trabajo en sus países y no tengan que migrar. Y asimismo medidas para proteger el derecho a migrar.

Es verdad que cada país debe estudiar bien la aptitud para recibirlos porque no es solo la capacidad para recibirlos y dejarlos en la playa. Se trata de acogerlos, acompañarlos, hacerlos progresar e integrarlos. La integración de los inmigrantes es la clave.

2 casos: en Zaventem, Bélgica, los terroristas eran belgas. Nacidos en Bélgica, pero inmigrantes islámicos guetizados, no integrados. El otro ejemplo, cuando fui a Suecia, el ministro que participó en mi despedida era muy joven y tenía una cara peculiar, no propia de los suecos. Era hija de un migrante y de un sueco, se encontraba tan integrada que llegó a ser ministra… Pensemos en estos dos casos, nos van a hacer meditar bastante: la integración. Sobre las migraciones, que pienso que es el drama de la región. Quisiese agradecer a los países generosos que reciben migrantes: Líbano, que tiene, creo, un par de millones de sirios; Jordania – lamentablemente no sobrevolaremos el país, el rey quiso honrarnos con aviones en el momento en que pasamos – fue muy desprendido de su parte: hay mucho más de un millón y medio de migrantes allí. ¡Gracias a estos países desprendidos! ¡Muchas gracias!

Stefania Falasca, Avvenire: Buenos días Santo Padre. Yn tres días, en este país clave de Medio Oriente, hiciste lo que los poderes fácticos de la Tierra estuvieron discutiendo a lo largo de treinta años. Ahora has explicado el interés original de tus viajes, de qué forma surgen tus selecciones de viaje, pero ahora en esta contingencia, viendo al Medio Oriente, ¿se puede estimar un viaje a Siria? ¿Cuáles podrían ser los objetivos de aquí a un año para otros sitios donde se pide su presencia?

Papa Francisco: Gracias. En Oriente Medio, la única ocasión, y también la promesa, es el Líbano. No pensé en un viaje a Siria, y no lo pensé porque no tenía esa inspiración, pero estoy muy cerca de la Siria mártir y querida, como yo la llamo. Recuerdo, al comienzo del pontificado, aquella tarde de oración en la Plaza de San Pedro, era el rosario, adoración del Muy santo Sacramento. Pero cuántos musulmanes con alfombras en el suelo rezaban con nosotros. Todo por la paz en Siria, para parar los bombardeos, en el momento en que se afirmaba que habría bombardeos fieros. Llevo a Siria en mi corazón. Pero pensar en un viaje no me ha venido a la cabeza ahora mismo. Gracias”.

Sylvia Wysocka, prensa polaca: Su Santidad, en estos 12 meses tan bien difíciles su actividad asimismo fué muy limitada. Ayer tuviste tu primer contacto directo, muy próximo con la gente de Qaraqosh: ¿qué sentiste? En su opinión, ahora con todo el régimen sanitario de hoy, ¿se tienen la posibilidad de retomar las audiencias en general con la presencia del pueblo, con los fieles, como antes?

Papa Francisco: Me siento diferente en el momento en que estoy lejos de la gente en el público. Me agradaría reanudar las audiencias en general lo antes posible. Esperamos que haya condiciones. En esto prosigo las reglas de las autoridades, ellas son causantes y tienen la gracia de Dios para ayudarnos en esto. Son causantes de entablar los estándares. Nos agrade o no. Ellos son responsables y tienen que llevar a cabo esto. En este momento volví a iniciar con el Ángelus en la plaza, con la distancia se puede realizar.

Hay una iniciativa de audiencias generales pequeñas, pero aún no me he decidido porque no se encontraba claro el desarrollo de la situación. Después de estos días de “prisión”, verdaderamente me sentí un tanto prisionera, este viaje para mí fue como rememorar. Reanimar pues es tocar a la Iglesia, tocar al pueblo santurrón de Dios, tocar a todos y cada uno de los pueblos. Un sacerdote se hace sacerdote para ser útil, al servicio del Pueblo de Dios, no para realizar carrera, no por dinero.

Esta mañana, en la Misa, había una lectura bíblica sobre la curación de Naamán el sirio, y decía que este Naamán quería ofrecer regalos después de haber logrado la curación. Pero el profeta Eliseo los rechazó. La Biblia continúa: El asistente del profeta Eliseo, cuando partieron, acomodó bien al profeta y de forma rápida siguió a Naamán y le solicitó regalos. Y Dios ha dicho: “la lepra que tenía Naamán va a ser para vosotros”.

Temo que nosotros, hombres y mujeres de Iglesia, en especial los curas, no tengamos esa cercanía gratuita con el pueblo de Dios que es quien nos salva. Y haz como el siervo de Naamán: sí, ayuda, pero entonces ve tras los dones. Tengo temor de esa lepra. Y el único que nos salva de la lepra de la avaricia, de la soberbia, es el pueblo santo de Dios. Aquel del que Dios le charló a David: “Yo te tomé del rebaño, no te olvides del rebaño”. Lo que Pablo ha dicho a Timoteo: “Acuérdate de tu madre y de tu abuela que te criaron en la fe”.

No perder la pertenencia al pueblo de Dios para transformarse en una casta privilegiada de consagrados, clérigos, o lo que sea. El contacto con la gente nos salva, nos asistencia, ofrecemos la Eucaristía, la predicación, cumplimos nuestra función. Pero nos dan pertenencia. No olvidemos esta pertenencia al Pueblo de Dios.

Entonces, empezaste de este modo, ¿qué encontré en Irak, en Qaraqosh? No imaginé las ruinas de Mosul y Qaraqosh, realmente no imaginé… Sí, es posible que haya visto cosas, he leído libros, pero esto toca, es conmovedor.

Después, lo que más me conmovió fue el testimonio de una madre en Qaraqosh. El testimonio lo dio un sacerdote que conoce realmente bien la pobreza, el servicio, la penitencia y una mujer que perdió a su hijo en los primeros atentados de Daesh. Ella dijo una palabra: perdón. Me conmoví. Una madre que dice: perdono, pido perdón por ellos. Recuerdo mi viaje a Colombia, la reunión en Villavicencio donde tantas personas, singularmente mujeres, mamás y esposas, hablaron de su experiencia con el homicidio de sus hijos y esposos. Afirmaron: “Yo perdono, yo perdono”. Perdimos esta palabra, entendemos muy bien insultar, entendemos muy bien condenar, yo primero. Pero disculpa… excusa a nuestros enemigos, eso es puro Evangelio. O sea lo que más me impresionó de Qaraqosh.

Papa Francisco: Llevamos casi una hora hablando y prosigo, pero con esfuerzo… hagamos la última antes de celebrar el cumpleaños.

Catalina Marciano – AFP: Su Santidad, me agradaría comprender qué sintió al notar la ciudad destruida de Mosul desde el helicóptero y después rezar en las ruinas de una iglesia. Si se me deja, dado que es el Día de la Mujer, también me gustaría hacer una pequeña pregunta sobre las mujeres. Usted apoyó a las mujeres de Qaraqosh con palabras muy bonitas, pero ¿qué opina del hecho de que una mujer musulmana enamorada no pueda casarse con un católico sin ser descartada por su familia o algo peor? La primera pregunta fue sobre Mosul, gracias Santidad.

Papa Francisco: “Dije un poco “en passant” sobre Mosul lo que sentí. Cuando se encontraba frente a la iglesia destruida, no tenía palabras. Increíble, increíble… No solo esa iglesia, sino más bien asimismo otras iglesias, asimismo una mezquita destruida. Se podría decir que no estaban de acuerdo con estas personas. Nuestra crueldad humana es increíble. En este momento, no deseo decir la palabra “empezar nuevamente”, pero echemos una ojeada a África. Y con nuestra experiencia de Mosul, estas iglesias demolidas y todo lo demás, la enemistad, la guerra, y el llamado Estado Islámico comienza a accionar de nuevo. Esto es malo, muy malo.

Y, antes de pasar a otra pregunta, una pregunta que me vino a la mente en la iglesia fue esta: pero ¿quién les vende las armas a estos destructores? Pues las armas no las fabrican. Sí, generan algunas armas… ¿Pero quién vende las armas? ¿Quién es responsable? Al menos les pediría a los que venden armas que sean lo suficientemente honestos para decir: vendemos armas. Ellos no dicen eso. Es horrible.

Ahora las mujeres. Las mujeres son mucho más valientes que los hombres, pero siempre ha sido de este modo. Pero las mujeres prosiguen siendo humilladas hoy en día, vayamos a ese extremo. No sé quién, una de vosotras me mostró, no sé si fuiste tú Eva, la lista de costos de mujeres (desarrollada por Isis que compraba mujeres cristianas y yazidíes). No podía creerlo… si la mujer tenía tales peculiaridades entonces costaba tanto. Las mujeres son vendidas, las mujeres son esclavizadas.

Asimismo en el centro de Roma, el trabajo contra la trata de personas es un trabajo períodico. A lo largo del Jubileo fui a visitar alguna de las muchas viviendas de la Obra Don Benzi. Niñas salvadas, una con la oreja cortada por el hecho de que no había traído dinero ese día, la otra traída de Bratislava en el maletero de su vehículo, una esclava, raptada. ¡Sucede entre nosotros! Trata de personas.

En estos países, singularmente en la una parte de África, existe la mutilación como un ritual que se debe hacer. Pero las mujeres proseguimos siendo esclavas y hay que luchar, combatir, por la dignidad de la mujer. Ellas son las que continúan la historia, esto no es una exageración, las mujeres continúan la historia y esto no es un cumplido porque hoy es el día de la mujer.

La esclavitud también es eso, el rechazo a la mujer… Meditar que en un espacio hubo una discusión sobre si el repudio a la esposa se debía dar por escrito o solo de forma oral. ¡Ni siquiera el derecho a tener el acto de repudio! Pero esto sucede hoy.

Pero, para no alejarnos bastante, pensemos en el centro de Roma, en las chicas que son secuestradas y explotadas. Creo que he dicho todo sobre este tema. Les deseo un óptimo final de sendero y les pido que oren por mí, puesto que lo necesito”.

Al llegar a Roma, el Beato Padre se dirigió a la Basílica de Santa Maria Maggiore para llevar un ramo de flores y agradecer a la Virgen, invocada con el nombre de Salus Populi Romani, por su 33º viaje internacional.

El Papa Francisco se convirtió de este modo en el primer Papa en conocer Irak.

Compruebe asimismo: